Última hora

Última hora

25.000 millones de euros le costó a España la lucha contra ETA

Leyendo ahora:

25.000 millones de euros le costó a España la lucha contra ETA

Tamaño de texto Aa Aa

El 20 de octubre de 2011 ETA anunciaba el cese definitivo de su actividad armada. Tras 43 años de existencia, el grupo terrorista vasco dejaba un reguero de 829 muertos, miles de heridos y extorsionados y una sociedad quebrada y traumatizada.

Pero, además, la actividad terrorista etarra ha tenido un enorme coste económico. Josu Ugarte, fundador del grupo de reflexión vasco Bakeaz, por la Paz, ha coordinado un estudio de nueve especialistas sobre la violencia etarra 4 contra el mundo empresarial, plasmado en el libro, La bolsa y la vida.

"ETA ha tenido a lo largo de su historia presupuestos más o menos austeros. En la época de mayor esplendor de su actividad terrorista tenía unos presupuestos de entre cinco y seis millones de euros, que era unas cinco o seis veces menor que el presupuesto que, por ejemplo, tenía el IRA. En los últimos tiempos, ya en los años 2000, su presupuesto se redujo a cerca de dos millones de euros".

"ETA ha obtenido los fondos necesarios para su actividad terrorista a través de tres formas: mediante secuestros, atracos y cartas de extorsión que ha enviado a miles de personas. Los atracos han permitido recaudar a ETA a lo largo de su historia en torno a 555 millones de pesetas, unos 19,5 millones de euros actuales. Es lo que se puede saber a través de la propia documentación que se ha incautado en Socoa, localidad vasco-francesa".

Según este estudio, lo que más dinero les aportó fueron los secuestros, por los que los terroristas obtendrína unos 106 millones de euros. En total, manejaron más de 140 millones. Estos datos se basan en los archivos de ETA hallados en la localidad vasco-francesa de Sokoa. Los autores del libro saben que las cifras son superiores, pero no pueden documentarlas. Los autores del trabajo de investigación han sido Josu Ugarte, como coordinador; Martín Alonso Zara, y los historiadores Francisco Javier Merino y Gaizka Fernández Soldevilla.

Otra cuestión que han tratado es el dinero público que costó la lucha antiterrorista, las indemnizaciones de los seguros o la pérdida de actividad económica por la marcha de empresas y empresarios.

"Todo eso y otros conceptos han supuesto unos 25.000 millones de euros a precio de hoy de impacto de costes directos de la acción de ETA".

ETA extorsionaba a pequeños y grandes empresarios, que, como los autores del libro destacan, se encontraban totalmente "solos ante el peligro". Muchos no contaban a nadie lo que ocurría.

"Temían que si lo contaban a la policía podrían ser matados por ETA si se enteraban. Por eso había muchas dificultades para que lo contaran. A veces no lo hacían ni a su propia familia. Lo han vivido en soledad. Su miedo, un miedo paralizador, lo han tenido que sufrir en soledad, sin poderlo transmitir a nadie, sin poder compartir su amenaza y buscar ayuda, buscar criterio sobre qué hacer. Este ha sido un problema gravísimo y casi irresoluble.

Ha habido un déficit importante en esta capacidad del Estado para ayudar a los extorsionados. ¿Por qué? Porque les sobrepasaba. El propio problema de ETA les sobrepasaba. Y también ha habido una cierta falta de sensibilidad en los políticos y en las administraciones públicas en España. Aunque cambió y se consiguió finalmente, sobre todo en los últimos quince años".

Ugarte asegura que se tardarán varios decenios en superar este legado de terror y cree necesario un profundo examen de conciencia individual para conseguirlo, como hicieron los alemanes ante el horror nazi. Concentraciones proetarras como la del pasado domingo en la localidad guipuzcoana de Andoain no contribuyen a ello.