Euronews ya no es accesible en Internet Explorer. Microsoft no actualiza este navegador y no admite las últimas mejoras técnicas. Le recomendamos que utilice otro navegador, como Edge, Safari, Google Chrome o Mozilla Firefox.
Última hora

Elecciones en Austria: ¿Puede la extrema derecha volver al poder a pesar del 'Ibizagate'?

Elecciones en Austria: ¿Puede la extrema derecha volver al poder a pesar del 'Ibizagate'?
Derechos de autor
REUTERS/Leonhard Foeger
Euronews logo
Tamaño de texto Aa Aa

Los austriacos acudirán a las urnas este domingo para las elecciones parlamentarias, sólo cuatro meses después del escándalo que rompió la coalición conservadora gobernante de extrema derecha formada en 2017.

Según los sondeos de opinión, el excanciller conservador Sebastian Kurz se encamina hacia la victoria, pero necesitará socios para poder obtener la mayoría.

No está claro si decidirá volver a su viejo aliado político, el FPO de extrema derecha, o si buscará nuevas alianzas en la izquierda.

El exlíder de extrema derecha y vicecanciller Heinz-Christian Strache se vio obligado a renunciar en mayo por un vídeo en el que supuestamente aparecía en Ibiza ofreciendo fijar contratos estatales y explicaba cómo esquivar las leyes de financiación de partidos a una mujer que se hacía pasar por sobrina de un oligarca ruso.

El gobierno de coalición se derrumbó poco después y se convocaron elecciones generales.

¿Puede la extrema derecha volver a los negocios a pesar de las consecuencias del escándalo de Ibiza?

Euronews analiza lo que está en juego en las elecciones austriacas, un país que ha estado a la vanguardia de la ola nacionalista en la UE.

Lee | 'Ibizagate', el escándalo político europeo que ha conmocionado Austria

Kurz, listo para la victoria

El Partido Popular de Kurz (OVP) tiene actualmente una posición dominante en las encuestas de opinión, con alrededor del 34% de los votos potenciales.

El excanciller, de 33 años, salió en gran medida ileso del 'Ibizagate'.

REUTERS/Leonhard Foeger

"Se las arregló para presentarse como víctima de este escándalo y la gente no lo percibe como involucrado", dijo a Euronews el experto Paul Schmidt, Secretario General de la Sociedad Austriaca de Política Europea.

El analista político Peter Filzmaier dijo que "los votantes decepcionados del FPO se dirigen principalmente al OVP", explicando que la caída de seis puntos del FPO desde las últimas elecciones ha beneficiado al partido de Kurz. "Si he votado por el FPO de derecha y estoy indignado por Ibiza, ¿adónde más puedo ir?"

Con sus seguidores, Kurz conserva una imagen "muy fuerte y positiva", dijo Schmidt. Mucha gente estaba de acuerdo con lo que el gobierno de Kurz estaba haciendo y quiere ver una continuación de sus políticas, continuó el experto.

"La estructura del Partido Popular en Austria ofrece una base muy sólida para dirigir una campaña electoral exitosa", añadió Schmidt, citando su anclaje a nivel regional y su poder de financiación.

Si las encuestas son correctas, Kurz tendrá "todas las cartas en sus manos" para elegir entre socios de coalición de todo el espectro político, añadió Schmidt.

Coalición con la FPO: "el resultado más probable"

Según el experto, la continuación de la antigua coalición con el FPO sigue siendo el resultado más probable de las elecciones.

Con un apoyo al partido de extrema derecha de alrededor del 20%, esta alianza otorgaría la mayoría a un gobierno dirigido por Kurz.

"Creo que lo más fácil para Kurz es continuar con esta coalición", dijo Schmidt.

Ambas partes comparten una sólida base común, incluyendo una línea dura sobre la inmigración.

El FPO tiene tantas ganas de gobernar de nuevo con Kurz que un vídeo de campaña muestra a su nuevo líder Norbert Hofer en terapia de pareja con Kurz, diciendo al unísono: "Tenemos muchas ideas en común".

El hecho de que el FPO sea más débil ahora que en 2017 podría ser beneficioso para Kurz, dijo Schmidt. Esto significa que sus competencias dentro del gobierno de coalición podrían ser limitadas, dejando a los conservadores más margen de maniobra.

