Última hora
This content is not available in your region

La robótica tiene el potencial de desempeñar un papel importante en la lucha contra el Covid-19

Por MOFA Japan
El Robot de Apoyo Humano de Toyota combina la automatización avanzada de fábrica y las tecnologías de sensores para moverse en estancias y recoger objetos con destreza
El Robot de Apoyo Humano de Toyota combina la automatización avanzada de fábrica y las tecnologías de sensores para moverse en estancias y recoger objetos con destreza   -   Derechos de autor  MOFA Japan
Tamaño de texto Aa Aa

La pandemia del coronavirus ha supuesto enormes retos para el personal sanitario, empresas, gobiernos y ciudadanos en general. A medida que se impulsa la adaptación de los sistemas humanos, los innovadores tecnológicos de Japón han ido desarrollando posibles soluciones. Los robots están cada vez más presentes en nuestra vida cotidiana. Sus capacidades serán de gran ayuda durante estos momentos difíciles, contribuyendo a reducir la carga de los trabajadores sanitarios, llevando a cabo las medidas preventivas necesarias, y brindando a las personas en aislamiento un mayor vínculo con el mundo exterior.

© MOFA Japan
La versión móvil de la OriHime del Ory Laboratory puede brindar nuevas oportunidades laborales a las personas con discapacidad.© MOFA Japan

OriHime abre nuevas posibilidades para trabajar desde casa

Si bien las descripciones comunes del robot con frecuencia son aquellas donde se sigue mecánicamente un programa fijo o donde se determinan de forma independiente sus propias acciones a través de la IA avanzada, también tiene otra función y está demostrando ser tan versátil como importante: avatares. El Ory Laboratory en Japón ha estado desarrollando robots con el propósito de “aliviar la soledad humana” proporcionando a las personas un medio para participar en actividades sociales cuando ellos mismos no pueden estar físicamente presentes. Los robots OriHime permiten a las personas que están aisladas, ya sea por discapacidad, hospitalización o por otras razones, ver y escuchar lo que sucede alrededor del robot y luego utilizarlo para interactuar con otras personas. Los modelos van desde robots de comunicación de sobremesa hasta robots móviles a gran escala capaces de moverse y realizar tareas físicas.

Durante la pandemia del coronavirus, las capacidades del OriHime han cobrado una nueva importancia. Cada vez más personas están reduciendo el tiempo que pasan fuera en espacios públicos, sin embargo, aún existe la necesidad de contar con empleados en las tiendas y restaurantes. Algunas empresas ya han estado empleando al OriHime para permitir a los empleados con discapacidad trabajar realizando funciones tales como la toma de pedidos de clientes en cafeterías y sirviendo comida. El usuario puede ver y escuchar lo que está alrededor del robot y realizar tareas a través de una interfaz altamente intuitiva que le permite dirigir el robot desde su casa. A medida que más personas trabajan desde casa, existe la posibilidad de que las empresas adopten robots como OriHime para protegerse a sí mismos y a los clientes de infecciones, mientras siguen desempeñando funciones interactuando con el público en general. Si bien esta aplicación puede tardar un tiempo en implementarse, Ory Laboratory está trabajando en la ampliación de las capacidades del OriHime, incluida la mejora de su capacidad para permitir que los usuarios hablen, escuchen y carguen objetos.

© MOFA Japan
Los modelos de comunicación más pequeños del OriHime permiten a los usuarios ver y escuchar su entorno mientras interactúan con los demás.© MOFA Japan

PATORO automatiza la tarea de desinfección de espacios públicos

Una de las medidas más importantes que podemos tomar para protegernos del COVID-19 es reducir el riesgo de exposición al virus. A nivel personal, esto incluye medidas como el uso de mascarillas y el lavado frecuente y minucioso de manos. Esto también incluye la desinfección de las superficies que tocamos, especialmente si también son tocadas por otros, como los pasamanos. Esto se vuelve aún más importante al darnos cuenta de que las personas que tienen más probabilidades de necesitar un pasamanos, incluidas las personas con discapacidad y las personas mayores, también son las que corren mayor riesgo de sufrir efectos graves si se exponen al COVID-19. La contramedida tradicional para la mayoría de los espacios públicos ha sido que el personal de limpieza los desinfecte, pero su efectividad se reduce por el hecho de que solo pueden desinfectarlos de manera intermitente entre sus muchas otras tareas. Esta actividad en sí también añade el riesgo de exposición.

