Euronews ya no es accesible en Internet Explorer. Microsoft no actualiza este navegador y no admite las últimas mejoras técnicas. Le recomendamos que utilice otro navegador, como Edge, Safari, Google Chrome o Mozilla Firefox.
Última hora

Bolsonaro elige cortarse el pelo antes que discutir las líneas rojas de Francia sobre Mercosur

Bolsonaro elige cortarse el pelo antes que discutir las líneas rojas de Francia sobre Mercosur
Euronews logo
Tamaño de texto Aa Aa

El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, ha dejado plantado al Ministro de Exteriores galo, Jean-Yves Le Drian en el último minuto, "por un problema de agenda". Los dos políticos tenían acordado un encuentro para el lunes, pues Le Drian quería transmitir al mandatario las exigencias de Francia respecto a la aceptación del nuevo acuerdo comercial entre la Unión Europea (UE) y los países del Mercosur.

El asunto que ha impedido a Bolsonaro encontarse con Le Drian ha sido un "urgente" corte de pelo, que el mandatario ha retransmitido en vivo a través de sus redes sociales, una muestra más de su actitud desafiante ante el Gobierno de París, que también tenía intención de hablar sobre las políticas medioambientales de Brasil en vísperas a la Conferencia de la ONU sobre el Cambio Climático, que tendrá lugar el próximo diciembre en Chile.

Se trata de otro intento del presidente brasileño por mostrar su "independencia" respecto a las potencias europeas, principalmente en lo que concierne al medio ambiente y el Amazonas. "No debería faltarme el respeto. Tendrá que entender que el gobierno de Brasil ha cambiado. La sumisión de los anteriores jefes de Estado al primer mundo ya no existe", afirmó Jair Bolsonaro.

Semanas atrás, Bolsonaro ya había expresado sus reticencias a reunirse con el ministro Le Drian, a quién llamó por error "el primer ministro francés".

"Recibiré al primer ministro francés para hablar sobre el medio ambiente, pero no podrá derribarme", dijo -erróneamente- el presidente de Brasil en un encuentro con periodistas.

Las líneas rojas de Francia: el acuerdo de Paris, la carne y los pesticidas

El encuentro era clave para asegurar la entrada en vigor del acuerdo comercial con el Mercosur, (Brasil, Uruguay, Argentina y Paraguay), que supondrá la liberalización del comercio entre el bloque de países latinoaméricanos y la Unión Europea, tras casi dos décadas de negociaciones entre ambos bloques.

Sin embargo, los congresos nacionales de los 28 países de la Unión Europea y de los cuatro del Mercosur todavía tienen que ratificar el acuerdo. El gobierno de Macron ya anunció que "se tomaría su tiempo" antes de aprobarlo. Los agricultores y ganaderos franceses llevan movilizándose desde hace meses, pues mantienen que no pueden competir contra las grandes explotaciones latinoamericanas, principalmente en el sector cárnico.

LEE | Una amenaza para la agricultura europea: ¿Es el acuerdo de Mercosur un regalo envenenado?

El ministro Le Drian remarcó las líneas rojas impuestas por Francia a la hora de aprobar el acuerdo. La primera es la implementación del Acuerdo de París sobre el cambio climático, el cual el presidente Bolsonaro amenazó con abandonar durante el periodo de campaña, aunque tras una reunión con Emmanuel Macron se retractó.

Protestas de agricultores franceses por el acuerdo de MercosurREUTERS/Emmanuel Foudrot

Según el Acuerdo de París, Brasil está comprometido a reforestar 12 millones de hectáreas (que equivale a la extensión de Inglaterra, aproximadamente) del Amazonas hasta el año 2030, una selva que juega un papel crucial en la regulación del clima del planeta y que concentra el 60% de la biodiversidad mundial.

Los ambientalistas temen que la apertura al comercio libre con la Unión Europea pueda incitar a acelerar la destrucción del Amazonas para crear más tierras destinadas al cultivo. Desde la entrada del mandatario, la deforestación de la Amazonia se ha incrementado un 88%, según datos del Instituto Nacional de Pesquisas Espaciales brasileño.

La entrada en vigor del acuerdo de Mercosur también supone la aceptación de las medidas impuestas por el Acuerdo de Paris. "Destaco la importancia de la decisión del presidente Bolsonaro de que Brasil continuará en el Acuerdo de París y que la implementación del mismo será rápida. Las decisiones que tomemos en este acuerdo (de libre comercio) son vinculantes para todos y eso es muy importante", acalaró el ministro francés.

Por otra parte, también se ha cuestionado la vulneración de las medidas fitosanitarias en Brasil, debido a la utilización de productos prohibidos en la Unión Europea. Según datos de la FAO Según datos de la FAO, Brasil es, seguido por los Estados Unidos, el país del mundo que más pesticidas utiliza.

En sus primeros cien días de gobierno, la administración de Jair Bolsonaro autorizó el uso de 150 nuevos pesticidas. De entre las materias activas utilizadas por Brasil, más de un centenar no están permitidas en la Unión Europea. En conjunto, los países del Mercosur emplean 240 químicos prohibidos en la UE.

Finalmente, el sector cárnico francés - Francia es el principal productor de carne de vacuno de Europa- ha mostrado sus preocupaciones por la entrada masiva de carne en Europa, pues Brasil es el principal productor y exportador mundial de ternera.

Con la entrada en vigor del acuerdo, se prevé que Mercosur podría exportar a Europa unas 99.000 toneladas de carne de vacuno, con un arancel preferencial del 7,5%. Este nuevo mercado suponer un duro golpe para los ganaderos franceses, que dependen en gran medida de las subvenciones de Bruselas y están agrupados en pequeñas explotaciones, que no pueden compararse con las "fábricas de carne" brasileñas.