Última hora

Última hora

Juzgan en Grecia a los bomberos españoles acusados de tráfico de personas

Leyendo ahora:

Juzgan en Grecia a los bomberos españoles acusados de tráfico de personas

Juzgan en Grecia a los bomberos españoles acusados de tráfico de personas
Tamaño de texto Aa Aa

Este lunes van a ser juzgados en Grecia los tres bomberos españoles acusados de tráfico de personas. Manuel Blanco, José Enrique Rodríguez y Julio Latorre han viajado a la isla de Lesbos para asistir a la vista oral, convencidos de que serán declarados inocentes.

Fueron detenidos en enero de 2016, cuando trabajaban en el rescate de inmigrantes cuyas lanchas amenazaban con hundirse. Trabajaban como voluntarios para la ONG Proem-AID, que considera impensable una sentencia condenatoria.

"Vinieron aquí solo para ayudar, no por dinero y por supuesto tampoco para traficar con personas -dice Lara Lusson, portavoz de la ONG- . Han sido dos años y medio muy difíciles para ellos y sus familias. Están completamente seguros de que serán liberados porque no hay otra posibilidad. Están tranquilos, pero también algo asustados".

En marzo pudimos hablar con Manuel Blanco, esta es la entrevista.

El veredicto se conocerá esta misma semana, es posible que este mismo lunes. El tráfico de personas están penado en Grecia hasta con diez años de cárcel. Haris Petsikos, el abogado que representará a los bomberos durante la vista, dice que sus clientes confían en la justicia.

"Se les acusa de haber remolcado a refugiados para que entraran en aguas territoriales griegas. Algo que está mal, pero que nunca se produjo. Esas personas son funcionarios, bomberos entre los mejor entrenados de España. Están certificados para realizar rescates por tierra y mar. Vinieron en una misión oficial, les enviaron para que ayudaran a las autoridades griegas y ahora se enfrentan a esta acusación, una acusación desafortunada, en mi opinión. Aún así confían en la justicia griega", asegura.

Los bomberos contarán con el respaldo durante el juicio de la consejera de Justicia del Gobierno andaluz, Rosa Aguilar, así como de una delegación de diputados del Parlamento autonómico y del Ayuntamiento de Sevilla.