Las cadenas de suministros de las empresas de EEUU se destraban, pero persisten muchos problemas

El déficit comercial de Estados Unidos aumenta en septiembre
El déficit comercial de Estados Unidos aumenta en septiembre   -   Derechos de autor  Thomson Reuters 2022   -  
Por Reuters

<div> <p>Por Timothy Aeppel</p> <p>13 oct – A John Ehresmann le encanta que el costo de enviar un contenedor marítimo desde Asia hasta un puerto estadounidense o de comprar un cargamento de madera haya caído.</p> <p>Ojalá eso fuera cierto para todo lo que compra, pero no es así.</p> <p>Algunas partes de su cadena de suministro han mejorado claramente, dijo el vicepresidente de suministro global de Graco Inc, el fabricante de equipos de manipulación de fluidos, como los pulverizadores de pintura, con sede en Minneapolis.</p> <p>Pero la compleja naturaleza de las cadenas de suministro globales hace que empresas como Graco sigan teniendo problemas, ya que la escasez de una sola pieza puede perjudicarlas.</p> <p>“No tener ese único microcontrolador puede detenerte en tu camino”, dijo Ehresmann, refiriéndose a una pieza electrónica común en muchos de los productos de la empresa que sigue siendo escasa.</p> <p>La pandemia del <span class="caps">COVID</span>-19 desencadenó una crisis en las cadenas de suministro mundiales, que está mostrando signos de recuperación.</p> <p>El costo de envío de un contenedor desde Asia a la costa oeste de Estados Unidos acaba de caer por debajo de los 2.500 dólares, tras alcanzar un máximo a finales del año pasado de más de 10.000 dólares, según la plataforma de reservas Freightos Group, y las grandes reservas en los puertos estadounidenses han disminuido. Los precios de la madera son los más bajos en más de dos años, mientras que el costo del acero y el aluminio se ha moderado.</p> <p>Conseguir que el suministro de todo vuelva a fluir más libremente es clave para la Reserva Federal de Estados Unidos, que espera que eso ayude a bajar la inflación.</p> <p>Por ahora, la inflación sigue siendo alta. El miércoles, el Departamento del Trabajo informó que el Índice de Precios al Productor (<span class="caps">IPP</span>) <del>un indicador de lo que los proveedores cobran a otras empresas</del> subió más de lo esperado en septiembre. Esto sugiere que la caída de los precios de algunos bienes y servicios aún está lejos de repercutir plenamente en la economía.</p> <p>El <span class="caps">IPP</span> de la demanda final subió un 8,5% interanual en septiembre, levemente menor que el aumento anual del 8,7% visto en agosto y el incremento anual más bajo desde julio de 2021.</p> <p>Se necesitan precios de producción más bajos antes de que los consumidores puedan esperar un gran alivio de la inflación. El jueves se publicará un informe sobre los precios al consumidor.</p> <p><span class="caps">CAMBIO</span> DE LA <span class="caps">DEMANDA</span></p> <p>Otro indicador de la salud de la cadena de suministro <del>un índice recopilado por la Reserva Federal de Nueva York</del> mostró que la tensión en el sistema mundial se redujo en septiembre al nivel más bajo desde diciembre de 2020.</p> <p>El Índice de Presión de Suministro Global del banco regional rastrea los datos sobre los costos de envío, los tiempos de entrega, los atrasos y otras estadísticas en una sola medida en comparación con las normas históricas. El informe de septiembre marcó el quinto mes consecutivo de descensos en el índice.</p> <p>“Si se habla con una empresa promedio, la preocupación por la escasez es mucho menor que hace seis meses, pero no es nula”, dijo Daniel Swan, experto en cadena de suministro de la consultora McKinsey & Co.</p> <p>Esto supone un gran cambio con respecto a la época en que las empresas no podían atender los pedidos porque no encontraban los componentes para fabricar los productos o los camiones para transportarlos.</p> <p>El reto ahora, dijo Swan, es que no está claro qué pasará con la demanda. “Muchos productores pueden conseguir todo o casi todo lo que necesitan”, dijo. “Pero las perspectivas de la demanda están menos claras”.</p> <p>Esta incertidumbre también está creando dolores de cabeza a las empresas que ahora se encuentran con un exceso de existencias, el problema contrario al que se enfrentaban no hace mucho, cuando los consumidores confinados en sus casas durante la pandemia gastaban mucho en bienes como muebles y electrodomésticos.</p> <p>Arnold Kamler, director general del fabricante de bicicletas Kent International en Fairfield, Nueva Jersey, dijo que el precio de muchas de las materias primas que necesita – como el acero, el aluminio y el plástico – están bajando.</p> <p>Eso debería ayudarle en algún momento. Pero ahora, sus dos almacenes en Estados Unidos están llenos y ha reducido los pedidos de mercancías al Lejano Oriente, por lo que tampoco puede beneficiarse tanto de los menores costos de envío.</p> <p>“La buena noticia para mí es que las bicicletas no son fresas: no se estropean”, dijo.</p> <p>De vuelta a Graco, Ehresmann dijo que ahora puede conseguir más fácilmente resinas de plástico que escaseaban durante el apogeo de la pandemia. Pero algunos de los productos químicos que necesita añadir a las resinas para producir el plástico acabado siguen siendo escasos.</p> <p>Y todavía no ha visto un gran ahorro global. El precio de muchos artículos, como el acero al carbono y el aluminio, ha bajado, pero esos descensos se ven compensados por el aumento de los costos de la mano de obra y, hasta hace poco, del combustible.</p> <p/> </div>