This content is not available in your region

La pasión de un 'vikingo' es hornear la mejor baguete de Dubái

euronews_icons_loading
La pasión de un 'vikingo' es hornear la mejor baguete de Dubái
Derechos de autor  euronews   -   Credit: Dubai
Por Gorkem Sifael

Magnus Ericsson es el fundador de 'Viking Bageri', una panadería que está cambiando el panorama del pan en Dubái. Ingeniero de profesión, a Magnus le ofrecieron el puesto de director de operaciones en un grupo de hospitales de los Emiratos Árabes Unidos, y se trasladó a Dubái hace cinco años y medio, junto con su familia.

Cuando comenzó la pandemia de COVID-19 se encontró en una situación difícil, ya que tenía que gestionar la creciente carga de trabajo y exposición en su empleo, junto con el tema de la seguridad de su familia en casa. "Te asustas y quieres asegurarte de que tu familia está bien. Así que, te aíslas. Pero también necesitas tener algo que te ayude a desconectar y despejar tu mente", dice.

Magnus encontró ese ‘algo’ en la panadería y la repostería. De niño, en Suecia, veía a su madre hacer bollos de canela y a su padre hornear pan, "pero lo único que mi padre nunca hacía era lo que yo más quería: baguetes crujientes al estilo de las de Francia", explica a Euronews. Así que, Magnus decidió probar a hornear baguetes en casa y lo encontró terapéutico. "Cuando horneé mi primera baguete, experimenté una sensación fantástica porque se estimuló mucho mi sentido del tacto. Podía sentir cómo la masa pasaba de una etapa a otra en la que, finalmente, colaboraba en el ‘trabajo’ que estaba realizando". Además, el resultado fue "muy gratificante", ya que, en pocas horas, tenía en sus manos baguetes doradas, con cortezas crujientes y miga tierna y aireada.

Enamorado del proceso y del resultado, Magnus continuó horneando pan en cada momento que encontraba fuera de su labor diaria, a menudo haciendo entre 12 y 15 baguetes al día. "Por supuesto, teníamos mucho pan. Así que, empezamos a regalarlo a nuestros vecinos. Entonces, uno de ellos, de nacionalidad alemana, me dijo que esa baguete era la mejor que había encontrado en Dubái. Fue en ese momento cuando me dije que tenía que perfeccionarla, y que tenía que hornear la mejor baguete de Dubái", recuerda.

Entonces, el ingeniero que Magnus lleva ‘dentro’, tomó las riendas. Midió y cambió cada ingrediente, y la duración de cada paso del proceso, para ver qué pasaba. Siguió horneando y compartiendo su pan con sus vecinos, que a su vez lo compartían con sus amigos. Esto hizo que sus baguetes adquirieran fama en la ciudad.

La esposa de Magnus y cofundadora de 'Viking Bageri', Maria Svedenhov, recuerda: "Volví a casa, de unas vacaciones, y lo encontré horneando pan como un loco. La gente le llamaba y charlaba con él sobre el pan, en Instagram, todo el tiempo. Comprendí que teníamos que hacer algo al respecto".

Asociándose con KRUSH Brands, la pareja puso en marcha 'Viking Bageri'. Los clientes pedían el pan con casi dos meses de antelación, así que, decidieron formar un equipo y trasladar su trabajo a una panadería. "La comunidad de Dubái fue clave para que creciéramos rápidamente. No hicimos publicidad, la noticia se extendió de boca en boca", señala Magnus.

La pareja ha seguido el mismo enfoque, basado en la comunidad, desde entonces. Así, organizaron una reunión en su casa para hornear baguetes con veintiún sabores diferentes, a petición de sus clientes, para que los probaran todos. En la actualidad, 'Viking Bageri' ya ofrece cuatro de esos sabores y está preparando más.

Mientras Magnus sigue explorando nuevas técnicas y sabores para sus baguetes, la pareja espera que 'Viking Bageri' se convierta en un negocio internacional. "Dubái tiene una gran comunidad de expatriados de todo el mundo. Así que, si un concepto tiene éxito en la comunidad de Dubái, significa que puedes exportarlo a cualquier otra parte del mundo", afirma Magnus.