Última hora

Última hora

El presidente rumano intenta calmar las manifestaciones con un primer ministro interino

Son las manifestaciones más grandes desde la caída del muro de Berlín y no están orquestradas por ningún líder ni grupo. Han surgido espontáneamente

Leyendo ahora:

El presidente rumano intenta calmar las manifestaciones con un primer ministro interino

Tamaño de texto Aa Aa

Son las manifestaciones más grandes desde la caída del muro de Berlín y no están orquestradas por ningún líder ni grupo. Han surgido espontáneamente y se han extendido como la pólvora por las redes sociales. De momento ya han hecho caer al primer ministro y las decenas de miles de personas que llenan las calles de Bucarest desde hace tres días aseguran que no están dispuestas a parar hasta que la clase política rumana este limpia de corrupción.

“Puede que haya elecciones anticipadas. Hay que mirar la lista con mucha atención y decirle a los que vayan que tienen nuestro apoyo. Tendrán que tener cuidado en quien confían y a quien votan”, decía una manifestante.

La gota que ha colmado el vaso ha sido el incendio el viernes de una discoteca que acabó con la vida de 32 personas. Este jueves el ministro de Educación, Sorin Campeanu, ha sido escogido para reemplazar a Victor Ponta como primer ministro interino tras su dimisión el miércoles.

“He hablado con todos los líderes políticos y espero contar con su apoyo para continuar con esta misión, que considero muy complicada. Rumania es y tiene que seguir siendo un país estable”, declaraba Campeanu.

La situación es tan tensa que el presidente Klaus Iohannis ha anunciado que se reunirá este viernes con varios representantes de la sociedad civil para escuchar las reivindicaciones de la calle. Antes de esta reunión el jefe de Estado atenderá a los representantes políticos.