Última hora
This content is not available in your region

Ayurveda: rejuvenecimiento y equilibrio en Kerala

Ayurveda: rejuvenecimiento y equilibrio en Kerala
Derechos de autor  euronews
Tamaño de texto Aa Aa

La noche todavía pelea con el alba cuando nos despertarnos. Los pájaros siguen dormidos en sus nidos frente a nuestra habitación. A las cinco de la mañana, nos reunimos con los demás residentes para el pooja en la sala de oración central de la casa colonial de 370 años de antigüedad.

El tañer y resonar de los címbalos a la luz de las lámparas de aceite crea una experiencia etérea. De repente, nos sentimos más vivos que nunca. A las seis de la mañana, acompañados por el trino de los pájaros que ya llega desde los árboles frente a los grandes ventanales de la sala de yoga, contorsionamos cuidadosamente nuestro cuerpo bajo la atenta mirada del instructor.

Tras degustar un sabroso desayuno típico de Kerala, nuestra masajista nos conduce a una de las salas de tratamiento. Momentos después, nos aplican aceite caliente y leche, que ofrecen alivio a nuestro cuerpo cansado. Un aroma fuerte y afrutado envuelve la sala. A continuación, unas manos firmes pero delicadas nos masajean para que los aceites medicinales penetren profundamente en nuestros rígidos músculos, algo que resulta a la vez tonificante y relajante.

Bienvenidos al masaje rejuvenecedor ayurvédico, que lleva milenios utilizándose para purificar el cuerpo, curar dolencias y revitalizar los sentidos. En un mundo donde la frenética agenda laboral se combina con una vida carente de conciencia plena, el ayurveda, con sus masajes con hierbas reforzados con yoga, meditación y comida estrictamente vegetariana, nos permite restaurar el equilibrio interior de cuerpo, mente y alma.

El centro Ayurveda Mana de Guruvayoor, un pueblo con templo que está a dos kilómetros de Kochi (antigua Cochín), la capital financiera , se ubica en el hogar ancestral de la familia Perumbayil, que es uno de los linajes aristocráticos más antiguos de la zona. La casa de época colonial, construida entre plantaciones de coco, pimienta y mango, ha sido transformada en un centro ayurvédico. Tanto los huéspedes con afecciones médicas graves como aquellos que solo buscan someterse a rutinas depurativas tienen a su disposición tratamientos auténticos y tradicionales sin las adiciones superfluas de los centros terapéuticos de lujo.

Kerala, un estado del extremo sur de la India, es la cuna de la medicina ayurvédica, que cuenta con una tradición ininterrumpida de 5000 años. El ayurveda, cuyo nombre procede del sánscrito y se traduce literalmente como ‘ciencia de la vida’, se basa en cinco elementos: tierra, agua, aire, fuego y éter (espacio) y tres constituciones o doshas: Vata, Pitta y Kapha. Cuando estas tres constituciones se encuentran en equilibrio, el cuerpo está sano; un desequilibrio de los doshas trae consigo enfermedades.

La rica biodiversidad de Kerala y su clima agradable durante todo el año han contribuido al desarrollo de esta medicina basada en la naturaleza. Con el océano Índico al oeste y el sur y las frondosas y verdes montañas Nilgiri al este, el ayurveda ya se practicaba como una forma de vida mucho antes de extenderse por el mundo como una experiencia vacacional.

Los bosques tropicales de Kerala son el hogar de más de 900 hierbas y plantas medicinales ayurvédicas. Los ghats occidentales que bordean Kerala por el este son importantes focos de biodiversidad. Si caminamos por los caminos forestales, llegaremos a una de las muchas arboledas sagradas que salpican la zona. Estos bosquecillos son los guardianes de los secretos de la medicina antigua.

El doctor Sreejit del Athreya Ayurvedic Center intenta descifrar estos secretos. Se sometió a un antiguo tratamiento ayurvédico llamado Kutee Praveshika Rasayana que practican yoguis en el alto Himalaya. Este tratamiento, aparentemente, puede detener el proceso de envejecimiento. Así que ya nos podemos olvidar de las cremas antienvejecimiento, porque el Athreya Ayurvedic Center, situado a las afueras de los cuerpos de agua de Kerala próximos a Kottayam, cuenta con una de las tres cabañas de kutee donde se puede experimentar el Kutee Praveshika Rasayana en la India.

Un kutee es una casa de tres muros especialmente diseñada, con apenas luz en su interior, en la que, si el doctor considera que estamos preparados, podríamos someternos a este tratamiento que cuenta con varios siglos de historia. Sin embargo, hay que tener en cuenta que 35 días de oscuridad casi completa, sin comer alimentos sólidos y con contacto mínimo con cualquier forma de vida resulta severo para cuerpo, mente y alma, así que, ciertamente, no es para todos los públicos.

Para nosotros, el resto de los mortales, Kerala ofrece numerosas opciones para experimentar el poder rejuvenecedor de las terapias ayurvédicas mientras disfrutamos del confort y las comodidades de los modernos complejos hoteleros.

Además, el Gobierno ayuda a elegir centro con un estricto sistema de acreditaciones que busca garantizar la calidad. Los centros ayurvédicos se dividen en Ayur Silver (aquellos con instalaciones mínimas), Ayur Gold y Ayur Diamond (que engloban los centros con las instalaciones mejor calificadas). Sea cual sea el tipo de centro elegido, podemos estar seguros de que los tratamientos se ofrecen bajo la supervisión de médicos y masajistas cualificados. Kerala cuenta con una sólida infraestructura de medicina ayurvédica y se enorgullece de tener numerosa mano de obra altamente cualificada y preparada.

El Somatheeram Ayurveda es el primer hospital de medicina ayurvédica del mundo situado en el entorno de un complejo hotelero de playa. Inaugurado en 1985, el centro se encuentra en un montículo que domina la impoluta playa de Chowara en Kovalam.

«Fundamos Somatheeram para promover el ayurveda en todo el mundo», comenta Baby Matthew, fundador de Somatheeram. «En esa época, solo había hospitales ayurvédicos para los lugareños y prestaban servicios limitados. Creamos este hospital con más de 20 médicos en un ambiente en el que no te sientes como en un hospital».

Hoy, los centros ayurvédicos salpican el paisaje de Kerala, desde las colinas de Wayanad hasta las playas de Kovalam y los cuerpos de agua de Allepey.

Hay opciones para personas con presupuesto limitado y complejos de gama media. O también podemos tirar la casa por la ventana y escoger lugares como el Carnoustie Ayurveda & Wellness Resort, donde disfrutaremos del ayurveda rodeados de opulencia. Aquí podremos elegir nuestra propia villa con piscina privada, fusionando así la tradición con la modernidad.

En cualquiera de estos centros, podremos elegir entre programas de un día u otros más completos. Los programas completos duran entre siete y veintiún días, o incluso más, y causan un efecto similar al de presionar la tecla de reinicio de nuestro cuerpo.

Cada persona extraerá una experiencia completamente diferente de los tratamientos ayurvédicos.

En suma, no dude en sacar un poco de tiempo libre de su apretada agenda para dedicarlo al cuidado de cuerpo, mente y alma en uno de los centros de ayurveda de Kerala. No se arrepentirá.