Última hora

Última hora

Dos candidatos en las antípodas para la presidencia de Colombia

Leyendo ahora:

Dos candidatos en las antípodas para la presidencia de Colombia

Dos candidatos en las antípodas para la presidencia de Colombia
Tamaño de texto Aa Aa

Dos opciones en las antípodas para suceder a Juan Manuel Santos. El candidato uribista, Iván Duque, y el izquierdista Gustavo Petro, exalcalde de Bogotá, se disputan la presidencia de Colombia en la segunda vuelta de las elecciones este domingo. Ambos fueron los más votados en la primera ronda pero, paradójicamente, no gozan de popularidad entre los ciudadanos. Un teórico triunfo de Duque lleva a muchos a pensar en la vuelta al poder de su padrino político, el expresidente Álvaro Uribe. No olvidan su mandato al frente del Ejecutivo.

"Es que son más de 10.700 crímenes de lesa humanidad que están completamente en el olvido. No se puede declarar. Nadie se atreve a hablar. Nadie dice nada. Entonces... si va a ser el señor Duque, que a su vez va de la mano con Uribe, pues... ¡lo mismo! Más miedo. Más impunidad", declara Cecilia Arenas, miembro de la Asociación Madres de Soacha.

Gustavo Petro también genera rechazo. Según las encuestas, el 52% de los colombianos teme que se convierta en presidente. Su pasado como guerrillero del M-19 y su, al parecer, autoritaria gestión al mando de la alcaldía de Bogotá juegan en su contra. Sus detractores ven en él la figura de un Hugo Chávez colombiano.

"Pues está creado ya como el imaginario de que con Petro iríamos hacia el 'castrochavismo'. Hay incluso muchos mitos urbanos de que, al día siguiente, se va la inversión extranjera, la gente saca sus capitales y la gente pudiente sale a vender sus apartamentos", afirma Andrés Dávila, profesor de Ciencias Políticas de la Pontificia Universidad Javeriana.

El resultado en las urnas amenaza la herencia del presidente saliente, tanto en el ámbito de la paz como en el económico,

"El pacto de La Habana con las FARC vuelve a ser puesto a prueba en las urnas. Gustavo Petro aboga por mantenerlo tal y como fue firmado en Cuba. Iván Duque, en cambio, plantea modificarlo para que, entre otras cosas, aquellos guerrilleros condenados por crímenes de lesa humanidad no puedan sentarse en el Congreso", señala el enviado especial de euronews en Bogotá, Héctor Estepa.