Última hora

Última hora

El rompecabezas de la protección social de los trabajadores en Europa

Leyendo ahora:

El rompecabezas de la protección social de los trabajadores en Europa

El rompecabezas de la protección social de los trabajadores en Europa
Tamaño de texto Aa Aa

El acceso a la protección social es un viacrucis para quienes trabajan por cuenta propia, las personas que no tienen contratos o cuyos empleos son discontinuos o precarios. Es decir, para cuatro de cada diez europeos en la vida activa. ¿Hacia dónde va Europa en la protección social de sus trabajadores?

Nuestros sistemas de seguridad social se diseñaron en una época en la que la mayor parte de nosotros trabajábamos a tiempo completo y en la misma empresa durante años, por lo que quizás haya llegado el momento de que evolucionen, al mismo tiempo que lo hace la vida laboral.

Un seguro normal me costaba 350 € al mes, y en realidad lo que tengo que poner en el fondo común son unos 125 €. Conozco a colegas que han estado enfermos, y les ha costado mucho que el seguro les reembolsara. Yo quiero evitar eso

Nick Cohn Autónomo

Esta es la situación de la protección social para los trabajadores en Europa en este momento: cuatro de cada 10 europeos trabajan de forma temporal o son autónomos. En el grupo de los que tienen entre 20 y 30 años, la mayor parte tienen contratos temporales o trabajan sin contrato y son el doble en esta situación que en otras categorías de edad. Las mujeres suelen tener contratos a tiempo fijo o parcial. Mientras que hay más hombres, el 45 por ciento, que trabajan por cuenta propia, sobre todo a partir de 55 años.

En once países europeos no existe protección social para los trabajadores autónomos que pierden su trabajo. Diez países no tienen cobertura para los accidentes laborales y en tres, no hay cobertura social en caso de enfermedad.

Los trabajadores con contratos diferentes al modelo estándar tienen quizás similares derechos que los que lo tienen, pero les es más difícil obtenerla, debido a los estrictos criterios de elegibilidad.

Es más, las personas que trabajan ocasionalmente, temporeros o quienes tienen contratos temporales muchas veces no tienen acceso legal a la protección social.

En Europa. Los trabajadores que no están a tiempo completo se encuentran con un campo minado en lo que respecta a su protección social. ¿Cómo pueden acceder al paro, recibir asistencia sanitaria, subsidios por maternidad o por accidente o una jubilación? ¿A qué tienen acceso y a qué no? ¿Qué ofrece cada país.

El ejemplo de Holanda: los "broodfonds"

Incluso países como Holanda, que ocupa el quinto lugar en Europa en cuanto a número de trabajadores autónomos en su mercado laboral, se encuentra en una encrucijada. ¿Cómo ofrecer a estos contribuyentes las mismas condiciones sociales que aquellos que trabajan a tiempo completo?

En Holanda el sistema de protección social para quienes están a tiempo completo funciona bien. Sin embargo este ciclista, que prefiere guardar el anonimato es repartidor a domicilio. Es un trabajador autónomo. Dos tercios de los trabajadores de este país están en su misma situación laboral: no dispone de un seguro para compensar la pérdida de ingresos en caso de enfermedad o invalidez. "Es carismo. A mi me pagan por pedido, por ejemplo, cobro dos pedidos por hora, que para mí es más o menos la media. Si pago un seguro, solo me quedo con cuatro o cinco euros. Por eso muchos de nosotros no tenemos seguro", explica.

Las plataformas digitales se multiplican y el mercado laboral se ha vuelto más flexible, por lo que los trabajadores autónomos representan actualmente alrededor del 14% de la población activa en Europa, o lo que es lo mismo: algo más de 30 millones de trabajadores.

Holanda es uno de los países europeos con mayor progresión de trabajadores autónomos. ¿Pero están todos bien protegidos ante los riesgos de la vida? Según Mies Westerveld, profesora asociada especializada en derecho laboral en la Universidad de Amsterdam hay dos categorías: "Están por un lado los verdaderos empresarios autónomos, me refiero a las personas que obtienen beneficios, y después tenemos a los denominados: falsos autónomos o autónomos muy vulnerables. Creo que necesitamos una legislación que sea solidaria entre quienes tienen más dinero y los que tienen menos para que quienes no ganan tanto, puedan tener protección social."

Para estar más tranquilo, Nick Cohn ha optado por crear, junto con otros veinte trabajadores autónomos del sector informático un Broodfond, una especie de fondo común. Cohn explica que el "Broodfond es un grupo de personas que se reúnen para apoyarse económicamente en caso de que caigan enfermos y no puedan trabajar".

