Última hora

Última hora

COP21: los puntos fundamentales del acuerdo

Con el año más caluroso registrado hasta ahora llegando a su fin, y tras cuatro años de arduas negociaciones, el pasado sábado se adoptó por fin un

Leyendo ahora:

COP21: los puntos fundamentales del acuerdo

Tamaño de texto Aa Aa

Con el año más caluroso registrado hasta ahora llegando a su fin, y tras cuatro años de arduas negociaciones, el pasado sábado se adoptó por fin un acuerdo sobre el clima en París.

Laurent Fabius. Ministro de Exteriores francés y presidente de la COP21:
“El acuerdo de París para el clima ha sido aceptado”

Seis años después del fiasco de Copenhague, el alivio, y hasta la euforia son palpables. Poner de acuerdo los intereses de 195 países es ya es un enorme éxito. Pero, ¿cuáles son los principales puntos de este acuerdo destinado a limitar los desarreglos climáticos? El objetivo es limitar el calentamiento “muy por debajo de 2ºC”, y proseguir los esfuerzos para limitar la subida a 1,5ºC.

Los compromisos establecidos por los países para reducir sus emisiones de gases de efecto invernadero de cara a la COP suponen un aumento de +3ºC con respecto a la era preindustrial.

El objetivo es detener cuanto antes el aumento de las emisiones de gases de efecto invernadero; y a partir de 2050, lograr el equilibrio entre las emisiones y la absorción por los sumideros de carbono.

El pacto prevé un mecanismo de revisión de los objetivos cada cinco años. El primer balance se hará en 2025. Cada revisión debe mostrar un progreso con respecto a la precedente.
Una de las exigencias fuertes de los países del sur sobre el fondo de ayuda a los países en desarrollo también ha sido adoptada.
Los países ricos deben donar 100.000 millones de dólares anuales a partir de 2020. Cinco años después se establecerá una nueva suma más elevada.

El texto reconoce la necesidad de un mecanismo de “pérdidas y daños” asociado a los efectos adversos del cambio climático, pero no compensaciones.
El pacto no establece sanciones y será parcialmente vinculante, pero sobre todo determina la importancia de fijar un precio al carbono para estimular la transición energética. Entrará en vigor en 2020.