Última hora

Última hora

Elecciones rusas: Sorpresas en unos comicios sin expectación

Leyendo ahora:

Elecciones rusas: Sorpresas en unos comicios sin expectación

© Copyright :
Sergei Chirkov/POOL via Reuters
Tamaño de texto Aa Aa

Aunque su victoria no fue una sorpresa, fue más dulce de lo que Vladímir Putin se lo imaginaba.

El presidente ruso no solo logra revalidar su liderazgo por otros seis años, sino que además gana con un porcentaje de participación que supera el 76% del electorado. Aquí un repaso de lo que ha dejado la jornada electoral.

Lo que se sabía

Putin perpetuado

El mandato de Putin alcanza la mayoría de edad en su apogeo. Se acaba de asegurar la continuidad en el Kremlin hasta 2024 con una histórica victoria, con la que supera de largo todos los resultados que había obtenido en anteriores comicios presidenciales.

Tras el escrutinio de prácticamente todas las papeletas, Putin ha obtenido ya el respaldo de 56,1 millones de ciudadanos y supera en 10,5 millones los votos recibidos en 2012 (45,6 millones), cuando regresó al Kremlin tras cuatro años de paréntesis como primer ministro.

La participación además fue mucho mayor en grandes ciudades como Moscú, habitualmente las más desencantadas con los procesos electorales.

Así se puede comparar el avance electoral de Putin desde que se presentara por primera vez como candidato a la presidencia rusa hace 18 años.

Ni siquiera las afirmaciones de fraude electoral amargaron las celebraciones. Putin, de 65 años, se dirigió a una exultante multitud cerca de la Plaza Roja, afirmando que interpretaba la victoria como un voto de confianza en lo que había logrado en condiciones difíciles.

"Veo confianza y esperanza, la esperanza de nuestra gente con la que vamos a seguir trabajando", dijo a un público entregado que coreaba: "¡Rusia!". "Estamos destinados al éxito", exclamó.

Contrincantes virtuales

Ninguno de los siete candidatos que se postularon contra Putin representaba una amenaza real.

Respaldado por la televisión estatal y el partido gobernante, la victoria de Putin nunca estuvo en duda. Su contrincante más cercano, el candidato del Partido Comunista Pavel Grudinin, obtuvo alrededor del 13 por ciento, según resultados parciales, mientras que el nacionalista Vladimir Zhirinovsky obtuvo alrededor del 6 por ciento.

Los rivales electorales de Putin.

Lo que no se sabía

Crimea elige Putin

Crimea fue la principal baza electoral de Putin durante toda la campaña. De hecho, ayer 18 de marzo y día de la votación, se celebraba el cuarto aniversario de la anexión y la primera vez que sus ciudadanos participaban en unas elecciones rusas.

De entre las más de cinco regiones o repúblicas del país donde Putin recibió más del 90%, se encontró Crimea, que reafirmó con su voto su sentimiento de pertenencia a la Federación rusa.

¿Fraude electoral?

El candidato del Partido Comunista, Pavel Grudinin, definió los comicios como los "más sucios de los últimos tiempos".

El líder opositor Alexei Navalny, principal amenaza de Putin al que se prohibió su participación en las elecciones, denunció a lo largo de la jornada múltiples irregularidades.

Putin habla del exespía envenenado

Tras la relección, Putin se defendió de las acusaciones de Reino Unido, asegurando que era una tontería pensar que Moscú había podido envenenar al exespía ruso Sergei Skripal y a su hija con el agente nervioso 'Novichok' en suelo británico.

"Lo primero que se me pasó por la cabeza fue que si hubiera sido un agente nervioso de grado militar, la gente habría muerto en el acto", dijo Putin a los periodistas. "En segundo lugar, Rusia no tiene tales agentes (nerviosos). Nosotros destruimos todas nuestras armas químicas bajo la supervisión de organizaciones internacionales, y nosotros lo hicimos primero, a diferencia de algunos de nuestros socios que prometieron hacerlo, pero desafortunadamente no cumplieron sus promesas", dijo Putin.

Una vez más, las urnas confirman las dos caras de Putin: "villano" en occidente, "redentor" en Rusia.