Última hora

Última hora

Ajustado pulso político en Macedonia del Norte

Ajustado pulso político en Macedonia del Norte
Derechos de autor
REUTERS/Ognen Teofilovski
Tamaño de texto Aa Aa

Empate técnico en la primera vuelta de las elecciones presidenciales en Macedonia del Norte. Apenas mil votos de diferencia han separado al sociademócrata Stevo Pendarovski de la conservadora Gordana Siljanovska, en unos comicios en los que la participación ha sido históricamente baja.

Pendarovski, apoyado por el gobernante SDSM, se enfrentará a Siljanovska, candidata de la oposición de derechas, en la segunda vuelta que tendrá lugar el próximo 5 de mayo. Como telón de fondo de estas elecciones está el acuerdo histórico alcanzado con Grecia para cambiar el nombre del país por el de Macedonia del Norte, a cambio de que Atenas levantara su veto para que puedan entrar en la Unión Europea y la OTAN.

"La segunda ronda será más fácil, porque la diferencia entre nosotros es enorme -declaró convencido Pendarovski tras conocer los resultados-. Creo que eso contribuirá a respaldar el concepto de avanzar juntos, porque sabemos que retroceder no es una opción, retroceder significa bloqueo y crisis".

"La economía será la prioridad en la segunda ronda -aseguró por su parte la candidata conservadora-. _Pero la economía en Macedonia no puede mejorar sin un estado de derecho", dice la candidata de la oposición de derechas.
_

El polémico cambio de nombre ha polarizado a la sociedad macedonia. Una parte considera que el acuerdo es una imposición desde el extranjero; la otra, lo acepta como un mal necesario para que el país pueda acceder a las estructuras internacionales.

La participación en la primera ronda ha sido de solo el 42 %, lo que demuestra el desinterés de los votantes, preocupados por cuestiones más prosaicas, como el paro (superior al 20 %), el sueldo medio estancada en 400 euros, la corrupción y la ola de emigración joven que huye del marasmo económico en el país.

Si en la segunda vuelta no se alcanzara un 40 % de participación, las elecciones quedarían invalidadas y tendrían que repetirse, lo que hundirían a Macedonia del Norte en la incertidumbre política.