Última hora

Última hora

50.000 niños sirios están condenados a ser sin papeles en el Líbano

Cincuenta mil niños sirios están condenados a ser sin papeles en el Líbano según la ONU. Aunque tiene la tasa de refugiados por habitante más alta

Leyendo ahora:

50.000 niños sirios están condenados a ser sin papeles en el Líbano

Tamaño de texto Aa Aa

Cincuenta mil niños sirios están condenados a ser sin papeles en el Líbano según la ONU.
Aunque tiene la tasa de refugiados por habitante más alta del mundo, el Líbano no ha firmado la Convención de los Refugiados de 1951 y por lo tanto, no autoriza los campos de la ONU para los sirios. Desde 2011, 70 mil sirios han nacido en el Líbano, pero la mayoría no están registrados. Es el caso de Nour, que nació hace siete meses en el valle de Bekaa.

“Un niño que no está registrado- asegura su madre- será para siempre un apátrida aquí, en el Líbano, y en Siria. Si no podemos registrarla aquí será un problema. Si vamos a Siria, donde tampoco está registrada y nos paran, no tenemos ninguna manera de demostrar que es nuestra hija. Es un problema porque si vamos a Siria allí tampoco la querrán registrar.”

Si Nour no consigue papeles, su familia se quedará atrapada en el callejón sin salida del exilio. Esto es lo que aconseja la ONU a los padres para registrar a sus hijos, y hay que hacerlo obligatoriamente antes de su primer año de vida. El primer paso es obtener una notificación de nacimiento del hospital o de la matrona.
Con ese papel, sus documentos de identidad y el certificado de estado civil pueden solicitar a un notario previo pago de 20 dólares una partida de nacimiento. Una vez obtenida, los padres pueden inscribir al niño en la administración libanesa. El problema es que llegados a este punto, el 68% no lo consigue.
Para los sirios nada es fácil en el Líbano: no tienen derecho a trabajar, e ir a Beirut para renovar sus papeles en la embajada siria les da miedo. Un proceso kafkiano, como explica otro padre de un bebé sin papeles: “Nos dijeron que teníamos que renovar nuestros papeles para poder registrar a mi hijo recién nacido. No van a hacerlo hasta que no renovemos nuestra documentación, pero ni mi mujer ni yo cobramos nada desde hace un año, y necesitamos al menos 400 dólares por cabeza para renovar nuestro permiso de residencia. En total necesitamos unos mil dólares.”

Un nuevo drama humano se está gestando en Oriente Próximo, con una generación de niños sin papeles, apátridas, privados de derechos fundamentales como la educación, la sanidad, y un empleo digno. La falta de documentos los deja además más indefensos ante los traficantes.