Última hora

Última hora

Merkel llama a la unidad en política migratoria

Leyendo ahora:

Merkel llama a la unidad en política migratoria

Tamaño de texto Aa Aa

La canciller alemana, Angela Merkel, alertó hoy contra toda respuesta "unilateral" en materia migratoria, en medio de las fuertes presiones para que dé un giro restrictivo a la política de asilo, tanto en Alemania como en Europa.

"Ningún país puede cambiar unilateralmente las reglas de asilo en la Unión Europea", dijo la líder alemana en una comparecencia con su homólogo austríaco, Sebastian Kurz, de visita en Berlín para preparar la próxima cumbre de la UE y la presidencia de turno comunitaria que corresponderá a su país a partir del 1 de julio.

Ambos líderes aludieron una y otra vez a la necesidad de Europa de mostrar "cohesión" y "fortaleza", frente a la "situación difícil" -en palabras de Merkel- que se vive a escala global.

Asimismo mostraron coincidencia en el objetivo de "reforzar las fronteras exteriores de la UE" ya que, según Kurz, solo si se logra detener las corrientes migratorias hacia Europa se podrá garantizar "la pervivencia de una Europa sin fronteras internas".

Fuera de estos objetivos compartidos, Merkel y Kurz evidenciaron de nuevo sus disensos hacia el rumbo que, a su parecer, debe adoptar la política de asilo, ya que mientras Kurz defendía esa orientación más restrictiva, la canciller recordó el deber de seguir prestando "auxilio" a quien lo precisa.

La reunión de trabajo entre los dos líderes se enmarcaba en las rondas de consultas para la próxima cumbre de la UE, a finales de junio, y ante el semestre en que Austria ejercerá la presidencia de turno comunitaria.

La alianza de Gobierno entre el Partido Popular Austríaco (ÖVP) de Kurz y el ultraderechista Partido Liberal (FPÖ) no solo está más cerca de las posiciones duras en política migratoria de otros países centroeuropeos, como Polonia y Hungría, sino también del ala más derechista del bloque conservador de Merkel.

Berlín fue escenario este martes de las fuertes tensiones internas en su gran coalición de Gobierno alrededor de la política migratoria.

El origen de las presiones procede de la Unión Socialcristiana de Baviera (CSU), partido hermanado a la Unión Cristianodemócrata (CDU) de la canciller, que ya en la legislatura anterior exigió, sin éxito, a Merkel la imposición de un límite a la llegada de refugiados.

La reclamación de restricciones a la política de asilo cedió en la medida en que se redujo la llegada de nuevos peticionarios de asilo a Alemania, que desde 2015 ha acogido a 1,3 millones de refugiados.

Sucesivas revelaciones sobre fallos en la gestión de la crisis migratoria, incluidos escándalos y sospechas de soborno entre las autoridades competentes, han hecho relanzar esas reclamaciones por parte del líder de la formación bávara y ahora ministro del Interior, Horst Seehofer.

El titular de Interior pensaba presentar hoy su plan maestro para el manejo de la crisis migratoria, pero el acto fue aplazado ante las fuertes divergencias con la canciller, quien el domingo en una entrevista con la televisión pública alemana ya dejó claro que no compartía algunos puntos de vista con Seehofer.

La diferencia principal está en el deseo de Seehofer de que se pueda rechazar a los peticionarios de asilo en las fronteras si éstos ya se registraron en otros países europeos, lo que no acepta Merkel y a lo que aludió hoy ante Kurz al alertar contra "soluciones unilaterales".

Los argumentos de la canciller parecen no convencer ni a su propio grupo conservador -formado por la CDU y la CSU-, ya que en una reunión mantenida hoy por sus diputados se evidenció una "simpatía creciente", según medios alemanes, por el plan del ministro.

Seehofer, además de suspender la presentación de su programa, ha cancelado también su participación en la llamada "cumbre de la integración", foro de diálogo entre representantes del Gobierno y de colectivos extranjeros, que mañana presidirá Merkel.

Sí mantiene, en cambio, el encuentro programado también para este miércoles con el primer ministro austríaco, defensor de líneas semejantes a la suya en materia de política migratoria.