Última hora

Última hora

Sonda solar Parker: la nave que acariciará el sol

Leyendo ahora:

Sonda solar Parker: la nave que acariciará el sol

Sonda solar Parker: la nave que acariciará el sol
Tamaño de texto Aa Aa

Si creen que hace mucho calor este verano piensen por un momento en lo que tendrá que soportar la nueva nave espacial de la NASA.

Se trata de la Sonda Solar Parker, en una misión que la llevará a navegar más cerca del sol que cualquier otro objeto diseñado por el hombre lo haya hecho nunca anteriormente.

Llegará a unos seis millones de kilómetros de la superficie solar, y se enfrentará a temperaturas de mil cuatrocientos grados centígrados (1.377 C).

Se trata de una misión peligrosa y potencialmente muy gratificante, porque la sonda solar Parker realmente atravesará la corona solar, el halo externo de gas en torno al Sol donde se producen fenómenos como el viento solar, las erupciones solares y las eyecciones de masa coronal. Hay mucho que aprender de ese ambiente infernal, porque lo que sucede justo al lado del Sol realmente nos impacta aquí en la Tierra".

Todos hemos visto imágenes de la aurora Boreal y la aurora Austral, donde el viento solar interactúa con la capa superior de la atmósfera.

Y hay fenómenos solares que pueden dañar los satélites e incluso llegar a causar apagones eléctricos en casos extremos.

Los científicos de la NASA usarán la sonda solar Parker para tomar muestras de los campos magnéticos en la corona solar, lo que les brindará mejores posibilidades de predecir la actividad solar en el futuro.

También tendrán ayuda en su misión de una nueva nave espacial europea, la Solar Orbiter de la Agencia Espacial Europea, que volará más allá del Sol, y captará imágenes con todo un despliegue complementario de instrumentos".

El satélite Solar Orbiter está siendo construído por Airbus en el Reino Unido, y se lanzará el año que viene. Un proyecto pionero que comenzó a prepararse en 2012.

Está muy próximo el mayor estudio del sol que se ha hecho hasta ahora.

La sonda solar Parker de la NASA se prepara para el encuentro más cercano y tórrido con nuestra estrella.