Última hora

Última hora

Se confirma la existencia de las ondas gravitacionales predichas por Einstein hace un siglo

Equipos internacionales de científicos han confrimado la detección de ondas graviacionales, una existencia que ya predijo Albert Einstein en 1916 en

Leyendo ahora:

Se confirma la existencia de las ondas gravitacionales predichas por Einstein hace un siglo

Tamaño de texto Aa Aa

Equipos internacionales de científicos han confrimado la detección de ondas graviacionales, una existencia que ya predijo Albert Einstein en 1916 en su Teoría de la Relatividad.

En una rueda de prensa celebrada en Washington, los científicos del Observatorio estadounidense de interferometría láser (LIGO) han confirmado este jueves la primera observación directa de estas ondas, tras meses de rumores y expectación.

Las ondas fueron detectadas el 14 de septiembre de 2015 a las 9:51 de la mañana (UTC) por los 2 observatorios LIGO:

Sus compañeros europeos del programa EGO Virgo también han anunciado el resultado de las investigaciones en directo.

Este hallazgo provoca una revolución en la manera en la que hasta ahora se observaba el cosmos, dando lugar a una nueva astronomía, la “astronomía gravitacional”.

Las ondas gravitacionales son curvas en el espacio-tiempo que se propagan por el universo a la velocidad de la luz y que se generan por los fenómenos más violentos del universo, como la fusión de dos agujeros negros o la explosión masiva de estrellas.

Los astrofísicos contarán ahora con una nueva herramienta para observar el universo.

Si hasta hoy la única forma de asomarse al cosmos era con necesidad de la luz (ondas electromagnéticas), ahora las ondas gravitacionales permitirían no sólo observarlo sino escucharlo por primera vez.

Estas ondas dejarían ver lo que pasa en el interior de, por ejemplo, la fusión de dos agujeros negros y conocer fenómenos aún misteriosos, como remontarse al primer instante del Big Bang.

Las ondas fueron detectadas el pasado 14 de septiembre por los detectores del LIGO, uno localizado en Livingston (Luisiana, EE.UU.) y otro en Hanford (Washington).

El equipo del LIGO ha trabajado en estrecha colaboración con el del detector francoitaliano Virgo, situado cerca de Pisa (Italia).

Einstein descubrió que los objetos que se mueven en el universo producen ondulaciones en el espacio-tiempo y que estas se propagan por el espacio, prediciendo así la existencia de estas ondas gravitacionales.