Última hora
This content is not available in your region

Debate y controversia por las cámaras de vigilancia en Belgrado

Access to the comments Comentarios
Por Julian GOMEZ
euronews_icons_loading
Debate y controversia por las cámaras de vigilancia en Belgrado
Derechos de autor  euronews
Tamaño de texto Aa Aa

¿Por qué el despliegue de unas 1 200 cámaras en las calles de Belgrado ha suscitado preocupación, tanto en la capital serbia como en algunas instituciones de la Unión Europea? Un equipo de Euronews investiga el asunto en el marco del programa Unreported Europe.

¿Están las cámaras, simplemente, protegiendo a los ciudadanos de Belgrado? O, ¿podrían ser usadas, también, para controlarlos? El debate ha implicado, incluso, a instituciones europeas.

En una concurrida calle, el periodista Julián López Gómez se reúne con un experto en ciberseguridad. Este ingeniero y forense digital está etiquetando cámaras de seguridad que, afirma, "tienen potencial tecnológico para realizar reconocimiento facial".

©
Euronews©

"Estas cámaras pueden reconocer caras, objetos, las matrículas de los coches... Pueden reconocer, básicamente, todas las interacciones humanas que ocurren a su alrededor. Esta información podría, luego, ser almacenada en una base de datos gestionada por el Ministerio del Interior o por la Policía, que podrían analizarla y cruzar esas informaciones con otros datos que tengan a su disposición", declara Andrej Petrovski, jefe de Tecnología de Share Foundation.

Activistas en favor de los ‘derechos digitales’ aseguran que han localizado, al menos, 1 200 de estas cámaras inteligentes, todas suministradas por el gigante chino de las telecomunicaciones Huawei. Las autoridades desmienten, categóricamente, que se haya activado o se estén utilizando programas informáticos de reconocimiento facial. Así, señalan que estas cámaras de alta definición están, simplemente, controlando el tráfico y luchando contra la criminalidad mediante medios ordinarios.

Pero los activistas no se fían. Han elaborado un esquema con lo que consideran que es el complejo sistema de vigilancia instalado.

"Belgrado es una ciudad bastante segura. Como expertos, no vemos ninguna justificación razonable para completar el despliegue de un sistema de vigilancia tan intrusivo en una ciudad como Belgrado", añade Andrej Petrovski.

©
Euronews©

¿De qué fuentes disponen para denunciar que el sistema ha sido instalado?, pregunta el periodista Julián López Gómez.

"El Ministerio del Interior y la Policía elaboraron dos documentos que describen el impacto de este dispositivo en la protección de datos. Estos documentos, básicamente, describen cómo afecta el sistema a los derechos de protección de datos, y fueron remitidos al Alto Comisionado de Protección de Datos, la máxima autoridad serbia al respecto. El comisionado los rechazó, porque los consideró demasiado generales y superficiales. Pero, aun así, logramos extraer mucha información que pudimos utilizar", asegura el jefe de Tecnología de Share Foundation.

Los activistas señalan que el simple hecho de que el Gobierno consultara con el Alto Comisionado es prueba suficiente de que busca utilizar la vigilancia biométrica.

Hace cinco años, Huawei y el Ministerio del Interior firmaron un contrato para incrementar la seguridad en las calles. El coste total es desconocido, afirman los activistas, quienes lo estiman en decenas de millones de euros. Comenzada en 2019, la instalación de cámaras inteligentes, aparentemente, se aceleró en pleno confinamiento por la pandemia, lo que incrementó las sospechas de sus detractores. El reportero de euronews contactó, en repetidas ocasiones, a la Presidencia de la República, la oficina del primer ministro, el Ministerio del Interior y la Policía. Nadie aceptó contestar a sus preguntas.

©
Euronews©

A nivel oficial, solamente el máximo representante del Alto Comisionado para la Protección de Datos personales aceptó reunirse con el periodista de Euronews. Le explicó que el Gobierno le ha asegurado que ningún programa de reconocimiento facial está siendo usado, porque ninguna ley autoriza el procesamiento de datos biométricos. Preguntándole por qué, entonces, se habían instalado cámaras con posibilidad de hacerlo, reconoce que el proceso ha carecido de transparencia.