Este sistema de solidaridad comunitario, basado en la confianza, ha atraído a 17.000 personas en 380 grupos diferentes. Nick Cohn comenta que" un seguro normal" le costaba "350 € al mes, y en realidad lo que tengo que poner en el fondo común son unos 125 €. Conozco a colegas que han estado enfermos, y les ha costado mucho que el seguro les reembolsara. Yo quiero evitar eso", dice.

Dar una responsabilidad mayor y más adecuada a los Estados, a los individuos, pero también a las empresas: ese es el reto, asumir una protección social accesible para todos los trabajadores en Europa.

Real Economy | Social Protection

Entrevista con Marianne Thyssen, eurocomisaria encargada de Empleo

Los Países Bajos son un ejemplo excelente para ilustrar el impacto del trabajo precario en Europa, tanto en los países ricos como en los pobres. Así las cosas, ¿qué se necesita para garantizar una cobertura social homogénea en un mundo digital? Para entenderlo entrevistamos en la Comisión Europea a Marianne Thyssen, la eurocomisaria de Empleo, Asuntos sociales e Inclusión.

- Maythreyi Seetharaman, Euronews

¿Qué objeto nos ha traído para ilustrar el tipo de medidas de protección que, en su opinión, deberían aplicarse?

-Marianne Thyssen, eurocomisaria de Empleo, Asuntos sociales e Inclusión

Bueno, he traído algo que siempre llevo en el bolso, y es un librito que contiene el pilar europeo de los derechos sociales.

Trata de cómo dar buenas condiciones laborales a las personas cuyo trabajo está vinculado a la nueva economía, a los contratos atípicos, que no son de fijeza, o a tiempo completo, a los trabajadores autónomos. Trata de cómo dar una buena protección social a todos los trabajadores.

Hicimos una propuesta para pedir a los Estados miembros que ofrezcan a los ciudadanos la posibilidad de adherirse a un sistema de seguridad social, con el fin de que las personas, tengan derecho a una cobertura adecuada.

- Maythreyi Seetharaman, Euronews

¿Cómo convencer Gobiernos y empresas de que esto también es necesario para los trabajadores con empleos precarios?

-Marianne Thyssen, eurocomisaria de Empleo, Asuntos sociales e Inclusión

No queremos crear conflictos entre generaciones: la de los mayores, con buenos contratos, y la de los más jóvenes, sin protección, sin un buen contrato o sin cobertura social. Si queremos una sociedad en la que tengamos una buena cohesión, sin ricos o pobres; sin unos, dentro del sistema y otros, fuera, necesitamos un buen sistema de seguridad social y es lo que pedimos a los Gobiernos. Evidentemente, organizarlo y financiarlo les corresponde a ellos, está dentro de sus competencias y nosotros no podemos intervenir. Lo que si podemos es: intentar convencer a todos los Estados miembros de que lo hagan para que las reglas de juego sean más equitativas.

- Maythreyi Seetharaman, Euronews

¿Cómo lo hacen? porque ¿no es una injerencia en competencias estatales…?

-Marianne Thyssen, eurocomisaria de Empleo, Asuntos sociales e Inclusión

No, no lo es, pedimos a los Estados miembros que examinen la cuestión y ofrezcan a sus ciudadanos más de lo que les proponen hoy en día. Lo que hemos visto en el pasado es que cuando los Estados miembros empiezan a trabajar juntos, hacen evaluaciones comparativas, aprenden mucho unos de otros y eso les motiva a hacerlo mejor.

- Maythreyi Seetharaman, Euronews

Ahora bien, hay Estados que dicen que es un rompecabezas porque, por un lado, se habla de un aumento de la productividad, ya que los trabajadores estarían mejor asegurados; pero por otro lado, supondría un posible aumento del coste para el Gobierno. ¿Cómo resolver esta dicotomía?

-Marianne Thyssen, eurocomisaria de Empleo, Asuntos sociales e Inclusión

Bueno, no podemos negar que esto requiere un costo. La pregunta es en quién recae. En los sistemas normales de seguridad social, éste se comparte: una parte la pagan los empresarios; otra, digamos, la seguridad social; también las personas aseguradas, si constituyen un gran grupo. Se sabe que cuando hay menos desigualdad y la protección ante los riesgos de la vida es mayor, las personas invierten más en sus propias vidas, se sienten más incluidas en la sociedad, trabajan más y mejor. Hay quien nos pregunta, pero ¿por qué permiten estos contratos precarios y toda esta flexibilidad? No queremos acabar con ella. Esta flexibilidad genera nuevos puestos de trabajo, da la posibilidad a muchas personas que todavía no tienen un empleo, la posibilidad de tener uno en el futuro, y nosotros queremos incentivar que esto florezca.