Última hora

Última hora

Trump ya ha sustituido a la fiscal general de EEUU que se negó a defender el veto a inmigrantes

A rey muerto rey puesto.

Leyendo ahora:

Trump ya ha sustituido a la fiscal general de EEUU que se negó a defender el veto a inmigrantes

Tamaño de texto Aa Aa

A rey muerto rey puesto. Así lo entiende Donald Trump, que tras despedir de manera fulminante a la hasta ahora fiscal general en funciones, Sally Yates, ya la ha sustituido por Dana Boentes, hasta ahora fiscal para el distrito este del estado de Virginia que se ha dicho “honrado” de aceptar el encargo.
Yates había desafiado a Trump ordenando a los abogados del Departamento de Justicia que no defendieran en los tribunales el controvertido veto a inmigrantes y refugiados. Su postura ha sido en cambio alabada por altos representantes del partido demócrata.
“Sally Yates ha asumido una posición basada en el principio moral y legal en la más alta tradición del Departamento de Justicia, diciendo que estas órdenes no pueden ser defendidas, que el imperio de la ley y la moralidad es más importante que un edicto impulsivo de un gobernante que aparentemente no entiende la ley, o al menos su aplicación”, decía Richard Blumenthal, Senador Demócrata por Connecticut.
El veto de Trump, recibido con multitudinarias protestas dentro y fuera de Estados Unidos, suspende temporalmente el ingreso al país de todos los refugiados así como la concesión de visados a siete países de mayoría musulmana: Libia, Sudán, Somalia, Siria, Irak, Yemen e Irán.

Nuestro corresponsal en Washington, Stefan Grobe, nos da su opinión sobre el asunto: “Algunos comentaristas políticos han comparado la destitución de la fiscal general interina por desafiar el controvertido veto migratorio de Trump a la lucha que tuvo Nixon con el Departamento de Justicia en la llamada Masacre del Sábado por la Noche. Las circunstancias hoy son completamente distintas. Nixon estaba ocultando un delito y Trump pretende defender una decisión política que no ha sido bien ejecutada. Este es el problema de Trump. El presidente ha actuado precipitadamente y sin tener en cuenta el procedimiento jurídico y político para resolver un problema que viene de su imaginación. No hay una ola de terroristas disfrazados de refugiados sirios que amenaza Estados Unidos. Trump está dándole a su electorado la sangre que demanda al mismo tiempo que exaspera a la opinión pública estadounidense y solo han pasado 11 días desde que tomó posesión del cargo”.