Euronews ya no es accesible en Internet Explorer. Microsoft no actualiza este navegador y no admite las últimas mejoras técnicas. Le recomendamos que utilice otro navegador, como Edge, Safari, Google Chrome o Mozilla Firefox.
Última hora

Proyecto paneuropeo para ofrecer predicciones de polen basadas en observaciones casi en tiempo real

Proyecto paneuropeo para ofrecer predicciones de polen basadas en observaciones casi en tiempo real
Euronews logo
Tamaño de texto Aa Aa

El Servicio de Vigilancia de la Atmósfera de Copérnico (CAMS, por sus siglas en inglés) ha establecido una nueva colaboración con la Red Europea de Aeroalérgenos (EAN, por sus siglas en inglés) que pretende emplear tecnologías de vanguardia para ofrecer observaciones automáticas de polen casi en tiempo real en toda Europa.

Cada año, durante la primavera y el comienzo del verano, surge un coro de estornudos, resuellos y narices congestionadas: es el punto álgido de la temporada de las alergias al polen, una triste realidad para uno de cada cuatro europeos. Vivir en la ciudad no ofrece mucho alivio, ya que la polución del aire intensifica los síntomas. Por si fuera poco, el ascenso de las temperaturas causado por el cambio climático hace que plantas y árboles florezcan antes y por más tiempo, prolongando las molestias del millón de europeos que sufren alergias al polen.

El problema del polen se está agravando, y los métodos de predicción de hoy en día no son lo suficientemente exactos como para poder ayudar de verdad a las personas a evitar el sufrimiento que trae consigo el buen tiempo. Las predicciones nos pueden dar una idea general basada en información sobre el tipo de plantas que están a punto de florecer, pero esto es simplemente una estimación: las mediciones reales de polen solo están disponibles alrededor de una semana después de hacer las observaciones.

Por fortuna, esto está a punto de cambiar. El Servicio de Vigilancia de la Atmósfera de Copérnico está trabajando con la Base de Datos Europea del Polen y el programa AutoPollen de MeteoSwiss para coordinar el desarrollo de una nueva tecnología cuyo fin es ofrecer datos casi en tiempo real sobre el polen que se encuentra suspendido en el aire en el momento actual. Esto, junto con la vasta experiencia en predicciones sobre la calidad del aire del CAMS, supondrá un impulso significativo para la salud y felicidad de los europeos que se enfrentan a la errática temporada de polen con poco más que conjeturas bien fundamentadas.

Las predicciones diarias del CAMS son evaluadas comparándolas con datos recopilados en más de 400 estaciones terrestres activas gestionadas por la EAN, cuya base de datos se aloja en la Unidad de Investigación e Información sobre Aerobiología y Polen de la Universidad de Medicina de Viena. Esta es la mayor recopilación de datos referentes al polen con carácter no comercial del mundo, e incluye información proveniente de 40 países, mayoritariamente europeos. La investigación sobre el polen es a menudo local, ya que las condiciones son altamente dependientes de las regiones específicas. Sin embargo, la Base de Datos Europea del Polen tiene como objetivo asegurarse de que la información sea compatible, con el fin de respaldar proyectos científicos y ensayos clínicos por todo el continente.

El sistema actual: tan solo una conjetura bien fundamentada

“En la actualidad, la principal técnica para medir el nivel de polen son los captadores volumétricos tipo Hirst, que miden la concentración diaria de polen aspirando el flujo de aire. El polen se cuenta después de manera manual en un laboratorio”, dice Maximilian Bastl del Servicio Austriaco de Alerta al Polen. Las alergias al polen más comunes en Europa tienen al abedul, el olivo y el césped como protagonistas, pero Bastl, responsable de la Base de Datos Europea del Polen, dice que los monitores de polen examinarán al menos los 26 tipos más comunes, y pueden llegar incluso a 70 algunas veces. El objetivo es seguir incluyendo nuevas plantas y hongos para dar cobertura incluso a las alergias menos comunes. Los captadores tipo Hirst, sin embargo, solo se vacían semanalmente. “Los análisis se tardan en hacer un par de días [que se suman a lo anterior], pero es el estándar para todas nuestras observaciones”, añade Bastl.

