Última hora
This content is not available in your region

Crisis en la frontera de EEUU | 172 000 migrantes y 19 000 menores no acompañados en un mes

euronews_icons_loading
Migrantes cruzando el Río Bravo, entre México y Estados Unidos
Migrantes cruzando el Río Bravo, entre México y Estados Unidos   -   Derechos de autor  DKDR EBU
Tamaño de texto Aa Aa

Estados Unidos ha interceptado en el último mes más de 172 000 migrantes ilegales cuando intentaban cruzar la frontera, la cifra más alta de los últimos veinte años. Entre ellos, había 19 000 menores no acompañados. La crisis migratoria ya es un hecho.

Estamos en Río Grande, en la frontera entre México y Estados Unidos. Este río está siendo testigo mudo de la crisis migratoria que se vive en estos momentos.

En el último mes, según datos de las autoridades estadounidenses, más de 172.000 migrantes han sido interceptados cuando intentaban cruzar ilegalmente la frontera, lo que supone la cifra más alta de los últimos veinte años.

La gente emerge del agua, arrastrando la esperanza de instalarse en Estados Unidos, aunque la administración Biden, como la anterior de Donald Trump, sigue con la misma política de expulsar a México a adultos y familias.

El sheriff del condado de Val Verde en Texas, explica la situación. "Ahora mismo tenemos una crisis en la frontera -afirma Joe Frank Martinez-. Solo esta mañana hemos aprehendido aquí a 57 individuos".

Miles de menores no acompañados a merced de coyotes y grupos del crimen organizado

Sin embargo, el dato más escalofriante es el de menores que están cruzando ilegalmente la frontera. Algunos con sus familias, pero muchos otros, más de 19 000 en el último mes totalmente solos, lo que supone el doble de los registrados en febrero.

El aumento de los menores solos es un fenómeno creciente y extremadamente peligroso. Huyen de las bandas en Centroamérica y, en su lugar, se topan, con grupos del crimen organizado y traficantes sin escrúpulos, capaces, como se pudo ver en los últimos días, de lanzar a dos niñas pequeñas desde lo alto de una valla fronteriza de varios metros de altura o abandonar a niños de corta edad en pleno desierto.

En los centros de detención, donde los menores donde solo permanecer 72 horas, y los albergues supervisados por el Departamento de Salud hay actualmente más de 20.000 menores de edad bajo custodia.