This content is not available in your region

España sufre un recorte del 8% en la pesca de la merluza para las cuotas de 2022

Access to the comments Comentarios
Por Aida Sanchez Alonso  & Méabh Mc Mahon
euronews_icons_loading
French fishermen sort their catch in the port of Boulogne-sur-Mer, northern France
French fishermen sort their catch in the port of Boulogne-sur-Mer, northern France   -   Derechos de autor  Michel Spingler/AP Photo

Con una de cal y otra de arena, así se va España de la reunión en la que se han decidido las cuotas pesqueras para el Atlántico y los días de pesca en el Mediterráneo para 2022. El ministro de Agricultura y Pesca, Luis Planas, acepta el ya esperado recorte en las posibilidades de pesca de la merluza pero ha sido el único país en votar en contra de la reducción de los esfuerzos pesqueros en el Mediterráneo.

"La rentabilidad y la supervivencia de nuestro sector pesquero dependen de las poblaciones de peces sanos. Sé que algunas de las medidas son difíciles, pero permítanme tranquilizarles, nadie debería dar estos pasos solo", ha asegurado el comisario de Medio Ambiente, Océanos y Pesca, Virginijus Sinkevicius.

Para países como España y Francia, hay mucho en juego con las cuotas pesqueras. España se enfrenta a recortes por tercer año consecutivo. En la merluza sur, el pescado más consumido en España, la propuesta de reducción era del 18,5% y finalmente se ha quedado en un 8%, mientras que el recorte en el lenguado se ha quedado en un 5%.

"Hace falta preservar los recursos pesqueros y tambien la economia de los pueblos marineros y el modo de vida de sus habitantes", ha recordado Planas. El difícil equilibrio entre la sostenibilidad de la pesca y el impacto social que pueden tener los recortes en Cádiz o Galicia son siempre los puntos calientes del debate.

Pero para las ONGs medioambientales el riesgo de sobrepesca está muy presente, especialmente en el Mediterráneo. "Oceana lamenta que los ministros de pesca hayan perdido la oportunidad de garantizar la explotación sostenible de la población de peces en aguas de la Unión Europea y, en cambio, han decidido sobrepasar en un 35% el asesoramiento científico para las poblaciones de peces del Atlántico y no han sido lo suficientemente ambiciosos en la reducción del esfuerzo pesquero en el Mediterraneo", ha apuntado el científico marino de Oceana, Javier López.

Además, por ahora continuan las dificiles negociaciones con Londres por las cuotas en aguas compartidas en Gran Bretaña.