Última hora

Carreras de camellos: recuperando una tradición beduina en Dubái

Carreras de camellos: recuperando una tradición beduina en Dubái
Euronews logo
Tamaño de texto Aa Aa

Es fácil olvidar que Dubái es una ciudad construida en el desierto. Pero sus tradiciones se encuentran firmemente enraizadas en la ancestral cultura beduina.

El camello u "oveja del desierto", como es conocido aquí, constituye todo un símbolo de esas tradiciones. Visitarlos en el Camel Racing Club de Dubái es una experiencia abierta a todos.

Carreras con jockeys robots

Los generosos premios ofrecidos en el hipódromo de Al Marmum atraen a propietarios de camellos de toda la península arábiga.

Durante las carreras conducen sus vehículos al lado de los camélidos tocando el cláxon con entusiasmo y empleando un control remoto para guiar a un jockey robot colocado encima del animal.

El evento es un placer en todos los sentidos, y una verdadera experiencia de inmersión en esta apasionante cultura.

"Cuando vienen los turistas a las pistas de carreras de camellos ven algo nuevo", cuenta Ali Said Bin Sarud, presidente del Dubai Camel Racing Club. "Ven cómo se trata a los camellos y cómo los camellos compiten entre sí. También ven cómo la sociedad de los Emiratos los respeta".

El evento cultural beduino más importante

Muy cerca de allí se celebra la cita más importante del calendario cultural beduino.

El Festival del Patrimonio cultural de Al Marmum celebra todos los años la cultura árabe del desierto y su importante papel en la identidad de su pueblo.

El tradicional "ayala" o baile con palos es interpretado por dos filas de bailarines que se mueven casi pegados entre sí, simbolizando la unidad y cooperación tribales.

Antiguamente las familias vivían en el desierto como nómadas y los camellos formaban parte de su día a día.

Camellos como mascotas

Los emiratíes tradicionales no solo utilizaban a los camellos como medio de transporte, sino que eran un miembro más de la familia. Bebían su leche y eran tratados como mascotas.

"Hemos crecido en el entorno de las carreras de camellos", recuerda Ali Said Bin Saroud. "Solíamos llevar una vida al estilo beduino. Hemos crecido viendo a nuestro padre montando en camellos, entrenando camellos y llevándolos a las carreras. Nuestra actividad es fruto del entorno en el que hemos vivido".

Cuando la tecnología facilitó otras formas de desplazamiento, el anterior presidente de los Emiratos Árabes Unidos promovió las carreras de camellos como reconocimiento a su importante papel en la sociedad local.

"El jeque Zayed bin Sultan Al Nahyan, Dios lo tenga en su gloria, recuperó las carreras de camellos para nuestra comunidad y el valor de estos animales", continúa Ali Said Bin Saroud. "Porque pertenecían a nuestro ambiente, a nuestros padres y abuelos".

La familia real de Dubái, los Maktum, aún apoyan activamente las carreras de camellos y su papel en la preservación de costumbres y prácticas ancestrales.

Ursula, una alemana criadora de camellos

La alemana Úrsula Musch ejerce de inusual embajadora de la cultura de los Emiratos. Visitó la zona en 1993, y hace veinte años, después de ser acogida por una familia local, hizo de este campamento en el desierto su hogar .

Aquí cría camellos y comparte sus experiencias con los visitantes.

"Quiero dar a los extranjeros, a otras personas, la oportunidad de conocer algo sobre la hospitalidad árabe, sobre sus tradiciones, su cultura", asegura Ursula Musch, criadora de camellos. "Mostrarla a gente que no tiene la suerte de conocerla. Es lo que he querido hacer desde que empecé. La cría era mi afición, mi pasión, la posibilidad de dedicarme a esto surgió por casualidad".

Úrsula se familiarizó con la cultura del desierto gracias a una familia local, de la misma forma que habían hecho antes ellos.

"El camello también te da libertad. Es un animal relajado, un animal orgulloso y el emiratí se siente orgulloso de él. ¡Y yo también!"

Con razón el camello ha conservado un lugar tan relevante en la identidad cultural de Dubái después de que las familias locales dejaran de depender de él para sobrevivir.

Euronews ya no es accesible en Internet Explorer. Microsoft no actualiza este navegador y no admite las últimas mejoras técnicas. Le recomendamos que utilice otro navegador, como Edge, Safari, Google Chrome o Mozilla Firefox.