Última hora
This content is not available in your region

Japón trabaja ya en la Sociedad 5.0

euronews_icons_loading
Japón trabaja ya en la Sociedad 5.0
Derechos de autor  euronews
Tamaño de texto Aa Aa

Japón está trabajando para crear un nuevo tipo de sociedad inteligente, centrada en el ser humano: la llaman Sociedad 5.0. Visitamos dos ciudades de Japón que han adoptado las últimas tecnologías para resolver problemas y mejorar el bienestar de las personas.

Aizuwakamatsu es una ciudad histórica de samuráis en la prefectura de Fukushima. Hogar de más de 118.000 residentes, también es un campo de pruebas para el desarrollo social impulsado por la tecnología.

En un centro de innovación, se está desarrollando una "Plataforma de ciudad inteligente". Un modelo que se ampliará al resto de Japón y otros lugares.

Esta plataforma recopila datos de objetos conectados, como pagos móviles o consumo eléctrico doméstico, para compartir con administraciones, industrias y el ámbito académico.

Sirve como base para crear todo tipo de servicios: recortar las facturas de servicios públicos, ver el progreso escolar de los niños u obtener actualizaciones en tiempo real sobre la actividad de los quitanieves.

"Los ciudadanos proporcionan sus datos para la región a través de un sistema llamado 'Opt-in'. Por ejemplo, como parte de un proyecto de salud, sus datos vitales personales o los datos del hospital podrían enviarse a la región, que luego los analizará y, a cambio, brindará algunas recomendaciones para mantenerse saludable", explica Nakamura Shojiro, codirector del Centro de Innovación de Accenture Fukushima.

Compartir datos, compartir beneficios

"Optar por participar" significa que los ciudadanos deben dar su consentimiento para proporcionar sus datos.

En el portal web creado por la ciudad, basado en la plataforma, los vecinos pueden compartir cualquier tipo de información. Cuanto más comparten, más personalizados se vuelven los servicios. Y cuanta más gente consienta, mayor será el impacto en la comunidad.

Un vecino, por ejemplo, acordó compartir la información registrada por su reloj inteligente como parte de un proyecto piloto de atención médica.

"Creo que es muy bueno que mis datos médicos, como hombre de 62 años, puedan ser útiles para personas de la misma generación", señala Inomata Tomiei, voluntario en un proyecto de atención médica.

Los datos podrían usarse para investigaciones científicas, pero también puede usarlos para hacer ajustes en su estilo de vida.

"Cuando finalizamos este experimento, el 89% de las personas que utilizaron este servicio respondieron que habían cambiado su comportamiento respecto a su salud", cuenta Takahashi Miki, gerente de comunicaciones, Arise Analytics Inc.

Arao se vuelve digital para tratar de recuperar población

Ahora nos vamos a la ciudad de Arao, en la isla de Kyushu, con una población de 52.000 habitantes. Las instalaciones de la mina de carbón Miike, la más grande de Japón y Patrimonio de la Humanidad de la UNESCO, están hoy abandonadas. Tras el cierre de la mina a finales de la década de 1990, la población de la ciudad disminuyó rápidamente: miles de residentes se han ido en los últimos años y el éxodo se está acelerando.

Para revitalizarse, Arao se está volviendo digital.

El hipódromo cerró en 2012. Sin embargo, pronto dará paso a una ciudad inteligente que ofrecerá nuevas oportunidades para la ciudad y sus habitantes. Con un desarrollo sostenible de cerca de 35 hectáreas enfocadas al bienestar, Arao espera atraer a mil habitantes más.

Compartir taxi

Mientras tanto, la ciudad ha lanzado varias iniciativas de ciudad inteligente. Una es una aplicación para compartir viajes en taxi basada en la inteligencia artificial. Al calcular la distancia óptima entre las salidas de los usuarios y el destino, se pueden reducir los costes.

"Antes del lanzamiento de este taxi, solía tomar el autobús, pero tenía que caminar unos 500 metros hasta la estación de autobuses y era más doloroso para mí ir a la estación de autobuses que al hospital", dice Takahama Hiroshi, vecino de Arao.

"El precio es aproximadamente la mitad de un taxi normal, por lo que es muy útil", asegura Kojima Miyoko, vecina de Arao.

Un 'espejo mágico'

La ciudad también está probando un espejo del bienestar. Puede identificar su pulso y proporcionar, mediante inteligencia artificial, un análisis de su físico, como la edad, el sexo y la sonrisa, o calificaciones sobre su estado de ánimo.

Luego puede hacer recomendaciones, como más deporte o relajación.

Una aplicación práctica de inteligencia artificial para ayudar a la gente a vivir vidas más saludables, felices y largas.

"Queremos llegar a una sociedad donde la calidad de vida sea uno o dos escalones más alta que la actual", afirma Tagawa Hideki, jefe de la división de Política General de la ciudad de Arao.

Con su nuevo modelo de desarrollo social, Japón está muy cerca de lograr los objetivos de la ONU de ciudades y comunidades más sostenibles.