Última hora
This content is not available in your region

Termina la operación de sacrificio de 5.000 camellos salvajes en Australia por la sequía y el calor

Termina la operación de sacrificio de 5.000 camellos salvajes en Australia por la sequía y el calor
Derechos de autor  Dominio Público - Flickr - cazzjj
Tamaño de texto Aa Aa

En cinco días, las autoridades han liquidado la campaña con la que pretendían reducir la amenaza que los camellos suponen para la población, debido a la situación de sequía y calor extremo. La operación aérea ha acabado con la vida de 5.000 camellos salvajes en el país.

El Ayuntamiento del estado de Australia del Sur ha asegurado que manadas "extremadamente grandes" de camellos, en busca de agua y alimentos, se acercaban cada vez más a las zonas pobladas, amenazando las reservas de las aldeas y causando daños a los vehículos.

2019 ha sido el año más caluroso y seco para el continente, lo que ha provocado los dramáticos incendios y la escasez de agua en muchas localidades.

La campaña -que ha tenido lugar en las tierras aborígenes Anangu Pitjantjatjara Yankunytjatjara (APY), al noroeste del estado de Australia Meridional- terminó el domingo, según dijo Richard King, administrador de estos territorios, donde viven unas 2.300 personas.

Frente a la polémica que ha generado esta decisión, Kling afirmaba que entienden "a los defensores de los animales, pero hay mucha información que no se conoce sobre la situación de uno de los lugares más secos y remotos de la Tierra".

Kling, además, explicó en su declaración que "los camellos debilitados, a menudo quedan atrapados en los pozos hasta el punto de morir, contaminando los escasos suministros de agua".

Polémica para los defensores de los animales

La decisión incendió las redes sociales y movilizó a los defensores de los animales. Desde la APY justificaron la campaña en un comunicado: "Deshacerse de los camellos salvajes es una forma de frenar las emisiones de gases de efecto invernadero" en la región. Estos animales, considerados una plaga porque no son autóctonos, emiten una media de una tonelada de dióxido de carbono al año.