Última hora

Última hora

Daniel Ortega niega querer perpetuarse en el poder en Nicaragua en su entrevista con euronews

Leyendo ahora:

Daniel Ortega niega querer perpetuarse en el poder en Nicaragua en su entrevista con euronews

Daniel Ortega niega querer perpetuarse en el poder en Nicaragua en su entrevista con euronews
Tamaño de texto Aa Aa

Nicaragua vive una profunda crisis social y política. Desde el 18 de abril los muertos se cuentan ya por centenares, los heridos por miles y las manifestaciones contrarias al presidente Ortega no cesan.

El país centroamericano parece encaminado a una confrontación inevitable cuando se han cumplido ya más de 100 días de protestas continuadas.

¿Cuál el futuro de Nicaragua? ¿Qué papel jugará de Daniel Ortega en él? El enviado especial de Euronews a Managua, Óscar Valero ha entrevistado al presidente Ortega en el palacio presidencial.

Lee: Oscar Valero responde en directo a los seguidores de euronews

- Óscar Valero, euronews: Usted ha sido todo para el pueblo nicaragüense: un libertador, un líder de masas y es una figura histórica. Ahora ese mismo pueblo sale a la calle a pedirle que se vaya. ¿Por qué?

- Daniel Ortega, presidente de Nicaragua: : Primero ... no es todo el pueblo. Una parte de la población. Aquí hemos tenido una oposición todo el tiempo que se ha manifestado claramente incluso en las elecciones. Nosotros hemos tenido elecciones en las que participamos y no alcanzábamos nosotros la mayoría porque alcanzaban la mayoría las fuerzas de oposición ... y todas unidas bajo el mandato de la política norteamericana. Entonces son elecciones muy reñidas en tanto que la política norteamericana trata de unir a la oposición y no permitir el regreso del Frente (Sandinista de Liberación nacional), que al final se logró en el año 2007.

E.: Pero estamos hablando de las protestas de ahora en Nicaragua, una reciente encuesta habla de que el 79% de los nicaragüenses quieren que se vaya. Al menos hay una duda razonable de que el pueblo nicaragüense quiera que usted siga en el poder.

- D.O.: Pero yo siento que hay una buena parte de la población, no te puedo dar el dato del tanto por ciento de la encuesta. No conozco ninguna encuesta seria, ahora mismo.

- E: Es de la organización Ética y Transparencia.

- D.O.: Eso es un órgano conocido por estar en contra del gobierno, son organismos antigubernamentales financiados por Estados Unidos, que siempre ha llegado a la política.

- E: ¿No cree que hay un clamor en la calle, que quizás usted se sienta tentado de preguntarle al pueblo ... por ejemplo convocando unas elecciones?

. D.O.: Las elecciones las tuvimos hace poco, hace poco tuvimos elecciones. Y lo que hemos tenido ahora es un intento de golpe de estado. Eso es lo que hemos vivido, lo que ha sufrido el pueblo. Y quiero aclarar para la audiencia de euronews, porque leo que dice “cien días, noventa días, 300 muertos ya”, aquí en Nicaragua... bueno ...

E: Lo dice el Centro Nicaragüense de Derechos Humanos, otras organizaciones aseguran que 400.

- D.O.: Son cifras que no son ciertas. Reales de estos enfrentamientos que se realizaron desde el 18 de abril, ya fue el enfrentamiento violento entre la oposición y el Gobierno, la policía y la población sandinista da como resultado 195 fallecidos. Y ahí estamos hablando de policías, de sandinistas, estamos hablando de paramilitares y estamos hablando de población civil que fue afectada en los tranques (barrricadas). Claro, si a esto le añadimos el promedio de fallecidos que tenía Nicaragua antes del 18 de abril, que es uno de los índices más bajos en la región, de dos fallecidos diarios. Claro, si esto le sumamos dos diarios tendríamos 180 más. Lo que hacen estos organismos de derechos humanos es juntae todos: 180 más 190 tendríamos los que (dicen) a día de hoy.

- E: Según usted manipulan las cifras.

- D.O.: ¡Juntan todo! ¡Cómo te explicas que en este periodo no haya fallecidos por delitos comunes!

E: Eso no es lo que dicen. Las organizaciones que hablan de estos fallecidos no dicen que no haya delitos comunes sino que los muertos por las protestas son entre 300 y 400, que es una cifra bastante elevada.

- D.O.: Lo juntan todo. Todo el que aparece como fallecido lo cuentan como fallecido en las protestas.

E: Entonces es una guerra de cifras.

- D.O.: Es que Nicaragua desde el triunfo del sandinismo ha sufrido una guerra de cifras. Porque nos hemos enfrentado a la política norteamericana, Nicaragua ha sido blanco de...

