Última hora

Última hora

Sergei Lavrov: "tener que elegir entre o estás con Rusia o estás con Occidente, es algo de la Edad Media"

Leyendo ahora:

Sergei Lavrov: "tener que elegir entre o estás con Rusia o estás con Occidente, es algo de la Edad Media"

Tamaño de texto Aa Aa

¿En qué punto están las relaciones entre Moscú y Washington? ¿Cuál será el resultado de la cooperación entre Rusia, Irán y Turquía en la resolución del problema sirio? ¿Hay alguna razón para que la UE vea en Rusia una amenaza? El ministro ruso de Exteriores, Sergei Lavrov se explaya sobre estos temas en esta entrevista

- Galina Polonskaya, Euronews

Punto de vista

Rusia no puede apoyar ideas que contradicen la decisión del máximo cuerpo de la ONU responsable de la paz y la seguridad. La resolución por la que se aprobaron los acuerdos de Minsk es de obligado cumplimiento

Sergei Lavrov ministro de exteriores ruso

Mi primera pregunta es sobre las relaciones entre Rusia y Estados Unidos. Un año después de que Donald Trump fuera nombrado presidente estas relaciones están igual de tensas que antes. ¿Esperaba más Rusia de la presidencia de Trump?

- Sergei Lavrov, ministro de exteriores ruso

No creo que estuvieramos atados a ciertas expectativas. Ahora hay muchas especulaciones, se dice que Rusia apostó por Trump y perdió. Efectivamente hubo declaraciones de apoyo a la elección de Donald Trump como presidente de Estados Unidos, pero las realizaron ciertos políticos, algunas figuras públicas, algunos diputados. Ningún miembro del Gobierno, se expresó así. Emprezando por el presidente. Ni el ministro de Exteriores, ni ninguna persona responsable de la política exterior realizaron ninguna apuesta, nunca. Lo que se dijo claramente es que la Federación Rusa siempre está dispuesta a trabajar con el presidente, con el Gobierno que sea elegido por la gente de aquel país.

Y de hecho es así. No somos adivinos para hacer predicciones, no podíamos interferir y no lo hicimos. Todavía se habla sobre algún tipo de intervención estatal en el proceso preelectoral, pero aún no he visto ninguna prueba sobre eso.

Espero que todas esas insinuaciones que, como vemos, dominan en Washington, acaben. El presidente, que necesita cumplir sus promesas y al mismo tiempo tiempo evaluar los ánimos del Congreso, sigue adelante con su propia línea y ha repetido en numerosas ocasiones su intención, tal y como reiteró durante la campaña electoral, de desarrollar unas relaciones con Rusia normales, de respeto mutuo y que sean beneficiosas para ambos países.

- Galina Polonskaya, Euronews

Sin embargo, nadie le obligó a firmar sanciones y dar armas a Ucrania.

- Sergei Lavrov, ministro de exteriores ruso

Tiene que comprometerse, sin perder de vista la correlación de fuerzas en el Congreso. Cuando una ley se adopta por un número de votos más que suficiente para superar el veto presidencial, entonces las reglas de la política interior entran en vigor. El presidente tiene que evaluar aún sus relaciones con el Congreso sobre un gran número de cuestiones.

La vida es así. Aunque es verdaderamente triste que nuestras relaciones no hayan mejorado durante su año de presidencia, en comparación con lo que ocurrió durante los años de Gobierno demócrata. Y en cierta medida incluso, han empeorado. Me refiero por supuesto al violento secuestro de nuestra propiedad diplomática, que va en contra no solo de las Convenciones de Viena, sino también todos los principios en los que se basan la Constitución de Estados Unidos y la sociedad estadounidense: la propiedad privada es sagrada. Este derecho fue pisoteado, como he dicho, hemos iniciado acciones legales en Estados Unidos.

- Galina Polonskaya, Euronews

Habían apostado por “relaciones pragmáticas”, ¿queda algo de esperanza para ese pragmatismo?

- Sergei Lavrov, ministro de exteriores ruso

El pragmatismo se abre camino, nuestra cooperación en materia de espacio no se ha detenido, tampoco en Siria, aunque es muy complicado, ya que hay demasiados intereses en conflicto.

Sin embargo, la distensión de la zona sur se logró gracias la participación de Rusia, Estados Unidos y Jordania. Está funcionando bien, aunque, por supuesto, hay que cumplir con los acuerdos alcanzados en esta zona para la retirada de esta región de todas las fuerzas que no sean sirias.