Fuente: MeteoSwiss
Cinco tipos diferentes de monitores de polen se ponen a prueba en la azotea de MeteoSwiss en Payerne junto con el captador tipo Hirst (situado detrás, con la veleta)Fuente: MeteoSwiss

De esta manera, tiene que pasar una semana antes de que el recuento real de polen llegue al público. La disponibilidad del recuento de polen real sigue siendo útil, ya que mejora las predicciones futuras y ayuda a registrar patrones con el paso del tiempo, pero todo sigue estando completamente basado en promedios; por ejemplo, no podemos saber si un tipo de planta ha comenzado a liberar polen antes de tiempo este año. Lo que es peor, muchas de las predicciones de polen que están disponibles a través de aplicaciones gratuitas ni siquiera cuentan con este imperfecto control de calidad a posteriori, lo que significa que los usuarios no tienen manera de saber si la información es rigurosa.

Los recuentos de polen del futuro: de una semana a una hora

Nos podemos preguntar de qué sirve todo esto, ya que no presta ninguna ayuda a un alérgico al polen que necesite saber si habrá una gran cantidad de polen de ambrosía junto al río esta tarde. Bernard Clot, jefe del programa AutoPollen de MeteoSwiss, dice que esta es una pregunta que le hacen a menudo y que es algo que están intentando subsanar: “El objetivo no es automatizar el recuento de polen, sino obtener la información casi en tiempo real para informar a los pacientes y doctores a tiempo”. Para conseguir esto, se están explorando un gran número de nuevas tecnologías, que van desde láseres a capturas de partículas, pasando por fotografías de los flujos de aire. “Todas ellas tienen en común que los resultados se verán de forma inmediata”, dice Clot. “Los recuentos de polen pasarán de tardar una semana a una hora”.

Pero el que la información no haya sido inmediata hasta ahora no quiere decir que los investigadores no hayan estado explorando maneras de ayudar a los alérgicos al polen. “Los modelos de polen existentes son imperfectos, pero son adecuados para ensayos clínicos que miden el impacto directo en la salud de las personas”, dice Mikhail Sofiev, líder adjunto de grupo de la sección de Modelos de Composición de Polen en el Instituto Meteorológico de Finlandia. En un programa piloto, Sofiev y su equipo están trabajando en la predicción de síntomas individuales en personas valiéndose de información existente y de los diarios personales de alergia al polen de estos pacientes. “Para algunos pacientes, la calidad del aire es también un factor importante, así que esto también se ha tenido en cuenta. Todavía estamos desarrollando el modelo y sabremos más muy pronto”, añade Sofiev.

Los tres elementos a tener en cuenta: polen, clima y polución del aire

Copérnico cuenta con más de 40 años de datos climáticos, lo que ha permitido a la organización monitorizar cómo está afectando el cambio climático a más de 100 especies. Los patrones de floración están cambiando con las estaciones, comenzando a menudo de manera más temprana y durando más tiempo. Sin embargo, esto no es igual en todos los países: el cambio en los patrones del polen proveniente de césped puede ser diferente en Francia y Grecia. Los factores locales también explican por qué, dependiendo de la polución del aire y de la meteorología, tener una gran cantidad de polen un año puede tener menos impacto que un nivel de polen moderado al año siguiente.

Un gran número de equipos de toda Europa trabajan en la actualidad para solucionar este problema. La red ePIN de Baviera, que ya está automatizada, ha estado en funcionamiento desde el año pasado y, en Serbia, ya se utiliza información en tiempo real en la aplicación RealForAll, que se encuentra disponible para el público. No obstante, los alérgicos al polen han estado esperando con ansiedad la llegada de mediciones fiables en tiempo real en muchos países del resto de Europa. Para algunas personas depender de las predicciones además de ser molesto puede llevar otras consecuencias. “Incluso podríamos estar causando daño a los pacientes con información errónea. Podríamos estar diciéndoles que salir a la calle es seguro y conseguir con ello que vuelvan al hospital con asma o algo peor”, dice Uwe Berger, directora del grupo de investigación centrado en información sobre polen del Servicio Austriaco de Alerta al Polen.

Con el objetivo de ofrecer a las personas la información sobre polen que necesitan para vivir sanos y felices, las predicciones tienen que conseguir ser exactas, ofrecerse en tiempo real y centrarse en el problema en su conjunto. “Necesitamos considerar cuidadosamente el impacto que tiene el polen en la salud de las personas”, concluye Vincent-Henri Peuch, director del Servicio de Vigilancia de la Atmósfera de Copérnico. “Eso implica analizarlo junto con información meteorológica y de calidad del aire. El sector médico tiene claro que todo está interconectado”.