Última hora
This content is not available in your region

¿Qué son los ‘coronabonos’ y cómo podrían revitalizar la economía de la UE?

¿Qué son los ‘coronabonos’ y cómo podrían revitalizar la economía de la UE?
Derechos de autor  CARLOS COSTA/AFP or licensors
Tamaño de texto Aa Aa

¿Puede esta pandemia obligar a la Unión Europea a romper uno de sus mayores tabúes y crear una nueva forma de deuda mutualizada para todo el bloque europeo?

Los líderes europeos discutirán en su próxima reunión si los llamados coronabonos pueden ayudar a financiar la lucha contra la COVID-19 y la reconstrucción de las economías nacionales tras esta crisis sanitaria.

¿Qué son los coronabonos?

Los coronabonos son deuda conjunta emitida a los Estados miembros de la UE. Los fondos serían comunes y provendrían del Banco Europeo de Inversiones.

Sería una deuda mutualizada, es decir, prestada colectivamente por todos los estados miembros de la Unión Europea.

Los países pro-bonos enfrentados a los "Cuatro Frugales”

La reunión maratoniana de este miércoles para dar una respuesta económica común frente al coronavirus ha acabado en fracaso por la negativa de Holanda.

Nueve países de la UE - España, Italia, Francia, Bélgica, Luxemburgo, Irlanda, Portugal, Grecia y Eslovenia - exigen que se emitan estos bonos en todo el bloque europeo.

"Tenemos que trabajar en un instrumento de deuda común emitido por una institución europea para recaudar fondos en el mercado", decían estos nueve países en una carta dirigida al presidente del Consejo Europeo, Charles Michel, antes de la cumbre por videoconferencia del jueves de los líderes de la UE.

Piden solidaridad a través de la mutualización de la deuda, es decir, compartir la deuda entre todos los Estados miembro pero sus exigencias chocan frontalmente con los países más ricos, Alemania, Holanda, Austria y Finlandia, los llamados "Cuatro Frugales".

La Haya rechaza frontalmente ceder a las demandas de los países del sur. "Después de 16 horas de negociación, hemos acercado posiciones pero no tenemos aun un acuerdo", ha reconocido Mario Centeno, presidente del Eurogrupo, que ha reunido este miércoles a los ministros de Economía de la Eurozona.

Durante décadas, Alemania ha aplicado una política de freno de la deuda, de déficit cero conocida como el "Schwarze Null”: nunca, bajo ninguna circunstancia, permitiría que los gobiernos se endeudaran.

En respuesta a la crisis del coronavirus en febrero, Alemania anunció que dejaría de aplicar esta regla, lo que ya supuso un cambio importante en su política de déficit, pero es no significa que ahora esté dispuesta a aceptar los “coronabonos”.

España confía en la solidaridad de la UE

España, junto con Italia, fue el primer país en exigir mutualización de la deuda en forma de coronabonos. Los dos países se plantaron ante la negativa alemana y holandesa. Ahora la UE ha puesto sobre la mesa otras alternativas como un ‘rescate blando’, con unas condiciones más favorables. Habrá que ver si el presidente español, Pedro Sánchez, vuelve a plantarse ante la negativa de los bonos o si se accede a una solución intermedia.

A pesar de la falta de acuerdo en la UE, la ministra de Industria y Comercio, Reyes Maroto, se ha mostrado confiada ante la respuesta europea. "España cree y confía en la Unión Europea y la solidaridad en estos momentos se tiene que demostrar", ha dicho.

"Nadie entendería que en un momento de emergencia sanitaria, que ha derivado en una crisis social y económica, no encontremos una respuesta común en la Unión Europea", ha añadido la ministra.

Es "improbable" que los bonos sean la respuesta de la UE a la crisis

Es poco probable que el Consejo de la UE de este jueves termine acordando emitir tal deuda conjunta.

A pocas horas de la reunión, Alemania y los Países Bajos siguen oponiéndose a los ‘coronabonos’. El reparto de la deuda sigue siendo un tabú entre los llamados "Cuatro Frugales”. Pero esto no es nuevo, la propuesta de la emitir bonos comunes ya dividía a los miembros de la UE en el pasado.

Durante la crisis de la deuda soberana de 2010-2012, Francia e Italia apoyaron la idea de emitir "eurobonos" conjuntos mientras que Alemania rechazó de plano esa posibilidad, dejando claro que es responsabilidad individual de los Estados miembros de mantener en orden sus finanzas.

Durante esa crisis, el Banco Central alemán resumió así su punto de vista sobre la cuestión de los bonos: "No se presta la tarjeta de crédito a alguien sin posibilidad de controlar sus gastos".

A medida que se ha ido eliminando los obstáculos a la deuda pública en el seno de la UE, Alemania y Francia han presentado importantes planes presupuestarios para proteger sus economías nacionales, pero otros países como España e Italia, a pesar de ser los más afectados por el virus, no han aplicado medidas tan amplias.

Otra opción: el fondo de rescate de la eurozona

En vez de optar por los bonos, la UE podría decidir utilizar el fondo de rescate de la zona del euro, el denominado Mecanismo Europeo de Estabilidad (MEDE), un organismo permanente con sede en Luxemburgo que se creó durante la crisis financiera de 2008 y que ofrece asistencia financiera, en forma de préstamos, a los países de la zona del euro o como nuevo capital a los bancos en dificultades.

Todos los países de la UE a los que se asignen créditos del fondo MEDE tendrán derecho a recibir un programa especial e ilimitado de compra de bonos del Banco Central Europeo (BCE), que se creó durante la crisis de 2012 pero que todavía no se ha utilizado.

El Banco Central Europeo, encabezado por su nueva presidenta Christine Lagarde, planea gastar más de un billón de euros en la compra de bonos de deuda pública y privada hasta finales de 2020 para mantener la eurozona en buenas condiciones financieras.

Lagarde ha instado a la UE a considerar la opción de emitir "coronabonos".

Los estados de la UE “deberían absorber las pérdidas del coronavirus no del sector privado”

El ex presidente del Banco Central Europeo, Mario Draghi, ha pedido a los Estados europeos que "absorban" las pérdidas de mercado causadas por la crisis del coronavirus.

"La pérdida de ingresos sufrida por el sector privado, y la deuda contraída para reducir el déficit, debe ser finalmente absorbida, en su totalidad o en parte, por los balances de cuentas de los gobiernos", dijo Draghi el miércoles.

Comparando el impacto del virus con el de la Primera Guerra Mundial, Draghi aseguró que el sector privado “no es responsable de este shock económico” y "no puede absorber" la deuda.