Forest Whitaker recibe la Palma de Honor de Cannes por su inmensa carrera y su compromiso con la paz

Forest Whitaker a su llegada a la ceremonia de apertura en la 75ª edición del festival internacional de cine, en Cannes, sur de Francia, el martes 17 de mayo de 2022
Forest Whitaker a su llegada a la ceremonia de apertura en la 75ª edición del festival internacional de cine, en Cannes, sur de Francia, el martes 17 de mayo de 2022   -   Derechos de autor  Vianney Le Caer/2022 Invision
Por Frédéric Ponsard

El Festival de Cannes rinde homenaje a Forest Whitaker. El veterano actor, productor y director estadounidense ha recibido la Palma de Oro de Honor por su inmensa carrera y su compromiso con proyectos de paz, a través de la Whitaker Peace & Development Initiative (WPDI) que fundó en 2012.

En la alfombra roja le acompañó el equipo de producción de su película "For the Sake of Peace", un documental que requirió más de 6 años de rodaje en Sudán del Sur para dar testimonio de las consecuencias de la guerra civil que ha dejado 400.000 muertos desde 2013.

Un país aplastado por el asesinato y el saqueo, donde reina la ley del más fuerte, pero donde los jóvenes luchan por la paz y un futuro mejor. Una forma humana de mostrar el país.

La productora francesa R2 se ha encargado de la producción ejecutiva del documental, con un dúo de directores tenaces y comprometidos que han firmado el rodaje y el montaje.

"La petición de Forest era dar un mensaje positivo y simplemente destacar a los sursudaneses que luchan a diario por la paz", asegura Christophe Castagne, codirector de "For the Sake of Peace".

Su otro codirector, Thomas Sametin, cree que "el interés de esta película es volver a sacar Sudán del Sur a la luz, explicar lo que está pasando allí. Lo bueno de esta película es que ponemos caras a la gente que vive allí, explicamos su situación, que es bastante terrible, pero sin hablar demasiado de política, sin hacerlo demasiado complejo, realmente hacemos retratos, para que la gente pueda estar dentro y entender la vida y la supervivencia de estas personas".

Juventud y paz

La película sigue el conflicto entre dos pueblos que viven en el mismo valle y que se matan entre sí por los repetidos robos de ganado.

Con el apoyo de la fundación de Whitaker, una joven logra poco a poco que los dos pueblos se comuniquen y encuentren una salida al conflicto.

Castagne subraya que "en cualquier caso, Sudán del Sur es un país muy joven, como muchos países africanos, y si este país sale adelante -y espero que lo haga porque es un país maravilloso- será gracias a su juventud. Y nuestros dos protagonistas de la película, Gatjang y Nadenge, son jóvenes".

Gatjang, uno de esos héroes que protagonizan el film, está amenazado de muerte por su origen étnico. En un campo de refugiados, encuentra el sentido de su vida y contribuye a la paz arbitrando partidos de fútbol.