This content is not available in your region

Cannes 2022 | El thriller 'Holy Spider' expone los males de la sociedad iraní

El director danés Ali Abbasi (derecha) acompañado de la actriz Zahra Amir.
El director danés Ali Abbasi (derecha) acompañado de la actriz Zahra Amir.   -   Derechos de autor  Petros Giannakouris / AP   -  
Por Frédéric Ponsard  & Euronews

En la reñida competición de Cannes de este año, Holy Spider, del director danés Ali Abbasi, fue bien recibida por los asistentes del festival.

Holy Spider se inspira en la historia real de un asesino en serie de la ciudad de Mashhad, en Irán. Que asesinaba prostitutas para, según él, erradicar el mal.

Pero más allá del thriller, esta historia permite escudriñar la mentalidad de una sociedad censurada y autocensurada. Una película producida entre Francia, Escandinavia y Turquía.

"No creo que sea más o menos una película iraní porque yo viva en Dinamarca, porque otro actor viva en Francia, otro venga de Turquía o porque la pelicula se haya rodado en Jordania. Creo que lo que realmente la hace especial es cómo tratamos la historia. En cierto modo es más una película iraní de lo que lo son muchas películas iraníes porque yo diría que refleja más la realidad de lo que ocurre en la sociedad iraní que la mayoría de las películas que vienen de Irán", explica el director de origen iraní, Ali Abbasi.

La protagonista de la película es una mujer periodista que nunca dejará de buscar la verdad para desenmascarar al asesino frente a una justicia inoperante.

Una trama en permanente tensión, donde cada detalle, cada diálogo permite captar los males de la sociedad iraní, así lo explica la actriz Zahra Amir Ebrahimi.

"La sociedad iraní cambiará gracias a las mujeres, y por eso el Gobierno y los hombres tienen tanto miedo a las mujeres. Hablamos tanto de las mujeres en una sociedad misógina y patriarcal. Todo lo negativo pasa porque tenemos este miedo a las mujeres. Y para mí, esta historia, esta periodista es representante de todas estas mujeres", expresó Ebrahimi.

Abbasi compara la ciudad de Mashhad con el improbable encuentro del Vaticano y Las Vegas. Una ciudad que es a la vez piadosa y llena de vicios. Una película del género de suspenso que deja huella.