Detrás de la caída de Truss: la historia de un Gobierno de 44 días

Access to the comments Comentarios
Por Alasdair Sandford
Liz Truss comparece en el 10 de Downing Street para anunciar su dimisión.
Liz Truss comparece en el 10 de Downing Street para anunciar su dimisión.   -   Derechos de autor  Alberto Pezzali/alberto pezzali

Apenas seis semanas después de que Liz Truss se plantara frente al número 10 de Downing Street al convertirse en primera ministra y dijera "juntos capearemos el temporal", las olas acabaron por desbordarla.

En sus 44 veretiginosos días en el cargo, su plan económico fue desechado, perdió a dos ministros, sus índices de popularidad cayeron en picado, su autoridad fue destruida, su partido se amotinó y la reputación internacional del Reino Unido quedó hecha añicos.

Todo ello a pesar de contar con una amplia mayoría de gobierno y de querer pasar página de la montaña rusa que supuso la presidencia de Boris Johnson.

¿Cómo se ha llegado a esto?

Un "plan audaz" que explota a lo grande. Truss tomó posesión de su cargo prometiendo "ofrecer un plan audaz para reducir los impuestos y hacer crecer la economía". Pero cuando Liz Truss y Kwasi Kwarteng empezaron a actuar, se desató un huracán.

El "minipresupuesto" del ex-ministro de finanzas prometió miles de millones de libras de recortes fiscales sin financiación y sin ningún análisis independiente para tranquilizar a los mercados. Los mercados, debidamente "asustados", hicieron que la libra se desplomara y los costes de los préstamos se dispararan. El Banco de Inglaterra intervino para limitar los daños.

Varios ajustes parciales resultaron insuficientes, hasta que el sustituto de Kwarteng, Jeremy Hunt, revirtió prácticamente todo el plan.

"Fuimos demasiado lejos, demasiado rápido": tanto Truss como Hunt utilizaron exactamente las mismas palabras en su análisis de lo que salió mal, en lo que los más cínicos podrían describir como un raro arrebato de unidad del gabinete.

Incluso algunos de los críticos de la ex primera ministra están de acuerdo en que ha identificado problemas crónicos subyacentes en la economía británica, como el estancamiento del crecimiento, que deben ser abordados.

También hubo indicios de relaciones más cálidas con la Unión Europea, incluyendo lo que el ministro de Asuntos Exteriores de Irlanda acogió como una mejora de la ambiente en el enfoque de los acuerdos para Irlanda del Norte.

El florecimiento de palabras cálidas en las últimas semanas y la participación en la reunión de la Comunidad Política Europea (CPE) en Praga mostraron que Truss podía alejarse del enfoque ireflexivo de Johnson de "decir no a todo lo que lleve la palabra 'Europa'", sin perder el apoyo del partido", explicaba a Euronews Simon Usherwood, profesor de Política y Estudios Internacionales en la Open University.

La 'economía del ábaco' y la 'ortodoxia del Tesoro'

En la campaña electoral del verano, Liz Truss prometió repetidamente recortes de impuestos "el primer día" de su mandato, al tiempo que criticaba a las instituciones financieras establecidas.

“Todo este lenguaje de recortes fiscales sin financiación implica el modelo estático, la llamada "economía del ábaco" que la ortodoxia del Tesoro ha promovido durante años, pero que no ha funcionado para nuestra economía", dijo en un acto electoral en Birmingham en agosto.

Cuando Kwarteng anunció su "Plan de Crecimiento" el 23 de septiembre, el efímero ministro de Economía dijo triunfalmente que cumplía las promesas de "liberar el enorme potencial de este país".

Pero, en palabras del propio minipresupuesto, el "mayor paquete de recortes fiscales en generaciones" dejaba para más adelante la forma en que serían "finalizados y contabilizados", confiando en cambio en los vagos beneficios que "se espera que se produzcan".

