Última hora

Última hora

Sopa "solo para alemanes" advierte el banco de alimentos de Essen

Leyendo ahora:

Sopa "solo para alemanes" advierte el banco de alimentos de Essen

© Copyright :
REUTERS/Wolfgang Rattay
Tamaño de texto Aa Aa

¿Existe un límite a la solidaridad? Para ser admitido en el banco de alimentos de Essen (Essener Tafel) es necesario presentar un documento de identidad o pasaporte alemán.

Esta decisión ha sido tomada por la dirección de la institución en la que se distribuyen los alimentos a la población necesitada sin ánimo de lucro y ha desencadenado una oleada de críticas."Queremos que la abuela alemana siga viniendo a nosotros", dijo el presidente Jörg Sartor al periódico WAZ.

Numerosas asociaciones de otros estados alemanes, como Baja Sajonia, Bremen y Hesse, criticaron esta exigencia de admisión. La presidenta del banco de alimentos de Berlín (Berliner Tafel), Sabine Werth, dijo a la agencia de noticias alemana (dpa) que, según los principios nacionales, la ayuda alimentaria que proveen estos centros está destinada a todos aquellos que la necesiten.

"Para el Berliner Tafel, no hay gente de primera o segunda clase necesitada", señaló.

Otra organización social de Renania del Norte-Westfalia, Paritätische Wohlfahrtsverband, también criticó la decisión. Su presidente, Christian Woltering, dijo que podía entender que los recursos eran escasos, pero "las medidas como la prohibición de nuevos miembros son agua en los molinos de los populistas de derecha".

La página web de Essener Tafel ha justificado su decisión que entró en vigor a mediados de enero: "como consecuencia del aumento del número de refugiados en los últimos años, la proporción de ciudadanos extranjeros entre nuestros clientes ha aumentado al 75%, nos sentimos obligados a garantizar una integración sensata, actualmente sólo aceptamos clientes con un documento de identidad alemán".

Según información de WAZ, el Essener Tafel puede emitir un total de 1800 tarjetas para los necesitados. Debido a la alta demanda, en muchas ocasiones toda una familia depende de una tarjeta.

Su presidente admitió que no fue una decisión fácil, pero que hubo otros factores que también influyeron. Muchos nuevos clientes de Tafel eran irrespetuosos con las mujeres, asegura. A menudo se trataba de disputas,"sin tener en cuenta a la abuela en la cola". A su juicio, también las madres solteras se habrían sentido disuadidas por los hombres que hablaban idiomas extranjeros mientras esperaban en la fila.

Los bancos de alimentos son asociaciones sin ánimo de lucro que distribuyen alimentos donados por los supermercados a los necesitados.