© MOFA Japan
Además de realizar tareas de seguridad, el PATORO de ZMP se ha adaptado para rociar también desinfectante en superficies de alto tráfico durante su patrulla.© MOFA Japan

Como posible solución, el innovador en robótica ZMP, con sede en Tokio, ha adaptado su robot PATORO para desinfectar también superficies durante sus tareas habituales. PATORO fue desarrollado originalmente como un robot de seguridad autónomo que puede observar y analizar su entorno, pero en respuesta a la crisis del COVID-19, ZMP aumentó su operatividad añadiendo la función de pulverización. El robot ahora se puede programar para aplicar desinfectante a los pasamanos, tiradores de puertas, botones de ascensores y otras superficies de uso continuo mientras patrulla su área. PATORO ya se ha puesto en marcha en varias estaciones y edificios gubernamentales de Tokio, y las empresas también están considerando la posibilidad de emplearlo.

MOFA Japan
El Robot de Apoyo Humano de Toyota combina la automatización avanzada de fábrica y las tecnologías de sensores para moverse en estancias y recoger objetos con destrezaMOFA Japan

El Robot de Apoyo Humano de Toyota puede brindar la asistencia necesaria en las instalaciones sanitarias

Aunque es famoso por sus automóviles, Toyota también ha sido un innovador global en robótica, que ahora está siendo empleada en una creciente gama de áreas. Una de estas es el sector de la sanidad, sometido a una presión enorme debido a la pandemia. Si bien los hospitales y otras instalaciones tienen que operar más allá de su capacidad, la carga adicional del COVID-19 no ha reducido las necesidades previamente existentes de aquellos que requieren atención médica continua, como las personas mayores y las personas con discapacidad. El Robot de Apoyo Humano (HSR) de Toyota podría brindar asistencia trabajando con pacientes que actualmente reciben atención a largo plazo. El robot se beneficia de la experiencia de Toyota tanto en la automatización de fábricas como en los sensores automotrices, que le dan la capacidad de coger y levantar una amplia gama de objetos entre el nivel de los ojos y el nivel del suelo, mientras se mueve entre habitaciones y mobiliario. El robot es capaz de entregar objetos a las personas con cuidado y de manera segura, e incluso puede recoger trozos de papel del suelo. Equipado con pantallas de vídeo que se pueden utilizar para la comunicación, el robot tiene el potencial para ayudar a reducir la carga de trabajo del personal de atención médica, al tiempo que les permite a los pacientes disponer de más comodidad y autonomía.

El HSR no ha sido empleado directamente en la lucha contra el COVID-19 pero tiene muchas posibles aplicaciones, especialmente como un medio para reducir la propagación de la enfermedad. Al brindar atención a pacientes a largo plazo quienes son más vulnerables, el HSR podría reducir la posibilidad de que el personal transmita la infección entre pacientes sin darse cuenta. Y al proporcionar asistencia presencial regular a los pacientes, los robots también podrían ayudar a permitir que el personal del hospital concentre su atención en tareas más complejas.

© MOFA Japan
El HSR les da la posibilidad a los pacientes de disfrutar de una mayor autonomía y comodidad, al tiempo que reduce la carga de trabajo del personal sanitario.© MOFA Japan

El desarrollo de tecnología relacionada con todas nuestras vidas

La pandemia del coronavirus ha enfrentado todos los aspectos de la vida a nuevas presiones, pero también ha puesto de relieve los desafíos existentes en la sociedad, especialmente para aquellos con discapacidad o problemas de salud. Las tecnologías de robótica avanzadas tienen el potencial de mejorar en gran medida la seguridad pública y la calidad de vida, especialmente para las personas vulnerables, y los innovadores de Japón están trabajando continuamente para hacer realidad estas tecnologías. Quizás en la próxima década veamos robots sirviendo y ayudando diariamente en funciones públicas.