Los economistas, y sobre todo los mercados, retrocedieron horrorizados. Insistieron en que las sumas deben cuadrar. El bloguero jurídico David Allen Green describió el plan presupuestario como "una forma de pensamiento mágico", elaborado por una administración movida por "nada más" que la ideología.

"No hay ningún compromiso con el mundo real tal y como es, y ni siquiera se entiende que haya un mundo real fuera con el que comprometerse. Los elementos fundamentales de su visión política son diferentes y extraños: esto es Narnia, esto es Oz, esto es el País de las Maravillas, esto es el País de Nunca Jamás. "Podemos entrar en su mundo, pero ellos no tienen ninguna noción del nuestro".

Fuera los expertos, dentro los leales

El 17 de octubre, el Instituto para el Gobierno del Reino Unido celebró una mesa redonda titulada: "Cómo no dirigir un gobierno: las lecciones de los primeros 40 días de Liz Truss".

Uno de los primeros temas fue la relación de Liz Truss con la Administración Pública del Reino Unido. En particular, su despido del funcionario más veterano del Tesoro, Tom Scholar, se produjo a pesar de las advertencias de que su experiencia sería necesaria.

Otro nombramiento controvertido fue el de Mark Fullbrook, estratega político y miembro de grupos de presión, como jefe de gabinete de la ya ex primera ministra.

Jill Rutter, del think-tank El Reino Unido en una Europa cambiante, y antigua directora de programas del instituto, dijo que la actual saga no era la primera vez que un Gobierno tenía problemas con un cambio de primer ministro a mitad de mandato.

"Una de las grandes críticas al Gobierno de Boris Johnson fue que era un Gobierno de campaña y que nunca había aprendido a gobernar", dijo al panel.

"Y, sin embargo, Liz Truss nombra como jefa de gabinete a alguien que hace campaña, no a alguien con experiencia en el gobierno, y se podría haber pensado que una de las lecciones que se podrían haber sacado de los años de Johnson es que se necesita gente que sepa cómo hacer que la máquina funcione correctamente".

Un rasgo llamativo del gabinete inicial de la ex primera ministra fue la fuerte presencia de los leales que la habían apoyado para ser primera ministra. Se pensaba que esto podría causar problemas con los diputados conservadores, de los que sólo una minoría había votado por ella.

"Creo que tanto el gabinete de Johnson como el de Truss demuestran que, en cierto modo, la gente aprendió una mala lección de los problemas de Theresa May: que no puedes permitirte un gabinete dividido como receta para la inmovilidad y la parálisis, y que, por tanto, tienes que llenar tu gabinete con tus leales", aseguraba Jill Rutter, que continuaba: "Creo que la gente tiene que ser capaz de crear gabinetes que reflejen un mayor equilibrio de opiniones en el partido".

Miembros tories contra diputados tories

Aunque el ex ministro de Finanzas Rishi Sunak encabezó las encuestas de los diputados tories en la contienda por el liderazgo, un factor importante en la última ronda de votaciones que impulsó a Truss a la segunda vuelta fue su popularidad entre las bases del partido.

Durante todo el mes de agosto rechazó sistemáticamente las advertencias de Sunak y otros sobre sus planes de reducción de impuestos, y finalmente los miembros la apoyaron.

"El uso del voto de los miembros del partido a favor de Truss fue lo mejor que pudo haber sido y los diputados no le echan en cara haber llegado al poder de esta manera", dijo Simon Usherwood a Euronews.

"Sí, crea problemas con la opinión pública (sobre todo cuando los laboristas le dan la razón en repetidas ocasiones), pero la única forma en la que obviamente la ha perjudicado internamente fue que no había la protección de una promesa de manifiesto para hacer frente a los diputados".

Pero, ¿hasta qué punto este pequeño "selectorado" de miembros tories -descrito en el New Statesman por el columnista Rory Scothorne como típicamente "mayores de 50 años, hombres, ricos y de derechas"- coincide con el público en general?

