Última hora
This content is not available in your region

Así golpea el calentamiento global a los pequeños Estados insulares

euronews_icons_loading
Así golpea el calentamiento global a los pequeños Estados insulares
Tamaño de texto Aa Aa

Las Seychelles tienen fama de ser el paraíso en la Tierra, pero incluso allí las nubes cubren el cielo. A medida que el océano absorbe más calor y CO2 de la atmósfera, se calienta y se vuelve más ácido. Esto provoca el blanqueamiento y la destrucción de los sensibles arrecifes de coral. Rafaela Gameiro y Nora Xylander dirigen proyectos de restauración de corales con una ONG local, la Sociedad de Conservación Marina de Seychelles.

"Tuvimos dos grandes eventos de blanqueamiento masivo, uno en 1998 y otro en 2016, que causaron la mortalidad de más del 90% de todos los corales de las islas. Cuando buceas puedes ver que la mayoría de los arrecifes de coral están muertos, es casi como un cementerio de corales", explica Gameiro en una de las playas tras una inmersión para comprobar las plantaciones de coral.

Para salvar los arrecifes, los activistas están construyendo viveros artificiales, regenerando y trasplantando corales más resistentes. La muerte de los arrecifes puede desencadenar el colapso de todo el ecosistema marino, socavando la pesca y el ecoturismo, y poniendo en peligro aún más las zonas costeras.

"Básicamente son una barrera contra las olas antes de que golpeen la tierra. Así que, si los arrecifes de coral desaparecen, se crearían grandes problemas para islas como Seychelles en términos de erosión costera, inundaciones y la apariencia de las playas", explica Xylander.

El blanqueamiento de los corales es sólo un ejemplo de cómo el calentamiento de los océanos está afectando a los ecosistemas marinos y a las comunidades costeras de todo el mundo. Los expertos de la ONU dejaron claro que el calentamiento global más allá de 1,5°C alterará drásticamente los océanos, los casquetes polares y los glaciares. Los científicos piden medidas urgentes para reducir las emisiones y ayudar a los más vulnerables.

Las mareas, las lluvias intensas y la erosión costera plantean riesgos existenciales para los pequeños Estados insulares en desarrollo, donde un tercio de la población vive cerca del nivel del mar. La UE, que mantiene estrechas relaciones con las Seychelles, ayuda al país a reforzar sus costas.

Vincent Degert, es embajador de la Unión Europea para la República de Mauricio y las islas Seychelles: "Aquí, la erosión costera significa la desaparición de las islas - es así. Hay 90.000 personas viviendo aquí en las Seychelles. Sus hogares, sus restaurantes, su actividad económica, todo está en peligro a causa del cambio climático. Así que tenemos la necesidad de actuar juntos".

Cada vez más turistas, en su mayoría de Alemania, Francia e Italia, visitan las magníficas playas y reservas naturales de La Digue, la tercera isla más poblada de las Seychelles. Para algunos de ellos, el inusualmente temprano comienzo de la temporada de lluvias es una decepción. Para los agricultores locales como Jimmy Mellon, es un riesgo perder sus cosechas a causa de las inundaciones: "A las papayas no les gusta el agua. Uno o dos días de inundación y se acabó".

Además, la única escuela de la isla tuvo que pedir a la mitad de sus alumnos que se quedaran en casa después de que su sistema de alcantarillado se inundase por segunda vez en pocos años.

"No podemos cerrar la escuela cada vez que llueve, cada vez que hay inundaciones. Tenemos que encontrar de una vez por todas una solución para eso", explica Michel Madeleine, directora de la escuela.

Los turistas y la población local vadean las calles inundadas, ya que los sistemas de drenaje existentes no pueden hacer frente a las lluvias cada vez más intensas y al creciente desarrollo inmobiliario.

"Necesitamos buenos sistemas de drenaje que eliminen el agua de las inundaciones, sería una buena solución", explica, Therese Payet, residente de la isla.

La Unión Europea asignó 3 millones de euros en el marco del programa de Adaptación al Cambio Climático Global para ayudar a hacer frente a los problemas causados por las inundaciones y evitar la salinización de los campos agrícolas de La Digue.

Jean-Claude Labrosse , es ministro de Medio ambiente de Seychelles: "Habrá proyectos que se ejecutarán en el marco del programa que la UE se ha comprometido a financiar. Uno será, por supuesto, el plan de gestión de la línea de costa; el otro es aumentar nuestra capacidad para hacer frente a las inundaciones dentro de la meseta y otras zonas; el otro es para la protección de las playas; y, por último, también habrá proyectos para mitigar la intrusión de agua salada en el interior".

"Hoy el mundo es como una aldea global - no podemos actuar aisladamente. Así que, si quemamos más combustible, si eliminamos más residuos, esto afecta a los mares, a los arrecifes y a los medios de vida de la gente de todo el mundo", concluye Labrosse.