Última hora

Última hora

No, el Teide no va a entrar en erupción en los próximos días

Un pico de actividad sísmica registrado en la zona de Tenerife donde se encuentra el volcán Teide hace saltar las alarmas en la prensa británica que anuncia una erupción inminente.

Leyendo ahora:

No, el Teide no va a entrar en erupción en los próximos días

Tamaño de texto Aa Aa

“El volcán Teide está a punto de estallar después de que más de 20 temblores sacudieran la isla en solo cuatro días”, titulaba el periódico británico The Sun una información sobre la reciente actividad sísmica en las isla canaria de Tenerife. No ha sido el único medio de Reino Unido en hacerse eco de la noticia. Metro también decía que el Teide “podría entrar en erupción en cualquier momento”.

Euronews se ha puesto en contacto con el Instituto Volcanológico de Canarias (INVOLCAN) para saber que hay detrás de las alarmas.

“Todo este ciclo lleva teniendo lugar desde el año pasado en episodios esporádicos”, explica David Calvo, responsable de Comunicación de INVOLCAN, en referencia al reciente aumento de actividad sísmica en el área. Dice que se trata de episodios esporádicos conocidos como “enjambres sísmicos” en los que se producen un número elevado de terremotos en un corto espacio de tiempo, generalmente unos pocos días.


Estos terremotos son de una magnitud muy baja. “Son imperceptibles por la población, pero detectados por las estaciones sismológicas”, precisa.

El último “enjambre sísmico”, culpable de despertar las alarmas en la prensa británica, tuvo lugar entre el pasado 29 y 31 de octubre cuando 40 terremotos de magnitud 1,4 fueron registrados al sur del Teide.

“No hay nada que nos lleve a pensar que habrá una erupción”, desmiente Calvo las informaciones de los tabloides. Según explica, pese a los temblores, no se han dado una serie de indicadores que sí que anunciarían el despertar del Teide como son cambios en la formación de terreno, terremotos de magnitudes mayores (entre 3.000 y 5.000) y cambios de temperatura.

Que el Teide entrara en erupción tras más de 100 años de inactividad (la última vez que se produjo una erupción fue en 1909) sería un proceso “muy ruidoso” y lo que ha ocurrido estos días no lo ha sido. Ha pasado desapercibido entre la población local.

La elevada actividad sísmica “no es habitual porque el Teide es un volcán perezoso, pero es muy normal”, concluye Calvo.