- E: Lo que no entiendo es... por ejemplo usted dejó entrar al Centro Nicaragüense de Derechos Humanos para que contara los muertos. ¿Por qué ahora de repente estarían manipulando los datos?

- D.O.: Centros de derehos humanos financiados por Estados Unidos. Precisamente para estar manipulando cifras. Hasta diciembre del año pasado ...

- E: Disculpe, pero es que no quiero entrar en una guerra de cifras porque sino no nos vamos a poner de acuerdo, simplemente.

- D.O.: Este dato es bien importante. Desde diciembre del año pasado aquí en Nicaragua, además de los fallecidos por delitos comunes teníamos 25 policías y 25 policías voluntarios muertos por las bandas armadas, 32 militares del ejército; y más, 47 campesinos. Bandas armadas que estos organismos de derechos humanos defendían como patriotas, bandas armadas que han ido asesinando y que ellos defienden como patriotas. Y en Estados Unidos tienen su base de propaganda en Miami, así que este no es un fenómeno nuevo sino que vino ahora del campo a la ciudad.

- E: Lo que me pregunto es, ¿usted tiene alguna responsabilidad como presidente del país? Porque independientemente de la cifras que manejemos - que usted maneja unas y el resto de centros internacionales maneja otras - ¿usted considera que tiene alguna responsabilidad por el hecho de no haber podido mantener la seguridad de sus ciudadanos?

- D.O.: La verdad es que nos enfrentamos a un enemigo poderoso que intervino militarmente Nicaragua, que son los Estados Unidos ...

E: Me resulta interesante porque usted ha mencionado en ocasiones que estas protestas están financiadas por Estados Unidos, pero no he visto ninguna prueba todavía. ¿Tiene usted pruebas?

- D.O.: Claro que sí.

- E: ¿Por qué no las ha mostrado todavía?

- D.O.: Están las cuentas, de que los organismos de Estados Unidos, a través de varios organismos norteamericanos envían a esta gente ... incluso dicho por ellos públicamente, anunciado la cantidad de millones que asignan a Nicaragua para “la democracia” dicen ellos, pero que se desvían para desestabilizar el país y estimular acciones armadas, son bandas que cometen crímenes. Desde el año 2007 que tomamos el poder estas bandas se organizaron con el financiamiento y con la propaganda de la prensa aquí presentándolos como patriotas y la prensa de Miami igual y los organismos de derechos humanos. Cada vez que caían en combate estas bandas entonces los presentaban como víctimas.

- E: Entonces según usted son unas protestas financiadas por Estados Unidos que no tienen ninguna conexión con el pueblo.

- D.O.: Tiene que ver con parte de la población que está afiliada con fuerzas de oposición que incluso están en el Parlamento, que tuvieron una parte activa en lo que fueron los tranques.

- E: Cuando ustedes construyen la idea de estas protestas organizadas por una organización terrorista ... cuesta encontrar un cabecilla, no hay pruebas claras de financiación ... no se sostiene demasiado esta versión.

- D.O.: Si procediéramos nosotros a detener a los cabecillas, eh, ya me imagino la reacción que habría. Si con lo que hemos hecho, capturando a los que están directamente, materialmente participando en las acciones terroristas, a los que están participando ... ahí salen los organismos de derechos humanos a hablar por ellos, a defenderlos, a querer castigar a Nicaragua, y sale el Congreso de Estados Unidos con resoluciones en contra de Nicaragua. Imagínate que detenemos a toda la dirigencia que ha estado impulsando todo esto.

- E: Pero no solo Estados Unidos, la OEA, el Banco Mundial, no solamente Estados Unidos está criticando lo que hace su Gobierno.

- D.O.: El que marca la batuta es Estados Unidos, como siempre, el que lleva la batuta en América Latina y en el mundo es Estados Unidos, tiene mucha fuerza para hacerlo.

- E: Con respecto a esta violencia que se vive en las calles, porque ha amainado pero nunca se sabe cuando puede volver a resurgir, me gustaría que me hablara sobre los paramilitares o parapolicías porque tienen un rol que no está muy claro. Algunos, muchos testimonios, hablan de que colaboran con sus fuerzas de seguridad. Y son personas que cometen crímenes... por ejemplo Amnistía Internacional habla de “ejecuciones extrajudiciales”. ¿Cual es su perspectiva?

- D.O.: Amnistía Internacional no ha presentado una sola prueba. Lo que sí que es público es cómo paramilitares organizados por la derecha han asesinado en los tranques, han filmado, han torturado primero a ciudadanos por ser sandinistas. Los torturan, los prenden fuego y luego bailan alrededor de ellos, es terrorismo, terrorismo. Y eso lo ponen ellos mismos en las redes. Y Amnistía Internacional no dice una palabra de eso, y la CIDH no dice nada. Cuando agarran a un policía y lo queman.