- Galina Polonskaya, Euronews

En Siria, los intereses de los aliados de la OTAN, Estados Unidos y Turquía, difieren mucho. Los turcos no ocultan su intención de seguir actuando en Afrin. Rusia debería haberlo tenido en cuenta…

- Sergei Lavrov, ministro de exteriores ruso

Desde el principio de su participación en Siria, los estadounidenses apostaron por los kurdos e ignoraron la posición de Turquía, y esta posición es una realidad. No era un secreto para nadie. Turquía consideró a algunas facciones en Siria como una rama del Partido de los Trabajadores del Kurdistán. Los turcos y otros países las incluyeron en la lista de organizaciones terroristas y esto era bien sabido.

Los turcos han dicho en repetidas ocasiones que evitarían, sea como fuere, que los kurdos tomasen el control de la frontera entre Siria y Turquía y, sin embargo, los estadounidenses durante este tiempo armaron, de forma masiva, a las fuerzas kurdas, ignorando la posición de Turquía.

Es muy peligroso jugar con el tema kurdo, en un contexto en el que ahora se está demostrando la comprensión limitada de las intenciones geopoíticas de Estados Unidos en una parte de la región. Esto puede conllevar a un problema enorme en otros países en los que los kurdos viven. Tenemos que pensar más bien en cómo garantizar la igualdad de derechos para los kurdos, en las fronteras de los países en los que residen, en vez de intentar agitar toda la región como lo hicieron nuestro colegas occidentales durante el siglo pasado.

- Galina Polonskaya, Euronews

Bajo la presidencia de Trump, la presencia de Estados Unidos en la escena internacional ha ido disminuyendo. ¿Está de acuerdo con esta afirmación, o ve a Estados Unidos involucrado en cuestiones mundiales como en décadas pasadas?

- Sergei Lavrov, ministro de exteriores ruso

No estoy de acuerdo en que la presencia estadounidense en asuntos internacionales esté disminuyendo. Sí, el presidente Trump dijo que quería hacer a Estados Unidos grande otra vez y que Estados Unidos es lo primero, pero aquellos que percibieron este eslogan como una invitación al aislacionismo y una renuncia a proyectos externos, se equivocaron. La presencia estadounidense no solo no se está reduciendo, sino que está aumentando, se expande cada vez más a nivel militar.

En Siria, donde nadie les invitó, en Afganistán, donde sí que les invitaron, pero después de 15 o 16 años de presencia no han hecho nada bueno. La amenaza terrorista no ha terminado y la producción de drogas se ha multiplicado por diez, o más. Esto nos preocupa a nosotros y a nuestros colegas de Asia central. También debería preocuparle a Europa, porque las drogas van allí y los terroristas se están extendiendo por el mundo entero, sin importarles las fronteras. Lo mismo ocurrió en Irak, Washington decidió la retirada total del país con Obama y ahora han restaurado su presencia allí, una presencia que aumentará. Y ni siquiera mencionaré, cómo se está caldeando el sureste asiático debido a los ejercicios militares estadounidenses en la zona, con la excusa del problema nuclear en la península coreana, un movimiento militar a una escala que va más allá de lo necesario para contener la amenaza que Estados Unidos ve en Corea del Norte. Y lo hacen, claramente, con el objetivo de establecerse en el Mar del Sur de China, en el contexto de las disputas territoriales que China tiene, con varios países de la ASEAN.

Y, por supuesto, si hablamos de cuestiones internacionales en las que la presencia estadounidense plantea muchas preguntas, está el sistema de defensa global antimisiles que se está creando en su su “segmento” europeo, en Rumanía y Polonia y en su “segmento” de Asia Oriental en Corea del Sur. Ahora Japón está también interesado. Así que resulta que este sistema de defensa antimisiles plantea un problema no solo para nosotros, sino también para China. Como puede ver, la presencia de Estados Unidos está creciendo y no de forma inocua.

- Galina Polonskaya, Euronews

El año pasado los países europeos y la Unión Europea, sigiendo a Estados Unidos, acusaron a Rusia de propaganda y apoyo a los partidos populistas y de extrema derecha. ¿Tiene Rusia un interés estratégico en una Europa debilitada y desestabilizada?

- Sergei Lavrov, ministro de exteriores ruso

¡Claro que no! Ya lo dijimos y el presidente lo reiteró. Lo que deseamos ver es que cese esta confusión y las dudas que se se han generando en la Unión Europea. Queremos ver una Europa fuerte y estable, es nuestro principal socio económico y comercial y, a pesar de las consecuencias negativas de los últimos tres años, Europa sigue siendo nuestro mayor socio, también en materia de inversión. Por supuesto queremos que esta estructura, la Unión Europea, se desarrolle de manera constante y predecible.

