Última hora

Última hora

Siete días para evitar un Brexit salvaje

Siete días para evitar un Brexit salvaje
Derechos de autor
REUTERS/Henry Nicholls
Tamaño de texto Aa Aa

Tic, tac. El tiempo corre, mientras el Gobierno conservador británico de Theresa May y la oposición laborista de Jeremy Corbyn siguen negociando para tratar de evitar un Brexit salvaje, sin acuerdo ni red de seguridad, dentro de solo una semana.

"Hemos negociado con el Gobierno y vamos a seguir negociando", aseguró a la prensa el laborista Keir Starmer, punta de lanza de la negociación.

Corbyn y May, cuyas posiciones han estado hasta ahora en polos opuestos, tienen solo hasta el 12 de abril para encontrar la solución milagrosa. Más allá de esa fecha, si siguen en la Unión, tendrán que participar sí o sí en las elecciones europeas.

Participar en las elecciones europeas sería "perjudicial" para el Reino Unido

"Estoy de acuerdo en que participar en unas elecciones al Parlamento europeo tres años después de que el país votara a favor del Brexit sería perjuidicial para nuestra política en general -aseguró en la Cámara de los Comunes el ministro para el Brexit, Stephen Barclay-. Pero la Unión Europea ha visto cómo esta Cámara ha descartado la opción de salir sin un acuerdo y también se ha negado a respaldar cualquiera de las opciones de acuerdo que se le han presentado".

Irlanda y Alemania se muestran unidas ante la incertidumbre del Brexit

Evitar un divorcio salvaje con Londres también es el objetivo principal del primer ministro irlandés, Leo Varadkar, que recibió este jueves en Dublín a la canciller alemana. Irlanda sería el país más afectado, debido a su estrecha relación comercial con el Reino Unido.

"Haremos todo lo posible" para que no ocurra , le aseguró Angela Merkel, pero dejando claro que la pelota está más que nunca en el tejado de los británicos.

"Nosotros, los 27 vamos a permanecer unidos y haremos todo lo posible hasta el último minuto hora para evitar una salida desordenada por parte del Reino Unido -dijo Merkel en rueda de prensa-. Haremos un gran esfuerzo para lograr ese objetivo. Pero para lograrlo dependemos de los británicos y de la posición que adopten".

La decisión de May de negociar con Corbyn ha desatado la indignación entre los conservadores, con críticas a la primera ministra de una gran virulencia. El Partido Laborista también está dividido sobre la posibilidad de exigir a May la celebración de un referéndum de confirmación a cambio de apoyar su acuerdo de Brexit. Una división entre los partidos y dentro de ellos que parece irresoluble a solo siete días del veredicto final.