Última hora

Última hora

Solidadaridad ciudadana con los sin papeles de Bruselas

Más de tres mil familias han abierto las puertas de sus casas para que los migrantes puedan dormir bajo techo

Leyendo ahora:

Solidadaridad ciudadana con los sin papeles de Bruselas

Tamaño de texto Aa Aa

La sociedad belga se ha movilizado para ayudar a los inmigrantes sin papeles de Bruselas.

En septiembre nació la Plataforma Ciudadana de Apoyo a los Refugiados. En un principio recogía comida y medicamentos. Pero ahora han dado un paso más, abriendo sus casas para que los refugiados puedan pasar la noche.

Una familia nos explica su experiencia. "Cuando papá nos lo dijo, tuvimos que pensarlo, porque un desconocido iba a venir a casa, pero enseguida aceptamos", dice Charlotte, una de las hijas. "En casa somos seis personas, dos pequeños, mis dos hijas mayores, mi compañera y yo, así que hemos tenido que organizarnos. Las mayores han aceptado dormir juntas para liberar una habitación en la que ahora podemos acoger a dos personas", explica Dimitri Gilis, el padre.

Una experiencia que según uno de los impulsores de la iniciativa, ayuda a cambiar mentalidades. "Finalmente, los jóvenes descubren una realidad que les hace interesarse por la política migratoria. Es absolutamente genial y es lo más bonito de esta dinámica", explica Mehdi Kassou, portavoz de Bxl Regugees.

La familia Gilis invita a las cámaras de Euronews a visitar su casa, donde esta noche duermen dos sudaneses de Darfur. En su periplo hasta llegar a Europa han atravesado más de veinte paíes. Ahora aspiran al estatus de refugiados.

El dueño de la casa cree que los gobiernos también deben mostrarse solidarios. "Finalemente, hay mucha hipocresía porque por un lado dicen que hay que acoger a los refugiados y por otro dejan toda la carga a los países del sur que están sobrecargados", dice Dimitri.

Sus dos huéspedes se muestran agradecidos. "En general las familias de Bruselas son muy buenas, hay gente muy buena como esta familia, gente que es capaz de ayudar y que de verdad es capaz de querer a los otros".

En apenas seis meses, más de tres mil familias han ofrecido su vivienda para que los sin papeles que duermen en las calles puedan comer caliente y pasar una noche bajo techo.