Última hora

Última hora

Putin, agente doble: ¿Odiado en occidente y adorado en Rusia?

Leyendo ahora:

Putin, agente doble: ¿Odiado en occidente y adorado en Rusia?

Tamaño de texto Aa Aa

Todos los sondeos apuntan a una nueva reelección de Vladímir Putin, incluso antes de las elecciones del domingo, confirmando que el líder ruso es tan odiado en occidente como amado en su país.

Estos puntos de vista extremos parecen vinculados, porque cuántas más acusaciones recibe, especialmente por parte de Estados Unidos, más rusos tienden a apoyarle, tal y como revelan las encuestas. Pero, ¿por qué exactamente existe una diferencia tan grande entre la percepción internacional y nacional del jefe del Kremlin?

Putin ha estado en el poder durante 18 años, pero durante esta campaña electoral, con el 'caso Skripal' las tensiones diplomáticas se han disparado hasta niveles inesperados. Tanto es así que muchos expertos en política internacional creen que se han encendido las chispas de una nueva Guerra Fría.

¿Por qué es "el malo" en el Oeste?

El conflicto en Ucrania

Occidente todavía no ha digerido la intervención de Rusia en Ucrania. A principios de 2014, una revuelta nacida en la plaza de Maidán en Kiev fue reprimida con fuerza por las autoridades ucranianas, ayudada en secreto por Moscú, pero sin embargo se extendió por todo el país, alentada por los estadounidenses y los europeos. El presidente pro-ruso Viktor Yanukovych se vio obligado a huir.

Entonces, Putin respondió enviando combatientes sin uniforme -aunque formaban parte del ejército ruso- para apoyar a los separatistas de la parte oriental del país, con el fin de hacer frente a la desestabilización de las tropas ucranianas. Los violentos combates mataron al menos a 10.000 personas.

Y Moscú aprovechó el caos para anexionar la península ucraniana de Crimea, a las puertas de occidente y de la OTAN. El caso se cierra gracias a un referéndum, considerado ilegal por la comunidad internacional. Los residentes de Crimea siempre se han sentido un poco rusos; el 18 de marzo de 2014, el territorio entró oficialmente en la Federación.

El conflicto en Siria

A principios de 2011, la "primavera" siria florece. La rebelión, luego armada, estaba liderada por grupos de la oposición apoyados por algunos países occidentales. Al mismo tiempo, el grupo terrorista autodenominado Estado islámico ganaba cada vez más terreno en Siria. Todo esto amenaza seriamente al régimen autoritario de Bachar al Asad.

Putin quiso seguir siendo un fuerte aliado del presidente sirio, y así lo demostró. Con cada resolución presentada al Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas para denunciar los crímenes de guerra del régimen de Damasco, Rusia se opuso con su veto: no habrá menos de 11 en total.

En 2015, Rusia entra en el conflicto con toda su fuerza, desplegando grandes recursos militares en territorio sirio. Una vez más, el líder del Kremlin toma por sorpresa a los líderes occidentales. La ofensiva aplastó a los yihadistas del autodenominado Estado Islámico y a los grupos rebeldes, liberando gran parte del territorio y salvando literalmente al Asad.

Las supuestas injerencias en Washington

En plena campaña electoral estadounidense en 2016, los servicios de inteligencia estadounidenses detectaron ataques cibernéticos masivos de hackers y trolls rusos. Moscú fue acusado de haber favorecido la elección de Donald Trump, quien expresó su simpatía por el líder del Kremlin.

Sobre la base de este éxito, se llevó a cabo una operación similar durante la campaña de las elecciones presidenciales en Francia en 2017, a través de las redes sociales rusas y la televisión estatal. Esta vez, la preferencia de Putin era Marine Le Pen, el líder del partido de extrema derecha Frente Nacional, a la que incluso recibió cara a cara en el Kremlin. Su entonces oponente en las urnas, el presidente francés Emmanuel Macron, acusó a Rusia de difundir información falsa para desestabilizarlo.

¿Por qué es "el bueno" en Rusia?

El gran temor de la mayoría de los rusos es volver a caer en la confusión política y económica total experimentada a principios de la década de 1990, después de la caída del comunismo. Y Putin los tranquiliza, especialmente en las provincias donde la vida cotidiana es incierta. La gente sabe a quién tienen, no quieren ir a lo desconocido.

El presidente ruso gobierna con mano de hierro, pero ha devuelto al país su orgullo y su grandeza. No más humillaciones, infligidas por una parte de Occidente. Rusia ha vuelto a la escena internacional. La popularidad de Putin entre la población se vio impulsada por la anexión de Crimea. Este 18 de marzo, día de las elecciones presidenciales, Moscú celebrará los cuatro años de este increíble golpe de fuerza.

El ejército ha recuperado su prestigio y -como hemos visto anteriormente- se ha distinguido en varios emplazamientos militares. A principios de marzo, Putin pronunció uno de los discursos más belicosos de sus 18 años de reinado. Introdujo nuevas armas que llamó "invencibles". En caso de un ataque nuclear en Moscú, amenazó a Washington con palabras cubiertas de "respuesta inmediata".

Esta es una de las razones por las que Putin será reelegido con gran éxito. Durante años, ha amordazado a los medios de comunicación rusos o los ha controlado al 100%, y en estas elecciones presidenciales dispuso que su principal oponente, Alexei Navalny, quedara fuera de la contienda, inelegible debido a una condena judicial hasta 2024. Para entonces Putin habrá completado su cuarto mandato, ocupando la posición suprema del poder ruso durante casi un cuarto de siglo.