Última hora

Última hora

Vida en la "República de Cataluña": emociones fuertes garantizadas

Leyendo ahora:

Vida en la "República de Cataluña": emociones fuertes garantizadas

Tamaño de texto Aa Aa

Por Anna Lladó Ferrer

Cubrir la actualidad política en Cataluña es pasar de un extremo a otro. Del rechazo más absoluto al amor incondicional hacia el presidente depuesto, Carles Puigdemont. De cánticos como “Puigdemont, a prisión”, escuchados durante la manifestación a favor de la unidad de España el pasado domingo, a las palabras pronunciadas por una mujer, este martes ante la sede del Partido Demócrata: “Puigdemont es el mejor presidente de la historia”. Evidentemente, no todo es blanco o negro, también hay ciudadanos que no acaban de identificarse ni con un bando ni con el otro.

En cualquier caso, ahora la vista está puesta en las elecciones del próximo 21 de diciembre. Unos las ven con resignación, tras la declaración de independencia que no se ha podido materializar. “¿Finiquitaremos el tema si vuelve a ganar el independentismo?” reclaman en las redes sociales con el objetivo de establecer la República cuanto antes. Otros ven los comicios con esperanza, como la oportunidad de derrotar al secesionismo en las urnas.

Tras la declaración de independencia del pasado 27 de octubre y la posterior aplicación del Artículo 155 de la Constitución Española, son días de emociones fuertes en Cataluña. Incertidumbre, desconcierto, alegría o tristeza, dependiendo de la tendencia política.

Iván Naval, economista e independentista, afirma que tiene una mezcla de sentimientos: “ilusión ante un nuevo país, pero también indignación con el Artículo 155”. A pesar de la declaración, reconoce que “aún no estamos viviendo en una República. Es un proceso muy largo. Es el inicio del camino”.

Coincide con él Robert Munné, estudiante de Filosofía, anarquista, quien afirma que “a pesar de que el gobierno español ha aplicado el 155, Cataluña acabará siendo independiente”. Mientras, “la vida sigue”.

Y así lo certifican desde un comercio del barrio de Gracia, El Supermercat de Gracia, en la calle Ramon y Cajal. “Aquí todo continúa como siempre”, los mismos clientes, las mismas compras, apunta el dependiente.

Por su parte, Carles Bruguera, economista a favor de la unidad de España, lamenta la situación y asegura sentir “tristeza” por lo ocurrido. “No puede ser que se carguen un país con sólo setenta votos (52%)”, los que permitieron la aprobación de la declaración. “Sentí vergüenza ajena”, añade.

“La sesión del día 27 fue digna de una serie televisiva de ficción, de la misma manera que todo el proceso que nos ha llevado hasta aquí”, apunta Miquel Pellicer, periodista experto en comunicación corporativa. No han faltado los giros inesperados y los cambios de guión.

En cuestión de horas pasamos de un escenario que preveía elecciones autonómicas a otro marcado por la declaración de independencia. Este último provocó alegría y euforia entre los independentistas y furia y temor entre los detractores. Cuarenta y cinco minutos después, en Madrid, el Senado daba luz verde al artículo 155. A continuación, Mariano Rajoy convocaba elecciones anticipadas para el 21 de diciembre.

La situación política ha generado dudas entre los ciudadanos. ¿Es o no es Puigdemont el presidente de Cataluña? se preguntaban un día después de la declaración. Para unos sí, para otros no. ¿Qué hace la bandera española ondeando en el Palau de la Generalitat si Cataluña ya es una República? Y de repente, para añadir más suspense, el presidente depuesto y miembros del gobierno aparecían por sorpresa en Bélgica.

La serie continúa y previsiblemente lo hará con acciones llenas de simbolismo, como las últimas declaraciones institucionales de Puigdemont. Le hemos visto comparecer primero delante de una puerta que permanece abierta, luego casi cerrada y finalmente, cerrada. ¿Diálogo con España? “En comunicación política a veces es más importante lo que no dices que lo que dices. La política está llena de simbolismo”, concluye Miquel Pellicer.

Anna Lladó Ferrer para euronews.

Las opiniones expresadas en la sección View no reflejan las de euronews