"Se sabe demasiado poco, y ello crea mucha desconfianza entre los ciudadanos. Y eso es, precisamente, lo que no debería existir. Creo que no hay ninguna razón para que el Ministerio del Interior o el Gobierno protejan información sobre el alcance de sus planes, qué hacen o qué no hacen en estos momentos y cómo esperan ejecutar sus programas de seguridad vial, a los que ha bautizado con los términos de Ciudad Segura y Sociedad Segura", explica Milan Marinović, comisionado serbio de Información de Importancia Pública y Protección de Datos Personales.

Como comisionado para la Protección de Datos Personales, ¿cuáles son las principales preguntas y quejas que recibe por parte de los ciudadanos de Belgrado?, quiere saber el reportero.

"La gente cada vez habla más de la posibilidad de que haya reconocimiento facial, y de si se acabarán procesando datos personales. Los ciudadanos carecen de información, así que, acuden a nosotros en busca de respuestas. Les preocupa el número de cámaras instaladas. Quieren saber el número total de calles donde la tecnología ha sido instalada. Y quieren saber si se está realizando ya un procesamiento de sus datos personales o no", añade Milan Marinović.

©
Euronews©

¿Se utilizarán alguna vez, estas cámaras, para la vigilancia biométrica? Serbia es un país candidato a integrar la Unión Europea. Además de los ciudadanos serbios, también algunas instituciones europeas se han mostrado preocupadas por la situación.

Las reglas de protección de datos en vigor, en la UE, prohíben el procesamiento de datos biométricos para el único propósito de identificación personal, excepto en condiciones muy específicas, afirma una portavoz comunitaria.

"En tanto que país candidato, Serbia se ha comprometido a alinear su legislación con el acervo actual y venidero, incluida la protección de datos personales. Serbia adoptó con este fin, en 2018, una nueva legislación de protección de datos personales. Seguimos controlando este tema, incluido en nuestro diálogo político con las autoridades serbias. Nos han informado de que han suspendido el procesamiento de datos biométricos hasta que la legislación relevante sea modificada y alineada con la Ley de Protección de Datos Personales", señala Ana Pisonero Hernández.

¿Deberían los ciudadanos de Belgrado preocuparse por estas cámaras inteligentes? Varios expertos en ciberseguridad han equipado una vieja máquina de café con cámaras, sensores, micrófonos y un programa informático que permite el almacenamiento sencillo de todo tipo de datos. La tecnología permite, hoy en día, una vigilancia en tiempo real ubicua, asequible y peligrosa, señalan.

©
Euronews©

"Si tienes cámaras en toda la ciudad y yo me estoy moviendo, y alguien pone identificadores digitales en el programa y dice: ¡Sistema, dime dónde está este ciudadano en este momento, dónde lo ves! Esto es posible con el reconocimiento facial. El sistema identifica en tiempo real qué hace, dónde está un determinado ciudadano. Y, esto es muy peligroso. Uno puede decirse: ¡Bueno, no soy un criminal, no me importa! Como dicen algunas personas: "No tengo nada que esconder, ni a dónde voy, ni lo que hago". Pero este no es el caso de todos los seres humanos. Todos necesitamos algún tipo de privacidad, aunque no hayamos hecho nada malo, ¿no?", declara Vladímir Radunović, ponente de Política de Ciberseguridad.

Además de poner en riesgo nuestra privacidad, ¿qué potenciales peligros genera la vigilancia biométrica para los derechos humanos? Abogada especialista en protección de datos personales, Nevena Ružić trabaja para la Open Society Foundation de Serbia, una fundación financiada por George Soros y dirigida al desarrollo del progreso de las libertades cívicas. Señala a nuestro periodista que un debate público sobre esta cuestión, llega con retraso a Serbia.

©
Euronews©

"Estamos hablando de libertad de movimiento, libertad para poder reunirse. Hablamos, también, de la libertad de poder profesar tu propia religión. Estamos hablando de muchas libertades, consagradas, tanto en la Constitución de Serbia como en la Convención Europea de Derechos Humanos. Tenemos que encontrar un equilibrio entre las medidas de seguridad que el Gobierno defiende, medidas como el reconocimiento facial en toda la ciudad, para combatir actividades delictivas, sin ninguna especificación, ni ninguna limitación, y la necesidad de proteger esos derechos y libertades", afirma Nevena Ružić, abogada y coordinadora del Programa Digital de la Open Society Foundation de Serbia.

Cámaras inteligentes instaladas. Un marco legal inexistente para su utilización. Activistas desconfiados. Un Gobierno que niega acusaciones, pero no contesta a preguntas. La posible vigilancia biométrica, en Belgrado, continúa bajo escrutinio.