Contenido publicitario

 Azerbaijan Tourism Board
Los "contenidos de socios" son contenidos pagados y controlados por el anunciante. Estos contenidos son producidos por los departamentos comerciales y no implican a la redacción ni a los periodistas de Euronews. El socio financiero controla los temas, el contenido y la aprobación final en relación con el departamento de producción comercial de Euronews.
Lo sentimos, este contenido no está disponible en este idioma
Contenido publicitario
Los "contenidos de socios" son contenidos pagados y controlados por el anunciante. Estos contenidos son producidos por los departamentos comerciales y no implican a la redacción ni a los periodistas de Euronews. El socio financiero controla los temas, el contenido y la aprobación final en relación con el departamento de producción comercial de Euronews.
Azerbaijan Tourism Board

Explorar las montañas nevadas de Azerbaiyán

Monte Shahdag
Monte Shahdag   -  Derechos de autor  Oficina de Turismo de Azerbaiyán

En el extremo oriental de las montañas del Cáucaso, cerca del mar Caspio, se encuentra uno de los secretos mejor guardados de Eurasia: las laderas cubiertas de nieve y las impresionantes vistas de las estaciones de esquí de Azerbaiyán.

Para una escapada invernal diferente, sus instalaciones de última generación y las ricas experiencias culturales de la región son un plan inmejorable. La temporada de esquí normalmente se extiende de diciembre a marzo, pero también hay mucho que ver y hacer fuera de ese período. Hay algo para cada gusto y cada estación; no solo esquí, sino también raquetas de nieve, equitación, trineos, parapente y senderismo, y, para terminar el día, una degustación de la cocina regional.

PUBLICIDAD

La inversión de Azerbaiyán en infraestructura turística ha hecho que el país sea más accesible que nunca. Aunque se están abriendo nuevas instalaciones constantemente, las principales estaciones de esquí son Shahdag, Tufandag y Agbulag; estas tres ofrecen una gran variedad de actividades y paisajes nevados prístinos.

La estación de esquí más grande del Cáucaso es la Shahdag Mountain Resort, que es apta para todos los niveles, desde principiantes hasta los esquiadores más intrépidos, que pueden recorrer más de 30 kilómetros de pistas.

A unas tres horas en coche desde Bakú, a una altura de unos 2500 metros, Shahdag ofrece una gran diversidad de actividades tanto para verano como para invierno, y cuenta con una gran cantidad de hoteles sumamente cómodos.

Entre ellos se encuentran Park Chalet, con piscina cubierta, gimnasio y sauna, o las cómodas habitaciones del lujoso hotel Pik Palace, que cuenta con piscina climatizada al aire libre y spa. Ambos cuentan con habitaciones amplias y elegantes, con impresionantes vistas a las montañas.

Las escuelas de esquí de Shahdag tienen pistas e instructores para todos los niveles de habilidad, pero también hay muchas ofertas para los no esquiadores. Los paseos en motos, raquetas y patinetes de nieve son la opción ideal para los meses de invierno, mientras que los paseos en parapente, equitación, el tiro con arco y el teleférico son actividades posibles para todo el año. Una de las atracciones favoritas es la Alpine Coaster, un paseo lleno de adrenalina que combina una montaña rusa con trineos, alcanzando velocidades de hasta 42 kilómetros por hora.

PUBLICIDAD

El cercano pueblo de Laza también merece una visita, sobre todo por sus espectaculares cascadas, que son el escenario ideal para escalar en hielo en invierno cuando están congeladas.

Estación de esquí de Tufandag
Estación de esquí de Tufandag© Oficina de Turismo de Azerbaiyán

Tufandag, al otro lado del inmenso monte Shahdag, también ofrece una mezcla perfecta de aventura, naturaleza y cultura. Sus inmaculadas pistas suman hasta 15 kilómetros para snowboarders y esquiadores, mientras que su escuela tiene amplias pistas de iniciación aptas para los más principiantes.

A poca distancia en coche del aeropuerto internacional de Gabala, Tufandag Mountain Resort también está convenientemente situado para Gabala, donde los turistas pueden visitar las antiguas murallas de lo que una vez fue un importante enclave comercial a lo largo de la Ruta de la Seda. Un museo cercano explica la historia de la región y sus hallazgos arqueológicos.

A una hora en coche al sur de Gabala se encuentra el gran Parque Nacional de Shahdag, un paraíso del ecoturismo donde los excursionistas pueden esperar ver una gran variedad de flora y fauna, que puede incluir linces, corzos, jabalíes, chacales e incluso osos pardos o águilas reales.

Al oeste, y separada del resto de Azerbaiyán, se encuentra Najicheván. Aquí, los turistas encontrarán el pueblo de Agbulag, donde se encuentra la estación de esquí más nueva de Azerbaiyán.

Situado a 2000 metros sobre el nivel del mar en las montañas del Cáucaso Menor, el centro de esquí de Agbulag goza de las condiciones perfectas para todo tipo de actividades relacionadas con la nieve, con instalaciones del más alto nivel.

Su escuela de esquí cuenta con instructores con una gran experiencia tanto para esquiadores principiantes como avanzados, y las familias podrán disfrutar en parques infantiles y parques de atracciones.

Con un hotel de 38 habitaciones y tres cabañas de alquiler, Agbulag tiene todo lo que un visitante podría necesitar, pero para realizar una escapada de día, la ciudad de Nakhchivan está a tan solo una hora en coche. Najicheván alberga muchos monumentos majestuosos, como el Palacio del Kan oriental, construido en el siglo XVIII y que ahora es un museo.

También es visita obligada el Mausoleo de Noé, que ha sido reconstruido en diversas ocasiones desde el cuarto milenio antes de Cristo. Se dice que el escarpado pico del cercano monte Ilandag se formó cuando el arca de Noé flotó sobre él, y se cree que el propio Noé vivió y murió aquí.

Con motivos geométricos de ladrillos rojos y azulejos turquesa, sigue un diseño arquitectónico similar (la denominada 'escuela de Najicheván') al del cercano mausoleo de Momine Jatin, del siglo XII, uno de los monumentos más fascinantes de Azerbaiyán.

PUBLICIDAD

Estas estaciones ofrecen mucho más que esquí. Cada una ofrece una gran variedad de atracciones para pasar las vacaciones. Sin embargo, lo que sí tienen en común es la oportunidad de experimentar la hospitalidad local.

Los azerbaiyanos consideran que es un deber tratar a sus huéspedes con un cuidado infinito. Después de un día en las pistas, una taza de té aromático caliente con deliciosos dulces es un plan de lo más reconfortante.