Tenemos muchos projectos conjuntos. La necesidad de recursos energéticos está creciendo en Europa. Estas necesidades pueden satisfacerse con los proyectos que estamos negociando con nuestros homólogos europeos, con el Nord Stream 2, el segundo gaseoducto del Báltico y el gaseoducto “Turkish Stream”. Por cierto, el año pasado Gazprom aumentó sus suministros a Europa, con un volumen sin precedentes y, por lo tanto, todos estos discursos de la necesidad de evitar la dependencia del gas ruso son solo juegos políticos, cuyo objetivo es destruir nuestra asociación económica.

- Galina Polonskaya, Euronews

¿Cuáles son los intereses rusos en los Balcanes y cómo ve la evolución en esta parte de Europa?

- Sergei Lavrov, ministro de exteriores ruso

Los Balcanes son nuestros socios históricos. Hemos hecho mucho para garantizar la seguridad y la entidad estatal en varios países balcánicos durante las guerras turco-rusas, durante la Primera Guerra Mundial y durante la Segunda Guerra Mundial.

Nuestras raíces históricas, espirituales y religiosas (ya que una gran parte de la población de los Balcanes es ortodoxa) conforman sin duda las muy buenas relaciones que se establecen entre la población de la Federación Rusa y los países de los Balcanes.

En los últimos años hemos tenido muy buenas relaciones con Serbia, con Eslovenia… y yo diría que el diálogo con Macedonia va bastante bien. Hace poco retomamos, tras una especie de periodo de pausa, las relaciones con Croacia. El presidente croata visitó Rusia y yo me reuní con mi homólogo croata. Por supuesto la situación en Montenegro es preocupante. Se intenta utilizarla como una especie de moneda de cambio en la lucha rusófoba, y se impuso a Montenegro ser miembro de la OTAN.

Sin embargo, mantenemos muy buenas relaciones con Montenegro, no entiendo por qué se han involucrado en esta campaña rusófoba, pero bueno, allá con su conciencia. Pero, por favor, compare los hechos: no hay casi ningún país balcánico en el que un embajador estadounidense (por sí mismo) o con la ayuda de los embajadores europeos, no haya exigido el cese de la amistad con Rusia. Lo hicieron casi públicamente en Serbia y compárelo con lo que los rusos hemos hecho en los Balcanes: simplemente ofrecemos proyectos que nos benefician a ambos.

Nosotros nunca pedimos a nuestros socios, en los Balcalnes o en cualquier otro lugar, que cesen sus relaciones con uno u otro país. Esta es la principal diferencia entre nuestra política exterior y la política exterior de Occidente. Y cuando ellos dicen que Rusia interfiere en procedimientos internos sin ninguna prueba de ello… Bueno, creo que un medio de comunicación independiente y objetivo, y pongo a Euronews en esta categoría, debería mostrar las acciones que están llevando a cabo los países occidentales en los Balcanes, con demandas explícitas y en público, para que cesen sus relaciones con Rusia. Este requerimiento: tener que elegir, o estás con Rusia o estás con Occidente, es algo de la Edad Media.

– Galina Polonskaya, Euronews

El Parlamento ucraniano adoptó la llamada” ley de reintegración de Donbas”:https://mundo.sputniknews.com/politica/201801221075622270-politica-ucrania-conflicto-donbas/, declarando a Rusia un Estado agresor y calificando de “ocupado” el territorio del Este de Ucrania. Su Ministerio la tachó de “una preparación para una nueva guerra”. ¿Sigue vigente el acuerdo de Minsk desde el punto de vista de Rusia? ¿Ve una solución a este conflicto?

- Sergei Lavrov, ministro de exteriores ruso

Los acuerdos de Minsk siguen siendo válidos desde el punto de vista de ley internacional, porque fueron aprobados por resolución de la ONU, lo que obliga a su cumplimiento. No hay ninguna ley ucraniana que sea superior al Consejo de Seguridad de la ONU. Todos nuestros socios tanto de Europa Occidental como Oriental y Estados Unidos confirman la necesidad de implementar los acuerdos de Minsk. La ley de integración, que oficilamente se denomina de otro modo, no menciona en ningún momento los acuerdos de Minsk. De hecho, yo diría que es la ley de la desintegración, porque va en dirección contraria a la lógica de los acuerdos de Minsk que promueven la reconstrucción de una entidad única, política y pública, a través de un diálogo entre las autoridades de Kiev y esa parte del Estado ucraniano.

