This content is not available in your region

La información climática: una herramienta indispensable para planear el futuro

La información climática: una herramienta indispensable para planear el futuro
Derechos de autor  Andrew Brookes AB Still LTD
Por Copernicus
Tamaño de texto Aa Aa

Aunque tienen necesidades diferentes, las empresas, la industria, los legisladores y las autoridades se enfrentan a un mismo reto: integrar el impacto del cambio climático en sus decisiones futuras.

Es difícil imaginar un sector económico que el cambio climático no vaya a afectar de un modo u otro. Algunos podrán aprovechar el impacto de esos cambios, pero muchos tendrán que gestionar una creciente vulnerabilidad. Para reducir esta vulnerabilidad y adaptarse a futuros cambios, tendrán que ser conscientes de la magnitud, los tiempos y los impactos potenciales de los riesgos climáticos. En la última década, el acceso a predicciones y datos climáticos fiables ha aumentado en paralelo con los esfuerzos para adecuar esa información a las necesidades de los distintos sectores. Ese aumento ha creado una cadena de valor asociada a información climática que evoluciona constantemente para ajustarse a la demanda y llegar a nuevos usuarios.

En los últimos siete años, el Servicio de Cambio Climático de Copérnico (C3S, por sus siglas en inglés) ha desempeñado un papel clave en esta cadena de valor. «Nos ocupamos de procesar números a gran escala para obtener datos consistentes y de alta calidad para organismos de investigación y empresas, que a su vez ofrecen información con valor añadido a los responsables políticos», dice Stijn Vermoote, director de fidelización de usuarios en el Centro Europeo de Previsiones Meteorológicas a Plazo Medio (CEPMPM). «Esta colaboración solo tiene ventajas, porque aprendemos mucho sobre cómo podemos mejorar nuestra oferta de servicios y sobre la forma de aumentar la visibilidad y aceptación de los productos de Copérnico en los procesos de toma de decisiones del mundo real».

Varias empresas de servicios climáticos hablaron con Euronews sobre cómo utilizan la información para ayudar a empresas y autoridades a reducir su vulnerabilidad y mejorar la toma de decisiones en lo referente a la adaptación y mitigación climática.

Daniel San Martin, CEO de Predictia

Predictia es una empresa derivada española que trabaja con C3S en el proyecto Climadjust, que hace que las proyecciones climáticas se puedan usar para la toma de decisiones en el mundo real.

El impacto del cambio climático se va extendiendo a toda la sociedad y la solución desarrollada en Climadjust está pensada para una gran variedad de usuarios y aplicaciones sectoriales. Fuente: Climadjust, Servicio de Cambio Climático de Copérnico/CEPMPM

¿Quiénes son los usuarios y qué ventajas obtienen con Climadjust?

Nuestros usuarios trabajan en energías renovables, entornos urbanizados y planificación urbana, entre otros, y queremos llegar a personas que ya están desarrollando modelos climáticos en esos campos. Estos usuarios necesitan datos de proyección locales y procesables, y tienen la experiencia técnica necesaria para manejar una enorme cantidad de información climática, así que pueden sacar partido de esto más fácilmente. Climadjust ofrece información climática y ayuda a los usuarios a procesar datos en bruto procedentes de modelos climáticos para obtener proyecciones a una escala que resulta útil a nivel local y regional. Por lo general, los usuarios tendrían que recibir las proyecciones de proveedores externos y configurar plataformas en la nube para crear los cálculos estadísticos y el código. Pero Climadjust es fácil de usar y ofrece todo lo que se necesita en un solo lugar.

Teniendo en cuenta que las ciudades tienen que gestionar más de un sector: servicios públicos, contaminación, clima, infraestructuras, etc., ¿cómo pueden hacer el mejor uso posible de los datos climáticos?

