Última hora

Última hora

Iowa abre las primarias estadounidenses

Cuenta atrás para las primarias estadounidenses. El estado de Iowa abre este lunes el complejo proceso de elección bipartidista entre los candidatos

Leyendo ahora:

Iowa abre las primarias estadounidenses

Tamaño de texto Aa Aa

Cuenta atrás para las primarias estadounidenses. El estado de Iowa abre este lunes el complejo proceso de elección bipartidista entre los candidatos que el próximo noviembre competirán por la Casa Blanca. En el bando republicano el empate es casi total entre Donald Trump y Ted Cruz. El magnate, casado con una eslovena, ha hecho de la lucha contra la inmigación su principal arma electoral. Y la utiliza incluso contra sus correligionarios.

“El mayor problema de Ted Cruz es Canadá”, decía Trump. “Nació allí, y como mucha gente dice, ni siquiera debería estar comptiendo en estas elecciones. Para mí es un problema, porque si Cruz llegase a ser candidato es posible que no pudiera seguir adelante. Es lo que opina la gente”, concluía.

Cruz, nacido en Calgary de madre estadounidense y padre cubano, renunció a su nacionalidad canadiense en 2014 y no es el primer candidato a la presidencia que nació fuera del territorio estadounidense. Las encuestas le dan un 23% de los votos en Iowa, frente al 28% que le otorgan a Trump.

En el campo demócrata, la batalla está entre Hillary Clinton y el senador Bernie Sanders. La secretaria de Estado apela a su larga experiencia para convencer a los indecisos.

“No sólo estáis escogiendo al futuro presidente, sino también al próximo comandante en jefe”, recordaba este domingo en Des Moines. “He pasado mucho tiempo con el presidente Obama en la Sala de Emergencias tomando decisiones con él como asesora presidencial. Y os puedo asegurar que sé lo que eso significa. Me siento absolutamente preparada para garantizar la seguridad y la fortaleza de este país”.

Sanders es, sin duda, la gran sorpresa de estas primarias. Con setenta y cuatro años y una ideología que él mismo define como socialista, el senador por Vermont ha conseguido pasar de un segundo plano a erigirse como la alternativa a Clinton. Sólo tres puntos les separan en las encuestas