- E: Es que hay muchos ejemplos de que estos paramilitares colaboran con sus fuerzas de seguridad, es que la BBC fue a una localidad nicaragüense y decían que colaboraban con la policía, sin ningún tipo de vergüenza.

- D.O.: No, aquí tenemos lo que se llama la policía “voluntaria”.

- E: No, pero estos eran personas enmascaradas, porque los policías voluntarios no van enmascarados.

- D.O.: El policía voluntario en operaciones especiales va enmascarado en tiempo normal. Incluso hay países en América Latina en el que los jueces van enmascarados para que no les maten.

- E: O sea que estos policías que se definían como paramilitares igual eran policías voluntarios...

- D.O.: Así es. Son policías voluntarios.

- E: Usted en un momento dado pareció abierto a hablar con la oposición ¿cómo está la situación?

- D.O.: Yo convoqué el diálogo, tomé la iniciativa para la paz y la reconciliación. Convoco el diálogo. Le digo a la Conferencia Episcopal que ellos ayuden a reunir a los que vamos a dialogar, que ayuden a reunirnos y a moderar el diálogo. Sucedió que los que se sentaron a dialogar no se sentaron a dialogar, se sentaron a gritar que tenía que irse el Gobierno. Eso no es diálogo. Se cometió el error de transmitirlo por televisión.

  • E: ¿Usted está dispuesto a dialogar con ellos, sin televisión?

- D.O.: Se puede intentar creando las condiciones y sentando las bases las reglas de lo que que es un diálogo. No fue posible mantener un punto de equilibrio, lo que es la mediación de la Conferencia Episcopal. No fue posible y esto debilitó el diálogo.

- E: Si usted se vuelve a sentar en la mesa diálogo cuáles son sus líneas rojas. ¿Marcharse del poder es una línea roja es algo que no podría aceptar? ¿Convocar elecciones es algo que no podría aceptar en ningún caso?

- D.O.: Primero consolidar la paz, tenemos el compromiso de hacer justicia.

- E: Si se consolidara la paz ¿usted estaría dispuesto a convocar elecciones?

- D.O.: Es que aquí tenemos normas constitucionales que establecen periodos electorales, el nuestro termina en 2021, cuando se realizan de nuevo elecciones el Nicaragua. En todos los procesos para paz en que he participado en Centroamérica, nunca se planteó que hubiera que adelantar elecciones. Lo que se buscaba eran acuerdos de espacio poítico para que participaran las fuerzas de oposición. Como primer paso asegurar la paz, para cambiar las balas por votos.

- E: Perdone que le repregunte, pero me gustaría una respuesta. ¿Usted no se plantea en ningún caso, en ningún momento del diálogo su renuncia o adelantar elecciones? Porque adelantar elecciones también es constitucional.

- D.O.: En Centroamérican no se ha dado esto, en Colombia cada vez que hay un proceso de paz no se adelantaban elecciones, con la sangre que ha corrido en Centroamérica.

- E: O sea que usted no se lo plantea.

- D.O.: No, no. Me lo han planteado, la oposición me lo ha dicho, incluso me han dicho que tengo que irme ya, me lo han dicho gritando el 19 de abril. Creo que para el bien del país sería un precedente gravísimo. Llega otro gobierno y entonces el frente estaría en su derecho de parar el país y pedir que el gobierno se fuera al día siguiente. Estaríamos sentando un precedente... sería un país metido en la anarquía.

  • E: Entonces es usted o la anarquía. Es usted o el caos.

- D.O.: Sí, o sea seguir ese camino es abrir la puertas a la anarquía en el país. Una ruptura de Nicaragua estaría tomada por el narcotráfico.

- E: En 2017 usted ganó su tercer mandato y tanto su mujer como algunos de sus hijos empezaron a desempeñar cargos importantes. ¿Por qué su familia y su gobierno están tan entrelazados?

- D.O.: La única que ha ocupado un cargo importante es la compañera (señala a su mujer) como miltante sandinista, yo la conocí como millitante sandinista... yo la encontré en el campo sandinista, y como militante sandinista tiene derecho a un cargo. Y primera vez que ocupa. Mis hijos están dedicados a la televisión, al periodismo, eso estudiaron.

- E: También al petróleo.

- D.O.: No, no niguno, eso es lo que dicen nuestros adversarios. Sencillamente, primero no somos un país petrolero, aquí los que manejan la industria petrolera son las grandes empresas transnacionales. Y luego lo que ha habido es una cooperación con Venezuela [donde está su hijo Rafael] en tema del petróleo que no tiene nada que ver con una operación mercantil.

- E: Es una relación con el petróleo.

- D.O.: Pero esa no la han manejado mis hijos.

- E: Hay una sensanción que las diferencias entre su familia y su gobierno están quizás...

