Última hora
This content is not available in your region

Lilia Paredes, la esposa de Pedro Castillo deja el campo por el Palacio de Gobierno de Perú

Access to the comments Comentarios
Por Blanca Castro con AP
euronews_icons_loading
La futura primera dama de Perú, Lilia Paredes, de 48 años, habla durante una entrevista fuera de su casa de adobe, el  22 de julio de 2021.
La futura primera dama de Perú, Lilia Paredes, de 48 años, habla durante una entrevista fuera de su casa de adobe, el 22 de julio de 2021.   -   Derechos de autor  AP / Franklin Briceno
Tamaño de texto Aa Aa

Lilia Paredes, como cualquier persona antes de un viaje, quiso dejar su casa limpia y ordenada antes de enrumbar a Lima. Este miércoles su esposo, Pedro Castillo, se jura como el nuevo presidente de Perú.

Antes de la carrera presidencial y las entrevistas, Lilia se dedicaba a las tareas del hogar y al cuidado de sus dos hijos y su hermana menor. Y aunque ahora será la primera dama de Perú, asegura que no olvidará a los más necesitados, entre ellos a sus vecinos del pueblo de Chugur, ubicado en el remoto distrito de Anguía, uno de los más pobre del país.

AP / Franklin Briceno
Su marido, el izquierdista Pedro Castillo, pasó de ser un desconocido a presidente electo con el apoyo de los ciudadanos más pobres del país.AP / Franklin Briceno

"Trabajaremos para los más necesitados, para los pobres. Para mí es muy importante. Trabajar y conseguir lo que un presidente nunca ha hecho, y hacer algo por esa gente", dijo Paredes.

Los cambios serán gigantes para la familia Castillo Paredes. A diferencia de cualquier otro presidente de los últimos 40 años, la familia no tiene casa en Lima y Lilia aún no sabe si dejar la vida en el campo y mudarse al Palacio de Gobierno, una residencia neobarroca ubicada en el centro histórico.

"No tiene mucha importancia, un palacio, porque no somos reyes para disfrutarlo. Si vamos allí a trabajar, trabajaremos sin prestar atención al palacio".

AP / Martin Mejia
De izquierda a derecha: Pedro Castillo su hija Alondra, su hijo Arnold y su esposa Lilia Paredes, rezan antes de desayunar, en su casa en Chugur, Perú, el 16 de abril de 2021.AP / Martin Mejia

Paredes también resaltó que prefiere que sus hijos asistan a la educación pública, un servicio que, según dijo, es un reto a mejorar en los próximos cinco años. Si eso ocurre, sería la primera vez en décadas que los hijos de un presidente reciben educación pública en Perú.

La última noche antes de partir a Lima, Lilia y su familia asistieron a la iglesia evangélica de Nazareno. Allí, la comunidad se despidió de ella con cariño.

Tímida ante las cámaras internacionales pero cercana a su pueblo, Lilia dirigió unas palabras al finalizar la misa, llevando el mismo mensaje que su esposo Pedro Castillo.

"Todos somos gente humilde, todos nos conocen. Nunca olvidaremos de dónde venimos y a dónde debemos volver porque los cargos públicos no son para siempre. Sólo durará un momento", expresó con micrófono en mano.

Editor de vídeo • Blanca Castro