Por lo tanto, se trata de una ley muy inquietante y hablaremos de esto. De hecho ya lo hemos hablado, con nuestros colegas y con los representantes de los líderes del grupo de Normandía y con el grupo de contacto. Estoy convencido de que no debemos mostrar signos de debilidad con los “extremistas” que decidieron enterrar los acuerdos de Minsk.

- Galina Polonskaya, Euronews

¿Hay alguna posibilidad de que las fuerzas de paz de la ONU se establezcan en el Este de Ucrania antes de Marzo?

- Sergei Lavrov, ministro de exteriores ruso

Eso depende de quienes aún no nos han presentado enmiendas concretas al borrador de resolución que Rusia ha presentado. Nuestra lógica aquí es simple: los acuerdos de Minsk están siendo implementados bajo supervisión y con la participación de la Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa. La OSCE ha creado una misión especial de supervisión. La seguridad de estos observadores suscitó preocupación. El presidente ruso les ofreció ya hace tiempo, armas ligeras para que estuvieran más protegidos. La OSCE lo descartó, porque no tenían práctica en misiones de paz armadas.

Después, en septiembre del año pasado presentamos un proyecto de resolución en el Consejo de Seguridad de la ONU muy sencillo y directamente ligado a los acuerdos de Minsk: dondequiera que trabajen los observadores de la OSCE deberán estar protegidos por fuerzas de paz de la ONU. Nuestros socios dijeron que era una medida correcta pero es necesario ir más alla en la explicación. Ellos sugierieron sustituir todo lo que estaba escrito por una estructura mucho más poderosa, bajo la cobertura de una operación de la ONU.

Alguien citó la cifra de una más de 40.000 fuerzas de paz armadas, y armadas no solo con armas ligeras, sino con armas pesadas, equipadas con lo último en equipamiento militar, con el fin de tomar el control de todo el territorio de las repúblicas de Donetsk y Lugansk. Se trataba de crear allí una especie de administración temporal de la ONU, con unas 5.000 personas, y de resolver todos los problemas como celebrar elecciones o atribuir un estatus especial; sin un diálogo directo entre Kiev, Donetsk y Lugansk, tal y como exige la resolución del Consejo de Seguridad de la ONU. Esta administración tendría poder de decisión. Y estas ideas ahora, se están difundiento…

- Galina Polonskaya, Euronews

¿Rusia se opone a ello?

- Sergei Lavrov, ministro de exteriores ruso

Rusia no puede apoyar ideas que contradigan la decisión del máximo cuerpo de la ONU responsable de la paz y la seguridad. La resolución por la que se aprobaron los acuerdos de Minsk es de obligado cumplimiento.

- Galina Polonskaya, Euronews

Rusia sorprendió al mundo entero al lograr un acuerdo con Turquía e Irán sobre Siria. ¿Cuáles son los próximos pasos de estos tres países en Siria? ¿Considera Rusia a Turquía e Irán como países aliados en la elaboración de una política común en Oriente Medio?

- Sergei Lavrov, ministro de exteriores ruso

No tenemos miras a largo plazo. Creemos que hay que ahora hay que poner fin a lo que comenzó en Siria, cuando el gobierno de Obama adoptó una atitud incompetente con respecto a los acuerdos pactados entre nosotros y Whasington para avanzar con el alto el fuego. Asi que no tuvimos más remedio que trabajar con quienes cumplen con su palabra, con quienes, a pesar de tener un enfoque distinto, se comprometen a buscar posiciones comunes, con quienes se comprometen en la búsqueda de un acuerdo que preserve la integralidad del territorio del Estado sirio. Y nuestros socios iraníes, al igual que Rusia, fuimos invitados a Siria, por un gobierno legítimamente constituido, para combatir el terrorismo, y Turquía, también mostró la misma disposición.

Celebramos la primera cumbre a finales de 2016 y se lanzó el proceso de Astana con el que se propició una considerable disminución de la violencia. El evento reciente más importante en lo que respecta a Siria ha sido el Congreso del diálogo nacional sirio de Sochi, en el que se aprobaron doce principios para la futura estructura estatal de Siria. Sí, no todos los grupos de oposición estuvieron representados adecuadamente en Sochi, pero el Foro representaba una paleta de todos los componentes de la sociedad siria, sin precedentes.