Última hora

Última hora

La OIT dice no al trabajo infantil y pide combatirlo con educación de calidad

Tienen entre 5 y 14 años, y son 168 millones a lo largo y ancho del planeta. Son niños trabajadores, atrapados desde muy jóvenes en la vorágine

Leyendo ahora:

La OIT dice no al trabajo infantil y pide combatirlo con educación de calidad

Tamaño de texto Aa Aa

Tienen entre 5 y 14 años, y son 168 millones a lo largo y ancho del planeta.
Son niños trabajadores, atrapados desde muy jóvenes en la vorágine laboral, a menudo por salarios miserables y en actividades peligrosas.

El último informe sobre el trabajo infantil de la Organización Internacional del Trabajo, sin embargo, constata una disminución de un tercio de estos pequeños trabajadores desde el año 2000. Sin embargo, la agencia de la ONU denuncia que todavía hay 5 millones niños que viven en condiciones de esclavitud.
De los 168 millones de niños trabajadores en todo el mundo, 78 millones viven en Asia-Pacífico, es decir, el 9,3% de los niños de esta región.
En el África subsahariana son 59 millones, o lo que es lo mismo: el 21% de los niños trabajan.
En América Latina-Caribe son 13 millones, el 8,8% de los niños.
En Oriente Medio y en el norte de África trabajan 9,2 millones, el 8,4% de los niños.

En la India hay millones de menores trabajando, como aquí, en Nueva Delhi. Recogen trapos de la basura, una actividad que no se considerará peligrosa si el Parlamento aprueba una enmienda a la ley de 1986 sobre el trabajo infantil. Paarvati, de 10 años, empieza la jornada a las cinco de la mañana:

“Me gustaría ir al colegio. Muchas veces me hago heridas al revolver la basura, que además huele fatal pero hago esto para ayudar a mis padres.”

La familia, según el padre de Paarvati, no tiene otra opción:
“No puedo mantener a mi familia solo, necesito que mis tres hijas trabajen conmigo. Si no, ¿de dónde vamos a sacar el dinero para la comida? Entre mi esposa, mis hijas y yo ganamos apenas 500 rupias, el equivalente a 7 euros al día.”

El Gobierno indio pretende también autorizar el trabajo de los menores de 14 años después del colegio o durante las vacaciones escolares para ayudar a sus familias o en las empresas familiares.
Y sin embargo, según la OIT, el acceso a la educación primaria es primordial para luchar contra este mal social, además de la mejora de la calidad de la enseñanza, un punto flaco en la India.
Además, la organización recomienda la puesta en marcha de programas de formación profesional para los 75 millones de jóvenes de entre 15 y 24 años sin empleo en el mundo.