Última hora

Última hora

Nancy Abeiderrahmane: La británica que ha revolucionado la industria de la leche en Mauritania

Leyendo ahora:

Nancy Abeiderrahmane: La británica que ha revolucionado la industria de la leche en Mauritania

Tamaño de texto Aa Aa

Nancy Jones Abeiderrahmane es la mujer más famosa de Mauritania. La ingeniera británica ha conseguido convertir un proyecto a priori imposible en un éxito comercial indudable. Las camellas son las protagonistas absolutas del libro que acaba de publicar sobre sus aventuras en el país de las dunas. Hoy quiere enseñárselo a los empleados de su fábrica de leche.

Nancy Abeiderrahmane:
“Esta es la primera piedra de la fábrica de leche pasteurizada que compré. La pusimos en enero de 2001”.

Nancy nos ha recibido en su casa, en uno de los barrios más coquetos de Nuakchot, para resumirnos una aventura que comenzó hace 35 años.

Nancy Abeiderrahmane:
“LLegué a Mauritania a principios de julio de 1970. Cuando oí hablar de Mauritania estaba en el último año de ingeniería y como proyecto de fin de estudios pensé en crear una fábrica de leche en Mauritania.
En Nuakchot solo había leche en polvo. Comenzamos la producción en 1989, y al principio fue catastrófico. Tradicionalmente, vender leche era una verguenza. Pasaron cinco años antes de que empezáramos a levantar cabeza. Asi que recogíamos la leche. Nos hacían entregas mañana y noche. El tipo llegaba con su cántaro y le dábamos un papelito que ponía: el señor tal ha entregado tantos litros de leche y después vimos que los dueños de tiendas empezaban a utilizar esos bonos, que efectivamente, acabaron teniendo el valor de moneda en el valle y lograron poner en marcha toda una economía, especialmente alrededor de la alimentación del ganado en las estaciones secas. Eso tuvo un impacto enorme en las inversiones y en el tamaño de la fábrica. LLegamos a tener mil proveedores y según los cálculos había unas tres mil familias que vivían de eso en el valle. Al vender su leche, consiguieron fondos para comprarse vehículos y ganado. Sus hijos pudieron ir al colegio. Hubo casos ejemplares, fue muy interesante. Me dieron la orden del mérito, este premio me lo dio el Estado. Y esto es el Premio Rolex a la Iniciativa, que me llenó de orgullo porque por aquel entonces, no me iba bien y es un reconocimiento único”.

“Nancy, comenta este empleado de la fábrica, comenzó creando una pequeña unidad para pasteurizarla. Al principio tuvo muchos problemas para convencer a los consumidores de las virtudes del nuevo producto, pero a base de obstinación y tesón acabó seduciendo a la clientela”.

Pero además de crear la primera fábrica del mundo de leche de camella pasteurizada, Nancy se ha implicado en diversos proyectos de construcción en la capital, como esta rotonda que lleva su nombre.

La leche producida se transporta y distribuye de inmediato por todas las tiendas de la ciudad, y al contrario que antes, pasa poco tiempo en las estanterías de los supermercados.

Con menos grasa y más vitaminas que la leche de vaca, los consumidores locales consideran ahora que la leche de camella es refrescante y sana.

Y si los mauritanos han adoptado el producto faro de Nancy, ella ha adoptado algo más:

Nancy Abeiderrahmane:
“Esta es mi casa. Ser mauritana es un estado de espíritu, y creo que yo ya soy bastante mauritana”.

Piedra angular de la economía local, cada camella produce aproximadamente 10 litros diarios de leche.

Riad Muasses. euronews:
“Estas camellas suministran leche fresca a la fábrica de Nancy Abeiderrahmane, que posteriormente es pasteurizada y envasada para el consumo en los mercados”.