Última hora
This content is not available in your region

"Somos todos trabajadores precarios": Un edificio entero en Bolonia se niega a pagar el alquiler

"Somos todos trabajadores precarios": Un edificio entero en Bolonia se niega a pagar el alquiler
Derechos de autor  Foto: cortesía de Michael Petrolini
Tamaño de texto Aa Aa

¿Pandemia? "Si no ganamos dinero, no pagamos".

En la ciudad italiana de Bolonia, un edificio entero ha decidido dejar de pagar el alquiler a la empresa que lo administra. Catorce de los 15 apartamentos del edificio de Via Serlio, en el distrito obrero de Bolognina, se han unido a la campaña internacional de huelga de alquiler, que comenzó en Estados Unidos y ahora se ha extendido a muchos países.

Casi todo el edificio, propiedad de una sola empresa con sede en Roma, está habitado por estudiantes y trabajadores precarios. Un grupo WhatsApp y una reunión de vecinos ("afuera, manteniendo las distancias de seguridad") han organizado la revuelta.

"Si mi apartamento fuera propiedad de un particular, nunca me permitiría hacer una huelga. Pero aquí el dinero se lo embolsa un intermediario que cobra el alquiler todos los meses y no sabemos adónde va", dice a Euronews uno de los inquilinos que prefiere permanecer en el anonimato.

Foto: Michael Petrolini

Los huelguistas están dirigidos por María Elena, una abogada que vive en el edificio. "La empresa tiene activos de 15 millones de euros y cobra unos 15 mil euros de alquiler cada mes".

María Elena explica que han enviado un carta certificada justificando objetivamente las razones por las que no pueden seguir pagando el alquiler. "Se trata de una emergencia económica mundial y cada uno debe poner de su parte: para ellos es una cuestión de ingresos, para nosotros es una cuestión de supervivencia".

El "mayor" de los inquilinos tiene 41 años, es jardinero y actualmente no trabaja. En el único apartamento que ha decidido seguir pagando viven dos maestros, funcionarios públicos, que siguen recibiendo sus salarios. Luego está el parado que ya no puede salir para acudir a entrevistas, pero también el telefonista de call center que gana 700 euros mensuales -y recibirá solo el 80% del paro el mes que viene- y una colega cuyo contrato expira en abril y a la que no se le propondrá la renovación.

"Nuestra morosidad es irreprochable"

"Nuestra vida siempre ha estado marcada por la incertidumbre: hoy trabajo, mañana no sabemos", dice una publicación del grupo de Facebook Rent Strike Bolognina. "Desde principios de febrero, sin embargo, esta incertidumbre se ha convertido en nuestra única estabilidad, porque debido a la emergencia sanitaria ya no tenemos ingresos para pagar el alquiler, ni para pagar las facturas".

"Nuestra morosidad es irreprochable", dice María Elena y añade que son una generación de trabajadores precarios que vive de contratos y trabajos de corta duración. "Te permiten llegar a fin de mes, pero ciertamente no a enfrentar una situación de emergencia solo".

La propiedad del apartamento fue contactada por Euronews, pero en el momento de escribir este artículo no proporcionó información.

En toda Italia, en Facebook, están apareciendo grupos de WhatsApp y Telegram para protestar por las dificultades para llegar a final del mes en medio del confinamiento.

La idea de dejar de pagar los alquileres fue propuesta por el sindicato Asia-Usburgo. Otros inquilinos exigen más contribuciones para los fondos estatales de subvención de alquileres, que se reciban más rápidamente y con menos burocracia.

El Gobierno italiano emitió un decreto el 17 de marzo por el que suspendía la ejecución de los desalojos hasta el 30 de junio, pero sólo para los procedimientos ya iniciados.

Los fondos públicos de apoyo a la renta han disminuido gradualmente a lo largo de los años. Incluso la mitad de los recursos asignados a un fondo estatal de ayuda a los inquilinos que no pueden pagar el alquiler por razones justificadas no se han gastado por razones burocráticas.

Alrededor del 18% de la población italiana vive de alquiler, y "dentro de este segmento, 850.000 familias están en la pobreza y constituyen la mitad de todos los que están en tal condición", escribe la plataforma italiana de verificación de datos Valigia Blu. Pero incluso la mitad de los propietarios pertenecen a los niveles de ingresos medios-bajos.

¿Y qué pasa con el propietario si dejan de pagar el alquiler?

El propietario puede solicitar el desalojo. Si la deuda no se paga, explica el abogado Attilio Indriolo a Euronews, el propietario puede pedir el embargo de la propiedad del inquilino. En el caso de los arrendamientos para uso residencial, es costumbre que los tribunales concedan un período de gracia de tres meses (como máximo), si así lo solicita el inquilino.

Al final de estos tres meses, el juez decidirá mediante una orden la validación del desalojo, indicando la fecha en la que la propiedad debe ser desocupada. Si el inquilino se niega a salir de la casa, el propietario puede ejecutar la orden del juez por medio de un alguacil que se presenta en la puerta una primera, segunda y tercera vez (si las anteriores no tienen éxito).

Debe dejar pasar un mes entre los intentos. En el tercer intento, está obligado a cambiar la cerradura con un cerrajero y desocupar el alojamiento. Sin embargo, mientras tanto, han pasado al menos seis meses de problemas legales, y en estos seis meses el dueño de la casa no ha visto un euro.

Tal y como están las cosas ahora, el problema - en ambos lados - sólo está en peligro de ser pospuesto. Los tribunales han aplazado todas las audiencias, por lo que cuanto más largo sea el aplazamiento, mayor será la deuda acumulada y las dificultades económicas. Tanto para los propietarios como para los inquilinos.

"La única forma de salir de esta guerra entre pobres es un acuerdo entre las partes", concluye el abogado.