This content is not available in your region

RUSIA | Protestas contra la guerra: "Somos el Estado agresor... y me da asco"

Access to the comments Comentarios
Por Euronews en español
euronews_icons_loading
Policías rusos detienen a un manifestante contra la guerra en San Petersburgo
Policías rusos detienen a un manifestante contra la guerra en San Petersburgo   -   Derechos de autor  Dmitri Lovetsky/Copyright 2022 The Associated Press. All rights reserved

Por tercer día consecutivo, miles de personas se echaron el sábado a las calles en distintas ciudades de Rusia para protestar contra la invasión de Ucrania, manifestaciones prohibidas por las autoridades y que han desembocado en detenciones masivas. Ya son más de 3 000 los arrestados por protestar contra la guerra, según OVD-info, una ONG especializada en abusos policiales que monitorea las persecuciones por motivos políticos. La mayoría de las detenciones se han producido en San Petersburgo, la ciudad natal de Vladímir Putin, y en Moscú. 

Las autoridades han prohibido a los medios de comunicación que se utilice la palabra invasión o guerra al informar sobre lo que está ocurriendo en Ucrania. El regulador de comunicaciones de Rusia ha ordenado a los medios eliminar las noticias en las que se califique la situación de "asalto, invasión o declaración de guerra". 

"¡Atención! Se ha comprobado la difusión de información falsa en los medios de comunicación".

Entre quienes, a pesar de las advertencias del Gobierno, tienen el valor de salir a las calles a protestar hay un sentimiento compartido:

- "Estoy avergonzado. Llevo varios días sin poder vivir con normalidad. Estoy ardiendo de vergüenza. Estoy infinitamente avergonzado de lo que está ocurriendo. Da miedo a quienes están allí y a quienes estamos aquí", explicaba un manifestante en Ekaterimburgo.

- "No puede ser peor. Somos el Estado agresor. Y la gente está muriendo por nuestra culpa. Y me da asco", sentenciaba otra manifestante.

Sesenta y nueve personas fueron detenidas en la protesta de Ekaterimburgo, en el este del país. En todo el país y en las redes sociales, muchos ciudadanos tratan de sortear la censura escribiendo no a la guerra en sus cuerpos o en sus ropas.