La colaboración es clave. Y, para que eso sea posible, necesitamos diversidad, recursos y muchas más oportunidades de trabajar juntos en los diferentes campos. Eso significa, por ejemplo, que podemos aportar nuestra experiencia como modeladores climáticos. Pero, para ofrecer medidas de adaptación útiles, debemos colaborar con planificadores urbanos que nos pueden informar sobre cómo cambiará el uso del suelo en las ciudades; con ecologistas, botánicos y biólogos para que nos digan cómo están interconectados el clima y la biodiversidad; con hidrólogos para tener en cuenta la gestión del agua, etc.

¿A qué retos se enfrentan para hacer que más usuarios usen los datos climáticos y puedan entenderlos?

El mercado de los servicios climáticos todavía es muy incipiente. Muchas personas que necesitan información climática no saben qué posibilidades ofrece este campo, por lo que la comunicación sigue siendo una gran barrera. Para ayudar a entender hasta qué punto son útiles las proyecciones climáticas, proporcionamos ejemplos de lo que Climadjust puede hacer por ellos. Un ejemplo es la región de Barcelonnette, en los Alpes franceses, que es proclive a desprendimientos de tierra, por lo que contar con proyecciones de precipitaciones que sean relevantes para la realidad del terreno es clave para poder tomar medidas de protección. En Cantabria, el aumento de las temperaturas amenaza los cultivos de patatas, por lo que la información climática se está convirtiendo en algo esencial para la adaptación agrícola.

Gil Lizcano, cofundador de Climate Scale


Vortex es una empresa española que ofrece servicios de modelización de la velocidad del viento y la radiación solar. Proporcionando información sobre la variabilidad climática, ayuda a los clientes a planificar y cuidar mejor los proyectos de energía eólica renovable. Vortex utiliza información de C3S para su proyecto Climate Scale, que proporciona información climática de escala reducida (detallada y a nivel local) para la evaluación de riesgos y planes de adaptación.

Fuente: Vortex, Servicio de Cambio Climático de Copérnico/CEPMPM
Captura de pantalla de la aplicación Climate Scale.Fuente: Vortex, Servicio de Cambio Climático de Copérnico/CEPMPM

¿Quiénes son los principales clientes de Climate Scale?

Incluyen analistas, consultores, desarrolladores e inversores en energías renovables que quieren conocer la influencia que tendrá el cambio climático en los recursos eólicos y solares. Por ejemplo, cambios en la velocidad del viento que podrían afectar a la viabilidad de los parques eólicos o el diseño de las turbinas. También usan Climate Scale empresas preocupadas por los efectos que el cambio climático podría tener sobre sus operaciones. Recientemente, las entidades crediticias también han comenzado a pedir información sobre los impactos del riesgo climático para sus procesos de comprobaciones debidas; y los inversores inmobiliarios necesitan datos de alta resolución, porque les preocupan, por ejemplo, posibles cambios en el riesgo de inundaciones.

¿Qué aporta la información a escala reducida a las evaluaciones de riesgo climático?

Los especialistas en finanzas quieren saber cómo afectarán los peligros físicos a los activos individuales, así que necesitan información de alta resolución sobre cambios crónicos y graves. Dentro del sector energético, la producción hidroeléctrica es un buen ejemplo del uso de datos de alta resolución para analizar los efectos del cambio climático. Los modelos que reflejan los caudales fluviales y la disponibilidad de agua dependen de información sobre la temperatura, las precipitaciones, la humedad, etc., y se aplican a nivel local. Por eso se necesita información a escala reducida.

¿Hay dificultades para conseguir que los usuarios adopten los datos climáticos y los apliquen en más ámbitos?

Los usuarios saben que deben explorar los riesgos climáticos, pero muchos no tienen claro cómo pueden utilizar la información. Otros muchos tampoco saben cómo incluir las incertidumbres de las proyecciones climáticas en sus decisiones. Una pregunta que se repite es: «¿Y qué pasa si la información cambia en el futuro?». Es necesario explicar que la ciencia climática tiene un carácter cambiante. Más que reducir la incertidumbre, quizás se debería poner el foco en «vivir con esta incertidumbre y saber gestionarla».

