Última hora
This content is not available in your region

La maratoniana cumbre europea se convierte en una "lucha por la soberanía"

euronews_icons_loading
La maratoniana cumbre europea se convierte en una "lucha por la soberanía"
Derechos de autor  AP Photo/Francois Walschaerts, Pool Photo via AP
Tamaño de texto Aa Aa

El mayor obstáculo para aprobar los fondos de recuperación del coronavirus de la Unión Europea no es una cuestión de dinero, sino más bien un "tira y afloja" sobre la soberanía política, según los expertos.

Con la nueva propuesta del presidente del Consejo Europeo, Charles Michel, sobre la mesa y tras cuatro días de arduas negociaciones, el objetivo es que esta tarde los jefes de Estado y de Gobierno de la UE busquen un acuerdo de mínimos y se rompa el bloqueo.

No será fácil según los expertos, pero tampoco es una tarea imposible.

"Creo que es una negociación realmente difícil porque no se trata solo de grandes cantidades de dinero, sino que cambia el marco de la Unión Monetaria Europea", explica a Euronews, Guntram Wolff, director del foro económico con sede en Bruselas Bruegel.

"Es la primera vez que la UE pide un préstamo para dar subvenciones a los países, luego es realmente un cambio de juego en cuanto a cómo funciona la Unión Monetaria, en cierto sentido se trata de ver cómo compartir la soberanía, por eso es tan difícil".

Se suponía que la cumbre de la UE en Bruselas iba a durar sólo dos días. Pero las negociaciones continuaron hasta la madrugada del lunes y deberán retomarse por la tarde.

El gran escollo proviene del grupo de Visegrado, formado por Polonia, Hungría, Eslovaquia y la República Checa, que se niegan a vincular el desembolso de los recursos del fondo de reconstrucción al respeto al Estado de derecho.

"El tema más difícil es realmente lo que se llama condicionalidad - o puedes llamarlo supervisión, o puedes llamarlo control del dinero", dijo Wolff.

"Esto es, en cierto sentido, sobre cómo compartir la soberanía, y por eso es tan difícil".

El primer ministro holandés Mark Rutte quiere que se establezca un vínculo entre la entrega de los fondos de la UE y el estado de derecho - una lanza dirigida a Polonia y Hungría, países con gobiernos populistas de derecha que muchos en la UE piensan que se están alejando del gobierno democrático.

"No se trata tanto de los cinco o diez mil millones más o menos que cualquier país dará o pagará. Se trata realmente de lo que significa en términos de intrusión en la política nacional, lo cual creo que es inevitable", dijo Wolff.

"Quiero decir, tienes que entrometerte en la política nacional cuando tienes dinero en común, y eso es lo que realmente está en juego".