"Las opiniones de los miembros del Partido Conservador son realmente muy diferentes a las de los diputados del Partido Conservador, y los diputados del Partido Conservador se acercan más a las opiniones de los votantes del Partido Conservador, lo que creo que es muy interesante sobre la forma en que el Partido Conservador selecciona a sus líderes", dijo Jill Rutter, citando una investigación de UK in a Changing Europe.

Scothorne defiende firmemente que los partidos sean gobernados por sus miembros, citando "la contribución más vital que los partidos, como grandes organizaciones llenas de gente corriente y no elegida, hacen a la democracia".

Sin embargo, el ex candidato al liderazgo de los Tories, Rory Stewart, que ya no está en el partido, cree que permitir que los miembros elijan al líder del partido ha sido un problema tanto para los Tories como para los Laboristas -cuyo anterior líder, Jeremy Corbyn, también estaba en desacuerdo con sus backbenchers, y en 2019 llevó al partido a su mayor derrota electoral en décadas.

"No hay nada democrático en pagar dinero para afiliarse a un partido político. No importa si tienes 100.000 miembros o 500.000, no es democrático. Al menos los diputados son elegidos, tienen algún tipo de mandato democrático", dijo Stewart, en su podcast conjunto con el ex portavoz de prensa de Tony Blair, Alastair Campbell, el 14 de octubre.

"Que los diputados voten a un primer ministro es la forma tradicional... tiene algún tipo de sentido democrático. Pero que voten las bases es lo que llevó Jeremy Corbyn, lo que llevó Boris Johnson, es lo que llevó a Liz Truss, y es un sistema muy, muy malo".

Brexit: ¿el elefante en la habitación?

Liz Truss continuó con el tono euroescéptico del partido de los últimos años durante su campaña de liderazgo, prometiendo que se legislaría para deshacerse de los acuerdos del Brexit en Irlanda del Norte y que se eliminarían todas las leyes de la UE que aún se aplican en Gran Bretaña.

Ella y otros conservadores han hablado a menudo de aprovechar al máximo las "oportunidades" del Brexit, mientras que para los laboristas se trata ahora de "hacer que el Brexit funcione".

"El Brexit está 'hecho' para muchos políticos británicos, así que ya no es el hilo conductor que era antes", dice Simon Usherwood. Para muchos críticos, el Reino Unido no está haciendo frente a la creciente evidencia del daño que ha causado.

El martes, el jefe de Ryanair, Michael O'Leary, describió la situación económica de Gran Bretaña como un "accidente de coche" provocado por el voto del país a favor de abandonar la Unión Europea en 2016.

"El minipresupuesto fue una especie de fracaso espectacular de todo el concepto del Brexit", dijo. "Ella (Liz Truss) fue elegida apelando a todos los Brexiteers durante los últimos tres meses y es el último, creo, fracaso del Brexit y de los Brexiteers".

Su opinión fue secundada el jueves por el antiguo negociador de la UE para el Brexit, Michel Barnier: "No todas las dificultades (del Reino Unido) se deben al Brexit, simplemente estoy convencido de que el Brexit lo hace todo más difícil", tuiteó.

"¿Cómo puede un gobierno seguir haciendo tanto daño? La respuesta para el reciente presupuesto no es difícil de encontrar, pero todo se remonta en última instancia al Brexit", escribió el economista Simon Wren-Lewis en un blog a principios de octubre.

"Como he subrayado a menudo, el Brexit fue un excelente dispositivo de clasificación. Los políticos que siguieron la evidencia salieron perdiendo, y los que ignoraron la evidencia llegaron al poder."

**Las divisiones sobre Europa habían plagado al Partido Conservador incluso antes de que Margaret Thatcher fuera destituida en 1990, y han continuado desde entonces.**En la última década, las guerras del Brexit han eclipsado los mandatos de la creciente lista de líderes del país -desde Cameron hasta May, pasando por Johnson y Truss- y el partido sigue dividido por facciones rivales cuando ahora se trata de elegir a su sucesor.