Efrén Feliu Torres, gerente de cambio climático de Tecnalia

Tecnalia es una compañía española que desarrolla proyectos de I+D+i adaptados para empresas. Su Thermal Assessment Tool, basada en información de C3S, permite a los usuarios evaluar la magnitud de los fenómenos meteorológicos extremos, y su herramienta Forest Forward suministra datos sobre el impacto del cambio climático sobre la distribución de preciadas especies arbóreas dentro del sector forestal. También utilizan datos de C3S para ofrecer información climática fiable sobre el efecto de los fenómenos meteorológicos y climáticos extremos en las infraestructuras.

Fuente: Tecnalia, Servicio de Cambio Climático de Copérnico/CEPMPM
Captura de pantalla de la aplicación Thermal Assessment Tool.Fuente: Tecnalia, Servicio de Cambio Climático de Copérnico/CEPMPM

La creciente frecuencia de las olas de calor está dejando huella en las ciudades. ¿Cómo contribuye la Thermal Assessment Tool a la adaptación de las ciudades a los cambios del clima local del futuro y su mitigación?

Esta herramienta incluye proyecciones a largo plazo y pronósticos estacionales. Las proyecciones se utilizan para estudiar cambios futuros en los patrones de eventos extremos, así como para diseñar políticas e intervenciones que mejoren la capacidad de respuesta y la resiliencia a largo plazo. Por otro lado, los pronósticos estacionales pueden ayudar a las autoridades locales a preparar una estrategia de respuesta ante las olas de calor de la siguiente estación, por ejemplo.

¿Cuáles son las principales ventajas del servicio Forest Forward? ¿Y cómo hacemos que esos datos se traduzcan en mejores prácticas de gestión forestal?

Forest Forward ofrece proyecciones a largo plazo de las variables climáticas, como la temperatura y las precipitaciones, y su distribución geográfica. Estas proyecciones resultan útiles para identificar áreas que pueden ser adecuadas para bosques en el futuro e invertir en ellas; o para planificar qué especies de árboles se deben plantar en función de las condiciones futuras. Otras proyecciones a largo plazo podrían ayudar a calcular la demanda de calefacción en los edificios y la cantidad de biomasa que se necesita.

Los datos climáticos también pueden contribuir a la planificación de infraestructuras críticas y apoyar la adaptación climática; pueden garantizar la viabilidad de una estructura incluso con el cambio climático del futuro. ¿Cómo pueden los usuarios entender la información climática detallada y extraer conclusiones para la toma de decisiones?

En el futuro, las infraestructuras funcionarán bajo condiciones climáticas diferentes. Esto se alinea con el concepto de adaptación climática, ya que los nuevos diseños garantizarán que las infraestructuras sigan siendo funcionales a largo plazo: el mantenimiento y la actividad serán viables en las condiciones climáticas del futuro. Para logar eso, los planificadores, diseñadores y operadores no solo deben usar registros históricos y condiciones meteorológicas típicas, sino también proyecciones climáticas. Esto asegurará que la fase de diseño tenga en cuenta los cambios climáticos futuros.

¿Cómo ve Tecnalia el mercado de la información climática en el futuro? ¿Cuáles serán sus principales motores?

El mercado de los servicios climáticos está creciendo, y las proyecciones climáticas se usan cada vez más. Hay múltiples operadores que desempeñarán un papel en la cadena de valor de los servicios climáticos (tanto en la parte alta como en la baja). Algunos de los principales motores de esta aceptación están relacionados con los intereses empresariales y las fuerzas del mercado, las preferencias de los inversores, las regulaciones, los incentivos, las políticas fiscales y otros muchos.

