Última hora
This content is not available in your region

Cara a cara crucial entre Boris Johnson y Ursula von der Leyen en Bruselas

Por Carmen Menéndez
euronews_icons_loading
El primer ministro británico, Boris Johnson
El primer ministro británico, Boris Johnson   -   Derechos de autor  Matt Dunham/Copyright 2020 The Associated Press. All rights reserved
Tamaño de texto Aa Aa

Boris Johnson viaja a Bruselas para salvar el acuerdo pos-Brexit. Este miércoles el primer ministro británico se reunirá con la j**efa del ejecutivo europeo, Ursula von der Leyen. Ambos líderes toman las riendas de las negociaciones para tratar de sacarlas del callejón sin salida en el que se encuentran a solo tres semanas de que acabe el año y se consume un divorcio por las malas**, sin marco comercial, entre el Reino Unido y la Unión Europea.

El Gobierno británico hizo este martes un gesto para favorecer el compromiso, al retirar las polémicas cláusulas legales que le permitían violar unilateralmente el pacto con la Unión Europea sobre la frontera de Irlanda del Norte, considerado un pilar clave del acuerdo de separación entre las dos partes.

"Desde el principio, nuestro objetivo ha sido proteger el Acuerdo de Viernes Santo, mantener la paz, la estabilidad en la isla de Irlanda, así como preservar la integridad del mercado único", afirmó Maros Sefčovič, vicepresidente de la Comisión Europea.

Profundas diferencias sobre la pesca, la competencia y los mecanismos pos-Brexit

Sin embargo, las diferencias siguen siendo profundas en cuestiones como los derechos de pesca, las reglas de competencia y los mecanismos para resolver disputas en el futuro. Johnson trata de no perder la cara y demostrar que tiene la sartén por el mango.

"Nuestros amigos tienen que entender que el Reino Unido ha abandonado la UE para poder ejercer un control democrático sobre la manera en que hacemos las cosas", afirmó este martes.

Sin acuerdo antes de que acabe el año, los intercambios entre la Unión Europea y el Reino Unido se regirán por las reglas generales de la Organización Mundial del Comercio, aduanas y aranceles incluidos, lo que tendría consecuencias desastrosas para ambas partes.