Última hora

Última hora

Cuenta atrás para la Cumbre Europea decisiva sobre el futuro del Reino Unido en la UE

Esta semana, el primer ministro británico David Cameron ha presionado a los países miembros de cara a conseguir apoyo en la cumbre que se celebra a partir de este jueves en Bruselas. Cameron busca la

Leyendo ahora:

Cuenta atrás para la Cumbre Europea decisiva sobre el futuro del Reino Unido en la UE

Tamaño de texto Aa Aa

Esta semana, el primer ministro británico David Cameron ha presionado a los países miembros de cara a conseguir apoyo en la cumbre que se celebra a partir de este jueves en Bruselas. Cameron busca la aprobación al borrador de reformas que plantea el Reino Unido para permanecer en la UE.

“No tenemos un plan B, tenemos un plan A: el Reino Unido permanecerá en la UE como miembro constructivo y activo”, dice Jean-Claude Juncker, presidente de la Comisión Europea.

‘Está claro que la Unión Europea nunca ha estado en una situación tan dramática como la de esta semana”, afirma Martin Schulz, presidente de la Eurocámara.

“El riesgo de la ruptura es real. De hecho, este proceso es muy frágil, hay que tratarlo con cuidado, lo que está roto no puede ser reparado “, dice Donald Tusk, presidente del Consejo Europeo.

El Reino Unido propone un sistema de “tarjeta roja” por el que los países miembros podrían bloquear propuestas legislativas comunitarias si atentan contra sus intereses nacionales. Esta idea tiene muchos apoyos en otros estados miembros.

Londres propone que se deje de aplicar en Gran Bretaña el compromiso recogido en el tratado de la UE que pide a los países avanzar hacia una unión más estrecha.

La petición de Londres de asegurar que los países que no están en la zona euro no estén en desventaja genera muchas dudas, ya que podría abrir las puertas a un posible veto británico a decisiones internas y políticas de la eurozona.

Gran Bretaña quiere limitar el acceso a ciertos beneficios a los trabadores de otros países miembros que vienen a trabajar a su territorio. Cuatro años de residencia sería el requisito. Países como Polonia, Eslovaquía, República Checa y Hungría ya han manifestado su oposición a esta propuesta.

Cameron quiere sellar un compromiso que satisfaga las demandas de Londres para hacer campaña por el “SÍ” en el referendo sobre la permanencia del Reino Unido en la UE.

Si el primer ministro no logra un pre-acuerdo, los euroescépticos británicos aprovecharán la coyuntura para defender el “NO” a la UE.