Gunter Zeug, director de Terranea

Terranea es una empresa alemana que utiliza información de varias fuentes para desarrollar aplicaciones que resultan útiles para la toma de decisiones en sectores como el desarrollo urbano, la agricultura o los seguros. En la actualidad, su proyecto GreenCities está poniendo a prueba diferentes herramientas que pueden ayudar a las ciudades a gestionar mejor sus espacios verdes. Además, esperan lanzar en breve otra aplicación, desarrollada junto con C3S, para estudiar los efectos del cambio climático en el sector del algodón.

Fuente: Terranea, Servicio de Cambio Climático de Copérnico/CEPMPM
Las plantaciones de algodón son muy sensibles al cambio climático.Fuente: Terranea, Servicio de Cambio Climático de Copérnico/CEPMPM

¿Cómo contribuye el proyecto GreenCities a que las ciudades usen esta información?

El cambio climático está afectando en gran medida a los entornos urbanos, así que las ciudades tienen que actuar. Hasta ahora, no han entendido del todo cómo les afecta el cambio climático, y esto es necesario para poder hacer los cambios adecuados en sus infraestructuras. Decidimos estudiar cómo se pueden gestionar las enormes cantidades de datos que podrían ser útiles para las ciudades. La herramienta de mapeo de árboles que estamos poniendo a prueba ha sido creada para ayudar a las ciudades a actualizar automáticamente su inventario de árboles. Las ciudades también podrían utilizar nuestras herramientas para identificar los mejores lugares para crear jardines de azotea o para vigilar los indicadores de sostenibilidad.

¿Cómo pueden las ciudades utilizar el HeatMonitor que ustedes ofrecen?

En Europa, ha ido aumentando el número de días de calor, lo que afecta en gran medida a la salud y la calidad del aire. Utilizamos datos tomados por satélites para ofrecer información sobre la temperatura superficial de toda una ciudad: medimos tanto las superficies naturales como las urbanizadas. Esta información puede ser de carácter meramente informativo, pero también puede solaparse con un mapa de infraestructuras ecológicas y dar razones de peso para ampliar las zonas verdes de las ciudades. El HeatMonitor es principalmente una herramienta visual, pero las ciudades también pueden utilizarla para la toma de decisiones.

¿Por qué centran su proyecto con C3S en el algodón? ¿Y qué valor añadido aporta esto?

La idea es que la gente tenga una visión global de los lugares donde se cultiva el algodón y de cómo podrían cambiar debido al cambio climático. La evidencia nos dice que, en muchas regiones productoras de algodón, las temperaturas aumentarán y los regímenes de agua cambiarán. Si eres un productor, querrás saber si en 30 años vas a depender de la irrigación para obtener la misma cosecha, o si tendrás que trasladar tu cultivo. La herramienta proporciona datos históricos y proyecciones climáticas.

Cuando hablamos de la adaptación al cambio climático y los diferentes sectores afectados, no podemos centrarnos solo en los agricultores: hay que estudiar toda la cadena de valor, incluidos los comerciantes y los consumidores. A estos últimos cada vez les preocupa más el abastecimiento sostenible, por lo que también pueden utilizar la herramienta para saber cuál es el nivel de sostenibilidad del algodón que se utiliza en su ropa.

Stijn Vermoote, director de fidelización de usuarios, CEPMPM/Copérnico

¿Podríamos decir que los datos climáticos ya están integrados en los procesos de toma de decisiones?

Conseguir que el cambio climático se convierta en una prioridad para los empresarios y las autoridades sigue siendo un reto. Los servicios climáticos deben ofrecer herramientas personalizadas y fáciles de usar y explicar cómo puede ayudar la información climática a sectores concretos. Si queremos una sociedad resiliente en lo referente al clima, será esencial fortalecer la cadena de suministro de datos climáticos y adaptarla a la infinidad de necesidades que existen. La adopción por parte de los usuarios es un factor central en la evolución del Servicio de Cambio Climático de Copérnico, y las empresas y organismos de investigación que utilizan los servicios climáticos desempeñarán un papel muy importante para lograr ese fin.