Sin embargo, la opción del FPO, apodada la "coalición de Ibiza" por los críticos de Kurz, no está exenta de riesgos.

A principios de esta semana, el partido se vio afectado por nuevas acusaciones de que el exlíder del partido, Heinz-Christian Strache, hizo un mal uso de los gastos.

"Cuando se trata de estabilidad, hay riesgos porque la FPO está en peligro de separarse", dijo Schmidt.

Si este escenario llega a buen puerto, Austria podría tener otra elección "antes de lo que pensamos", añadió.

La coalición Jamaica sigue siendo posible

La llamada 'coalición jamaicana', en la que participan los conservadores, los verdes y los liberales, podría ofrecer a Kurz una alternativa.

Los Verdes están consiguiendo alrededor del 13% de los votos, impulsados por el hecho de que el medio ambiente se ha convertido en la principal preocupación de los austriacos.

REUTERS/Leonhard Foeger

"Ya vimos con las elecciones europeas que la migración fue empujada hacia atrás y que la cuestión climática era la número uno", dijo Schmidt. Este podría ser otro argumento para que Kurz se aliara con los Verdes en lugar de con la FPO.

El partido liberal Neos conseguiría alrededor del 8% y es probable que sea incluido en este escenario para asegurar una mayoría estable.

La coalición jamaicana, que sería la primera en el país, encajaría con la marca propia de Kurz como modernizador, a pesar de su agenda conservadora.

"Cambiaría completamente su imagen", dijo Schmidt.

Sin embargo, la coalición a tres bandas también haría la vida más difícil a Kurz.

Podría haber enfrentamientos con los Verdes sobre la protección del clima y sería difícil llegar a compromisos, según Schmidt.

Aunque los liberales comparten la agenda proempresarial de Kurz, están muy interesados en la transparencia y apoyan las políticas proeuropeas, áreas en las que probablemente chocarán con los conservadores.

La 'gran coalición' con los socialdemócratas es improbable

Aliarse con los socialdemócratas (SPO), el partido con el que los conservadores compartieron el poder durante décadas, es matemáticamente posible pero poco probable.

"No veo mucho terreno que tengan en común, teniendo en cuenta también que él [Kurz] siempre culpó a la Gran Coalición de Austria por bloquear las reformas", dijo Schmidt a Euronews.

"Sería una tarea difícil, no imposible, pero sí difícil", añadió.

"Básicamente tiene la opción entre la peste, el cólera y quizás también el Ébola", dijo el analista político Thomas Hofer sobre las opciones de coalición de Kurz.

Implicaciones europeas

Cuando se formó en 2017, el gobierno de coalición, encabezado por Kurz y Strache, era el único en Europa occidental que incluía a la extrema derecha.

El país ha estado a la vanguardia de la ola nacionalista que desde entonces ha barrido Europa, con ejemplos recientes que incluyen la (ya desaparecida) coalición populista con la Liga de extrema derecha en Italia o el auge de los Demócratas Suecos (SD) contra la inmigración.

Por lo tanto, las elecciones austriacas serán vigiladas de cerca en Bruselas y otras capitales europeas.

"Para que Austria se convierta en un actor europeo más proactivo, probablemente sería interesante tener una coalición al estilo jamaicano o incluso una Gran Coalición con los socialdemócratas", dijo Schmidt.

Una coalición con el FPO podría querer ver un cambio en los tratados de la UE, impulsar el principio de subsidiariedad y ver qué competencias podrían renacionalizarse, añadió.

"En una coalición Conservadora/FPO, los asuntos europeos se verían impulsados por la agenda nacional", dijo Schmidt.

"Pero hay que tener en cuenta que todas las competencias europeas ya estaban en manos de los conservadores [en gobiernos anteriores]. Y ahora que los conservadores ganan terreno y el FPO pierde votos, es probable que veamos que esta tendencia se fortalece", añadió el experto.

Votantes indecisos

Mientras que los analistas se sienten seguros al decir que el Partido Conservador de Kurz obtendrá un buen resultado, un tercio de los votantes aún están indecisos, dijo Schmidt.

"Sabemos quién será el gran ganador, eso es seguro, pero para los otros partidos, todavía hay cierta sensación de incertidumbre."