- D.O.: La experiencia de la dinastía aquí en Nicaragua... Somoza mandó a su hijo a West Point y lo hizo jefe de la guardia, jefe del ejército. A su otro hijo lo mandó a estudiar a Estados Unidos y luego lo nombró diputado de la Asamblea. A su hermano lo nombró jefe de de la Policía Nacional; a su cuñado, embajador ante los Estados Unidos. Toda la familia posicionándose de manera que cuando Somoza muere el que estaba en el congreso ocupa la presidencia. Y luego ya estaba su hijo, luego muere Luis Somoza de un infarto... Anastasio ...

- E: Señor presidente, ya entiendo que Somoza creó una dinastía pero estamos hablando de Nicaragua en 2018... y lo que le pregunto es sobre el malestar en la población, y esto lo me lo puede negar...

- D.O.: No hay país del mundo en el que una parte de la población no tenga malestar.

- E: Sí, pero no en todo el mundo hay malestar porque haya familiares dentro del Gobierno, manejando cuestiones importantes, no son tantos.

- D.O.: Eso es falso. Que me digan cuantos son ministros, diputados, embajadores, en altos cargos del ejército, en altos cargos de la policía. Están en la televisión.

- E: Eso no cree que sea un problema que haya un problema en las conexiones entre tantos estamentos del estado y su familia, su Gobierno.

- D.O.: Simplemente están en televisión. Qué delito es ese, ¿no tienen derecho a trabajar? ¿No tienen derecho a hacer el periódico? Ah, porque hacen un periodismo identificado con los esfuerzos que hacemos nosotros por la paz... ¿eso es malo?

- E: Otro de los malestares que se ha podido escuchar es desde 2011, especialmente, usted está realizando esfuerzos para perpetuarse en el poder. Por ejemplo con la decisión del Tribunal Constitucional de que usted pudiera presentarse de nuevo. No entiende de nuevo este malestar.

D.O.: Aquí en Nicaragua partimos del principio de una constitución que nació con la revolución de 1984 y estableció elecciones pluripartidismo, economía mixta y no alineación en el campo internacional. Entonces llegamos en el 79 y se decía que nunca íbamos a dar el gobierno fuimos a elecciones en el 84, ganamos las elecciones; fuimos a elecciones en el 90, no ganamos las elecciones y entregamos el gobierno. Se dio la primera transición política pacífica en la historia de Nicaragua porque la historia de Nicaragua es una historia de guerra en la que podría haber dos gobiernos opuestos, uno en León y otro en Granada.

- E: Por qué entonces tratar de presentarse otra vez si en su constitución estaba claro según la Asamblea que usted no se podía presentar.

- D.O.: En la constitución del 84 estaba abierta ...

- E: Pero en el año 2011 ...

- D.O.: En 2011 simplemente utilicé el recurso que utilizó el presidente Óscar Arias, para reelegirse en Costa Rica. El presidente Óscar Arias es un presidente calificado de los más democráticos de América Latina.

- E: Bueno, de estar Óscar Arias se lo preguntaría igualmente.

- D.O.: El presidente Óscar Arias usó este recurso para poder reelegirse en Costa Rica y se reeligió. El presidente Ávaro Uribe de Colombia también uso ese recurso.

- E: Y tanto en Costa Rica como sobre todo el Colombia generó la misma pregunta que le estoy haciendo a usted.

- D.O.: Pero bueno, si es bueno para uno, también es para otro. Son principios que están ahí abiertos. Luego en Europa...

- E: Pero mi pregunta es: intentar ser reelegido cuando la constitución especifica que no está en su espíritu, ¿es bueno o malo? Independientemente de quién lo haga.

- D.O.: Es una vía constitucional... y luego se reformó la constitución actual, la constitución actual deja las puertas abiertas, no impide la reelección, porque fue reformada.

- E: Para que usted pudiera presentarse.

- D.O.: Para que cualquiera pudiera.

- E: A este respecto bastantes índices serios que estudian la democracia en el país [The Economist, Freedom House] aseguran que la democracia se ha deteriorado por sus supuestos movimientos para tratar de perpetuarse en el poder. ¿Considera que Nicaragua es una democracia?

- D.O.: Es una democracia porque a fin de cuentas es el pueblo con su voto el que decide. Al pueblo no se le puede impedir decidir. Porque... ¿por qué en Europa puede haber sistemas de reelección indefinida? Los cancilleres, los primeros ministros... tenemos casos de jefes de gobierno que han sido reelegidos una y otra vez. ¿Lo que es bueno para los europeos, es malo para los latinoamericanos? Creo que son principios universales, creo que es el pueblo con su voto el que debe elegir si reelige o reelige o no a una persona. Intenté ser reelegido en 1990 y perd´í.